Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 ECONOMÍA DOMINGO, 11 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es economia ABC Radiografía 150.000 17 %111 40 La compañía Temasek es un poderoso inversor estatal de Singapur AFP Son las empresas estatales que hay en China, según la consultora JPMorgan Chase. Es el porcentaje del empleo total del país que suman las empresas estatales chinas. Son los grandes grupos que controlan, bajo la dirección del Gobierno, los sectores estratégicos. Sería el número de campeones nacionales resultante de la fusión de los 111 grandes grupos. El enjambre asiático 14 China privatizará empresas sin perder el control de sectores clave PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN PEKÍN Las empresas públicas provinciales y locales suman unos activos de 14 billones de euros. Dentro de sus reformas para liberalizar el mercado, el autoritario régimen de Pekín tiene previsto privatizar parte de sus numerosísimas empresas estatales. Desde la época de Mao, en China funciona una enrevesada constela- ción de compañías públicas que emplean a millones de personas y se llevan una gigantesca tajada de la economía. Según los cálculos de la consultora JPMorgan Chase, por todo el país hay más de 150.000 empresas estatales, que generan el 17 del empleo urbano y suman el 80 del índice CSI 300, donde se engloban las principales compañías que cotizan en las bolsas de Shanghái y Shenzhen. Además, bajo la dirección del Gobierno operan 111 grandes empresas que controlan sectores estratégicos, como el petróleo, el gas, la electricidad, la banca, las telecomunicaciones y los ferrocarriles. Pero las privatizaciones no afectarán a dichas compañías porque el régimen chino, que se ha inventado un capitalismo de Estado controlado por el Partido Comunista, no quiere perder tan importantes monopolios. De hecho, su plan consiste en reducir mediante fusiones ese centenar de firmas estatales para crear 40 campeones nacionales que sean líderes en sus respectivos sectores y tengan el músculo necesario para com- petir en el extranjero con otras multinacionales. Las privatizaciones se centrarán, por lo tanto, en ese otro enjambre de empresas pertenecientes a las administraciones provinciales y locales, que poseen unos activos estimados en más de 14 billones de euros. El problema es que la mayoría de estas compañías públicas sufre una gestión deficitaria que ha reducido su producción a su nivel más bajo desde 2008, lo que acarrea fuertes pérdidas para el Estado y lastra la ralentizada economía china. A partir de 2020 Con el objetivo de racionalizar su eficiencia, profesionalizarlas y obtener dividendos, el régimen va a permitir una inversión privada limitada para crear una propiedad mixta y espera obtener resultados decisivos a partir de 2020, informa la agencia estatal Xinhua. Su modelo es Temasek, el poderoso brazo de inversión estatal de Singapur, controlado por el Gobierno y gestionado por los mejores profesionales del sector privado. Esta Temasek El modelo de propiedad mixta es Temasek, el poderoso brazo de inversión estatal de Singapur que es accionista, entre otras, de la española Repsol (6 Más decepción que esperanza Los primeros planes de privatización han provocado más decepción que esperanza entre las empresas privadas extranjeras afincadas en el país sociedad es accionista (6 de la española Repsol. Pero los esperados planes para las privatizaciones chinas, que aún deben ser concretados en detalle, han causado más decepción que esperanza entre las empresas privadas extranjeras afincadas en este país, que presionan por una mayor apertura de su descomunal mercado. A pesar de las promesas de liberalización de la economía del primer ministro Li Keqiang, el régimen se encuentra dividido entre los reformistas que quieren impulsar el mercado y la vieja guardia que se resiste a perder sus privilegios y negocios multimillonarios en las empresas estatales. De todas maneras, los expertos tienen claro que todo proceso de liberalización de la economía se va a basar fundamentalmente en empresas nacionales, ya que China no necesita recurrir al capital extranjero. Pero eso no significa que las compañías extranjeras no puedan beneficiarse, ya que aumentarán sus posibilidades de colaboración con las empresas privadas chinas que se hagan cargo de las firmas estatales. Frente a la mentalidad del sector público, las empresas privadas tienen una cultura más internacional y son más propensas a hacer negocios con las extranjeras indica a ABC Javier Serra, responsable de la Oficina Económica y Comercial de España en Pekín. Además, recuerda la fortaleza de las empresas españolas en sectores como el agroalimentario, los componentes de automoción, la farmoquímica y el de la salud en general.