Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 29 DE NOVIEMBRE DE 2015 abc. es estilo GENTESTILO TV 91 Las amistades peligrosas de Sean Connery en Marbella El actor tuvo lazos estrechos con el gilismo Ahora la Fiscalía imputa a su mujer por un delito contra la Hacienda Pública. Piden dos años y medio de cárcel J. J. MADUEÑO MARBELLA a historia de Sean Connery (85 años) con Marbella no ha sido la de una estrella cinematográfica de paso por la capital de la Costa del Sol en busca de playa y fiesta. Al igual que otras grandes fortunas, el actor escocés llegó para descansar unos días y acabó convirtiéndose en un vecino más de la localidad malagueña. En los años 70, Marbella tenía un encanto especial para la jet- set internacional. El clima, la hospitalidad y la tranquilidad con la que se podía caminar por su casco histórico sin importar cuán conocido fuera el rostro del paseante, enamoró a muchos. Algunos siguen fieles a la ciudad; para otros, sin embargo, la fascinación derivó en una realidad mucho más cruda. En el caso de los Connery, el desencuentro ha estado marcado precisamente por sus encontronazos con la Justicia. El más reciente, esta misma semana, ha sido la apertura de un juicio oral contra Micheline Connery (86) por un supuesto delito contra la Hacienda Pública, en el marco de una pieza separada del caso Goldfinger sobre supuestas irregularidades urbanísticas en unos terrenos propiedad de la pareja y donde antaño tuvieron su residencia. Se pide para ella dos años y medio de cárcel y una multa de 23 millones de euros. L De los primeros en invertir Como otras muchas estrellas, los Connery, casados desde 1975, llegaron a la Costa del Sol a través del Marbella Club Hotel, que fundara el príncipe Alfonso de Hohenlohe. Hoy, pese a que hace años que los Connery no pasan por aquí, la figura de quien encarnara al legendario agente 007 sigue muy presente en Marbella. En los restaurantes del centro, muchos son los propietarios que mantienen una foto con el actor en las paredes de su establecimiento. Así sucede, por ejemplo, en el restaurante Santiago, donde las estrellas pasaban largas veladas y cuyo dueño, Santiago Domínguez, es verdadero guardián de sus secretos de sobremesa. Sean Connery levantó un hogar en la ciudad durante más de una década. La finca Malibú fue fotografiada infinidad de veces, en instantáneas que reflejaban felicidad y buen vivir. Hasta que el actor decidió poner fin a esa plácida existencia a orillas del mar. Pero la venta de la villa, a finales de los 90, y los sucesivos problemas legales no han conseguido cortar su vinculación con Marbella. El bufete de abogados de Héctor Díaz Bastien, cuyas oficinas están en Ricardo Soriano, la avenida principal de la localidad, sigue llevando el proceso judicial del caso Goldfinger. Es este bufete, además, una de las piezas claves para comprender dicho proceso, ya que los responsables del mismo han tenido que declarar en los diversos juicios por su papel en los devaneos urbanísticos en los terrenos del actor y que se remontan a la época de Jesús Gil, alcalde de Marbella entre 1991 y 2002. La relación entre el actor y el regidor comenzó siendo excelente y acabó con Gil y Gil advirtiendo que no quería ver a Connery por el ayuntamiento. Se cuenta que la participación del intérprete escocés en un vídeo electoral de Gil acabó con su amistad. De los elogios mutuos, de la afirmación de que ambos eran almas gemelas se pasó a los tribunales. Connery se sintió traicionado por el uso de su imagen en una de esas campañas donde el alcalde prometía enriquecerse, pero repartir la riqueza con los marbellíes Pese a su ruptura con Jesús Gil, sus lazos con el gilismo siguieron patentes y personalidades como Juan Antonio Roca gozaron de la compañía del cotizado intérprete. Esas amistades se vieron finalmente envueltas en tramas corruptas y hoy cum- ABC plen penas de prisión. Ahora, la Fiscalía Anticorrupción acusa a su esposa Micheline de cooperadora necesaria de un delito contra la Lord y lady Connery Arriba, el matrimonio a finales de los 90, tras cenar en Marbella Debajo, la antigua Villa Malibú, su casa Hacienda Pública a través de la empresa By The Sea S. L. Se le achaca no abonar el impuesto sobre sociedades del ejercicio 2006, que ascendía a 7,6 millones de euros y con el agravante de la utilización de persona interpuesta Todo esto deriva de la construcción de 72 apartamentos de lujo en la parcela donde estaba la antigua Villa Malibú y al margen de la normativa urbanística, donde sólo se permitían viviendas unifamiliares. El complejo, también llamado Malibú, se encuentra en la parte de playa de Nueva Andalucía, en Puerto Banús. La licencia para esas construcciones se otorgó por parte de equipos de gobierno del Grupo Independiente Liberal (GIL) y amparándose en una modificación del Plan General Ordenación Urbana (PGOU) Dicho plan finalmente no fue aprobado por el órgano autonómico competente y hoy sus valedores políticos se encuentran en prisión por diversos motivos. Por ello, el Ministerio Fiscal pide una pena de dos años y medio de prisión para Micheline y una multa de más de 23 millones de euros. Pero lady Connery está muy lejos, a casi 7.000 kilómetros de distancia, en su fortaleza de las Bahamas. Y hay demasiada agua de por medio.