Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 CULTURA DOMINGO, 29 DE NOVIEMBRE DE 2015 abc. es cultura ABC Cuadro flamenco del tablao El Cardenal, en su reinauguración. A la derecha, imagen del tablao en 2000, en su sede anterior Tablaos de Córdoba Una historia del arte jondo escrita sobre la madera Los lugares de culto al flamenco se han convertido hoy día en una de las piezas fundamentales de la oferta turística de Córdoba ANTONIO HIGUERA CÓRDOBA A historia del flamenco en Córdoba se ha escrito en las tabernas y tablaos de la Judería, entre barricas de fino Montilla- Moriles que aún conservan los ecos de quejíos y bordones. Todo empezó a mediados del siglo pasado, cuando el flamenco salió de los cuartos de cabales y cayeron en declive los cafés cantantes. Fue entonces cuando en Madrid afloraron los primeros tablaos flamencos, que en poco tiempo se con- L virtieron en auténticos templos de culto al arte jondo. Por los tablaos pasaban todas las figuras del momento y allí se reunían los aficionados más cabales. En Córdoba, la Judería era el territorio flamenco por excelencia en esa época. Antes de que aparecieran los tablaos, los artistas y aficionados se reunían en las tabernas recuerda José Porras, presidente de la Asociación de Artistas Flamencos de Córdoba. Tabernas legendarias como Bodegas Campos, por donde han pasado todos los artistas del mundo del flamenco asegura, o la de Minguitos, Casa Pepe, Casa Currito, Los Califas en el patio del Zoco, El Bordón y la Prima en Miraflores o Casa El Pisto en el Alcázar Viejo, asistieron a una En la zona histórica eclosión del arte jondo que luego da- En un principo proliferaron en el Casría paso a los tablaos flamencos. co Histórico, muy cerca del principal Por allí pasaban cada noche vie- monumento de la ciudad, como se ve jas glorias de este arte como Lucas en estos ejemplos pioneros, pero luede Écija, Curro de Utrera, La Toma- go salieron y aparecieron en barrios ta, Antonio El Lápiz, El Piojo, Con- como Ciudad Jardín, Cercadilla o la cha Calero, Merengue de Córdoba, Avenida de Cervantes. Allí se disfruRafael El Tomate o Antonio El del Lu- taba del flamenco en estado puro, del nar. Nombres míticos que todavía buen vino y, en algunos de ellos, perviven el testimonio gráfico incluso se podía alternar con de una época. señoritas de compañía al La Judería En esa época venían finalizar el espectáculo. fue el barrio muchos cantaores de SeviCon el paso de los años la lla a buscarse la vida aquí revalorización del flaen que se afirma el flamencólogo Ramenco como producto crearon más fael Guerra, quien reconocultural ha dado un giro negocios ce que las fiestas para los seradical al ambiente de los ñoritos eran la única manera antiguos tablaos y tabernas, de poder ganar un sustento con este donde hoy en día el flamenco se ha arte hoy declarado Patrimonio In- convertido en un espectáculo destimaterial de la Humanidad por la nado casi en exclusiva al turismo que Unesco. Eran una forma de vida para llega a la ciudad. Córdoba está aulos artistas, pero también una forma mentando el número de visitantes a de pervivencia y de enriquecimiento del flamenco, porque por allí fueron pasando quienes ejercieron el cante, el baile y el toque. El Tablao de Marisa fue el primero en abrir sus puertas, justo enfrente de la Puerta del Perdón de la Mezquita- Catedral. Luego vendrían El Cardenal en la calle Torrijos, el Tablao de Don Manuel en la calle Cardenal González y así una larga lista de establecimientos.