Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 ESPAÑA DOMINGO, 29 DE NOVIEMBRE DE 2015 abc. es espana ABC La concentración no desbordó la plaza del Reina Sofía OSCAR DEL POZO La izquierda no logra movilizar con su rechazo a la guerra Sin apoyo de PSOE ni IU, Podemos lideró la representación política con Teresa Rodríguez LAURA L. CARO MADRID El poder de la izquierda radical para sacar gente a la calle ya no es lo que era. La concentración celebrada a mediodía de ayer en Madrid para rechazar cualquier intervención bélica en respuesta a los atentados de París del 13 de noviembre reunió en la céntrica plaza del Museo Reina Sofía a unos centenares de manifestantes, lejos de los cientos de miles de tiempos atrás y además en torno a un espíritu de protesta confuso, que mezcló el No a la guerra y OTAN no, bases fuera con gritos espontáneos de Abajo la monarquía banderas de Stop nazi con esvástica incluida, la arco iris con la leyenda ¿Guerra? para mi coño o pancartas contra los recortes. La cita había sido convocada por por la plataforma noasusguerras. es en Madrid y otra veintena de ciudades españolas, en una iniciativa que parecía querer reeditar las gigantescas movilizaciones de 2003 contra la guerra de Irak que pusieron en jaque al Ejecutivo de José María Aznar. El entonces jefe de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, encabezó alguna de aquellas masivas protestas, en febrero de 2003, con 800.000 participantes. Las de ayer, a diferencia, no contaban con el apoyo de PSOE ni de IU, sí de formaciones políticas que integraron en primavera las candidaturas populares a los Ayuntamientos junto con Podemos, que estuvo oficialmente representado en el escenario de la concentración a través de la diputada an- daluza Teresa Rodríguez, miembro de la Dirección del partido, y de José María González, alcalde de Cádiz. El único político al margen de ellos que se expuso subiéndose a la tribuna fue Mauricio Valiente, concejal de Ahora Madrid. De otros rostros conocidos que han respaldado a noasusguerras. es y el manifiesto que difundieron el martes y que el viernes se contaban con más de 35.000 firmas ni rastro. No estuvieron Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid; ni el Gran Wyoming Pilar Bardem o Aitana Sánchez- Gijón, que en su momento formaron parte de los intelectuales de la zeja de Zapatero contra el PP, y solo se dejaron ver en primera línea el activista Shangay Lily y el actor Alberto San Juan, que presentó el acto. En primera línea de fuego El manifiesto leído ayer en Madrid, y al que siguió un minuto de silencio por todas las víctimas de todas las bombas expresaba el rechazo a la política exterior belicista unido a la exigencia de que la acción contra el terrorismo no vaya asociada a recortes democráticos y la criminalización de los refugiados. Si la respuesta a la barbarie pasa por suspender derechos, recortar libertades y encerrarnos en casa, decía la victoria de terrorismo será total. Si al dolor por las víctimas inocentes se responde provocando más dolor a otras también inocentes, la espiral será imparable Ya en declaraciones posteriores, Teresa Rodríguez responsabilizó en parte del crecimiento del terrorismo al enorme avispero en que hemos convertido Oriente Próximo y exigió a socialistas y populares que digan ya las cosas como son para que la ciudadanía sepa si el próximo Gobierno va a apostar por el bombardeo o el envío de tropas a Siria