Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es españa ESPAÑA 47 Pablo Iglesias LÍDER Y CANDIDATO DE PODEMOS Tania Sánchez CONVOCATORIA POR MADRID Alberto Garzón CANDIDATO DE IU A LA MONCLOA El secretario general de la fuerza populista ha dado un portazo a Garzón, al que reclamaba la disolución de IU La que fuera diputada de IU ha manifestado públicamente su disposición a acompañar a su expareja en la lista de Podemos Su amistad con Tania Sánchez y Pablo Iglesias le ha impulsado a una convergencia con Podemos que ha sido abortada gen la palabra. El actual coordinador, ya en retirada, es acusado por sus compañeros de ser el consentidor de la purga en IU- Madrid, federación que ha sido laminada por constituir un obstáculo para el acuerdo de Garzón con Iglesias y Tania Sánchez, que finalmente abandonó las históricas siglas camino de la fuerza morada. Pero lo que Llamazares no perdona a su sucesor es que prohibiera la entrada a Montse Muñoz, defensora de IU- Madrid, en la última ejecutiva federal. De ahí el portazo que recibe ese sábado Lara del diputado asturiano. Además, Llamazares, junto con otro Garzón (Baltasar) prepara un programa de mínimos para concurrir por su cuenta a las elecciones. Ese sábado de Consejo Político, Alberto Garzón calla y solo piensa en la siguiente oportunidad para sellar un acuerdo con Podemos, que va a tener lugar el martes 6. Esa cita se celebra en la sede de Podemos en la calle Zurita, en el barrio de Lavapiés, en Madrid. Carolina Bescansa, en nombre de Iglesias, acude con un ultimátum: que el diputado por Málaga se integre en su ticket electoral, y, si no es así, asunto zanjado. Pero los representantes de Garzón asisten con la machacona idea de una plataforma de unidad popular la misma con la que habían soñado desde 2011 cuando Alberto, Pablo y Tania, de 29, 36 y 35 años, respectivamente, planificaron el asalto a las tertulias televisivas como palanca para que la izquierda radical, dentro de un partido instrumental, echara al PP del poder en España. Lo del desembarco en los platós lo bordaron: programas como El gato al agua Al Rojo Vivo y Dando caña los acogieron con frecuencia. Por no hablar de La Tuerka del Canal 33, que dirigía el propio líder de Podemos. La palabra fetiche empieza a ser converger y nadie habla de ser más que nadie. Pero Pablo ya no es el mismo. Las fechas del calendario corren y, tras el subidón de las europeas, en las que sumó 1.200.000 votos, los demás encuentros con las urnas han sido decepcionantes. Solo queda una bala en la recámara: el 20- D. Un mensaje de despedida Pero una sorpresa aguarda al candidato de IU cuando sus compañeros abandonan Lavapiés cerca de la hora de comer. Su amigo no le va a esperar más. Se acabó. Después de almorzar, Garzón recibe, según cuenta él mismo horas después, un mensaje de Iglesias en el que le dice que, tras haber leído el acta del encuentro, da por finiquitada la confluencia. No se ha recuperado de la sorpresa cuando le llama Bescansa para anunciarle un comunicado que, en torno a las seis, recibirán los medios, donde se hará pública la ruptura. El político malagueño se siente traicionado y cuenta a sus íntimos que todo se ha ido al traste por la estrategia de Podemos de evitar la identificación con la izquierda. La transversalidad de Pablo, explica con resignación. Cree que es un día feliz para PP y PSOE. El sueño de la unidad popular ha muerto. E IU se asoma al precipicio. favorecer los intereses de un partido emergente Pero hay que volver a la cita de hace diez días. El encuentro se planifica discretamente para evitar la escena del sofá que los dos amigos protagonizaron el 25 de junio y que fue pasto de la sorna de tertulianos y adversarios por la candidez de una reunión que no dio los frutos esperados. Como tampoco el abrazo que ambos protagonizaron el 13 de ese mismo mes en el Palacio de Cibeles, cuando acudieron a la investidura de Manuela Carmena, la nueva alcaldesa de la marca blanca de Podemos en la capital, Ahora Madrid. En esta ocasión fue diferente y por lo menos algún paso se dio, pero el balance no fue tampoco nada optimista. El espacio de confluencia, Ahora en Común, se había con- vertido en una amalgama en la que Podemos no se sentía cómodo. A la salida del piso de Garzón las caras de Iglesias, Errejón y Montero son serias. No están de acuerdo con que su amigo Alberto quiera concurrir a las primarias de la dichosa plataforma ciudadana y seguir la línea marcada por el Consejo Político de IU. Es decir, que no se avenga a los plazos marcados por Podemos para cerrar la lista a las generales antes de que acabe este mes. Además, Iglesias quiere que Garzón entre en su candidatura como independiente, pero bajo ninguna circunstancia firmará una coalición con IU. Pero el diputado por Málaga no traga, ya que se malicia que los primeros puestos que siguen a Iglesias, hasta el número 10, ya están adjudicados para sus compa- ñeros de partido. El tiempo corre y el nerviosismo en la fuerza morada crece. La plataforma Catalunya Sí que es Pot, que integra a una ensalada de siglas (Podemos, ICV, Esquerra Unida y Equo) trasunto de la fragmentación de la izquierda en España, acaba de obtener un pobre resultado de 11 escaños en las catalanas del 27 de septiembre, dos menos que los cosechados por ICV en solitario en 2012. Un candidato extravagante como Lluís Rabell y la indefinición respecto a la independencia han acabado con la ola de éxito de Podemos. Y por eso hay muchos nervios. La tensión no es menor en Izquierda Unida. Su Consejo Político de hace dos sábados resulta no apto para cardíacos. Llamazares y Cayo Lara, abiertamente enfrentados, casi no se diri-