Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO, 11 DE OCTUBRE DE 2015 cordoba. abc. es CÓRDOBA 31 ¿Qué se puede hacer para ayudar en la búsqueda? Cuando se produce una ausencia inexplicable, lo primer es presentar una denuncia, según explican desde SOS Desaparecidos. Después, intentan crear grupos con amigos para buscar en centros de acogida, hospitales o comedores sociales Cuando contactan con nosotros, activamos una alerta a nivel nacional e internacional, en la que unos 25.000 cibervoluntarios de SOS Desaparecidos envían la foto de la persona a toda Europa. En el caso de Ruth y José, más de 600.000 personas se descargaron las fotos en una hora manifestaron. En cuanto a los menores, Interior presentó el año pasado el Plan Alerta Menor Desaparecido, un protocolo de actuación mediante la difusión del caso concreto para que la búsqueda de un niño secuestrado se resuelva en las primeras horas. aún en las primeras fases de la enfermedad, hacen una vida independiente y salen de casa, pero que ya muestran síntomas de desorientación. Permiten conocer la situación del enfermo en todo momento y emiten una alarma si se sale de una zona de seguridad prefijada. Una de las peculiaridades de estos aparatos es que llevan una llave que impide que el usuario se lo quite (algo habitual) y son sumergibles. La secuencia habitual en los casos de desapariciones suele arrancar con una denuncia ante los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, ya que son los que incorporan estas demandas de forma automática a la Base de Datos de Personas Desparecidas y Restos Humanos Sin Identificar, dependiente de la Secretaría de Estado de Seguridad. Ante los datos de la denuncia se realiza una primera valoración sobre si puede considerarse inquietante o de riesgo para lo cual se analizan las circunstancias de la misma, antecedentes o no de la personas, respecto a desapariciones anteriores, tratamientos médicos o psiquiátricos, consumo de drogas o medicamentos, precedentes de intentos de suicidio, amenazas o agresiones sufridas con anterioridad, entre otras cuestiones. Entre los últimos casos registrados de desaparecidos sin resolver destacan los de Fuensanta Roldán y la del joven Francisco Molina Tras la pista de las vidas extraviadas POR D. D. CÓRDOBA L Momentos cruciales Las primeras horas son cruciales, ya que permiten extremar las medidas y obtener indicios para encontrar al desaparecido. Entre otras cosas, porque es posible que éste aún se encuentre cerca del hogar o del lugar en el que fue visto por última vez, y porque en esa inmediatez se va a poder asegurar la obtención de pruebas e indicios, y obtener testimonios recientes. Después de la denuncia está la fase de investigación, en la que se realizan contactos con familiares y amigos, estudio de bases de datos policiales y otras externas (como por ejemplo hospitales y gestoras de tarjetas bancarias) y hospederías. Además, puede solicitarse intervención telefónica, total o parcial, y se lleva a cabo una búsqueda de información en el entorno o zona de desaparición (se suele recurrir a cámaras de vídeo vigilancia de establecimientos, cajeros, etc... El trabajo de campo es fundamental. Según la Guardia Civil, cuando, por ejemplo, la persona desaparecida en cuestión presenta falta de autonomía, se realizan rastreos con el apoyo de unidades caninas y con la ayuda de voluntarios para batir amplias zonas. Cuando las gestiones iniciales no dan resultado, de forma periódica se repiten todos los pasos y se realizan difusiones recordatorio en las plantillas policiales limítrofes. salió de su domicilio junto a la plaza de la Flor de Olivo en la mañana del 9 de mayo, en torno a las 12.30 horas, y posteriormente cuando regresó su mujer a casa ya no se encontraba, de manera que pasadas unas horas la familia decidió denunciar la desaparición. Al respecto, el hombre, natural de Ermua (Vizcaya) y con residencia en Córdoba capital, concretamente en la calle Alfonso el Sabio, padecía demencia y requería cuidados en salud según indicaron fuentes cercanas a la investigación. Precisamente, entre las personas de edad avanzada, los problemas de desorientación u otros de tipo médico están detrás de sus extravíos. Las desavenencias familiares o en el ámbito de la pareja explican en otros casos las desapariciones de adultos que se denuncian. Para algunos afectados, las nuevas tecnologías de la comunicación pueden ser de utilidad a la hora de evitar que un despiste culmine en tragedia. Es el caso de los sistemas de localización por satélite, los GPS, apoyados en la telefonía móvil. Miles de familias españolas han recurrido a dispositivos diseñados expresamente para pacientes con demencia que, al encontrarse a última vez que se vio a Fuensanta Roldán con vida fue a través de una cámara de seguridad. La que grabó su caminar turbado por la calle San Fernando, en dirección al río, la madrugada del pasado 30 de enero de 2014. Desde entonces, nada se ha sabido de esta mujer de 73 años. Las batidas y rastreos de la Policía Nacional han sido totalmente infructuosos. En febrero del presente ejercicio, los agentes retomaron la búsqueda utilizando, para ello, un helicóptero con el que sobrevolaron el Guadalquivir. Este caso es uno de los recientes que más ha conmocionado a la opinión pública cordobesa. Principalmente, porque no se ha hallado ninguna pista sobre la anciana. Es como si se la hubiera tragado la tierra. Acerca de los datos que aportó en su día la familia de la desaparecida sobre su aspecto físico y su vestimenta, estos se refieren a una mujer de 1,65 metros de altura, cabello negro ondulado y recogido, y que suele vestir ropa de color oscuro. La denuncia que sus familiares interpusieron el jueves 30 de enero de 2014 también añade que esta persona no sufría ningún tipo de enfermedad que precise medicación o que pueda justificar la ausencia de su domicilio. Su hijo, Francisco José Castro, asegura que ya no tenemos esperanzas de encontrar a mi madre sana y salva; al menos, yo creo que no. Estoy convencido de que ella decidió, de forma totalmente voluntaria, abandonar, de que puso fin a su vida porque no podía soportar la ausencia de mi padre, que falleció hace cuatro años manifestó a este periódico el vástago. Las hermanas mayores de la desaparecida, por contra, todavía tienen un hilo de esperanza, según apuntó Francisco José. Ellas piensan que va a aparecer, pero con todo el tiempo que ha pasado ya... Además, la noche que se marchó iba en bata, según consta en la cámara de seguridad que la grabó, y, conociendo a mi madre, eso sería impensable en ella. Otro caso reciente sin resolver es el de Francisco Molina Sánchez, un joven de 16 años de edad, que se encuentra en paradero desconocido desde el pasado 2 de julio tras quedar con unos amigos en la capital cordobesa. ¿Dónde está Francisco? El padre del menor, Isidro Molina, explicó en su día que su hijo avisó el 2 de julio de que se quedaría a dormir en casa de sus amigos si bien al día siguiente, tras no aparecer por casa, junto a la zona del Zoco, el progenitor habló con los amigos, quienes le dijeron que no había dormido en sus casas. Después de eso, el progenitor interpuso la denuncia. El móvil del chico está apagado desde las 0.17 horas del día 3 de julio y los amigos comentaron que había quedado con alguien que no conocían. El mismo 3 de julio lo vieron cogiendo un autobús a Madrid, pero ahí se le pierde la vista, porque no hay grabaciones de las estaciones de Córdoba y Madrid en las que aparezca, según el padre. Desde entonces, el joven no se ha puesto en contacto ni con familiares ni con amigos, y no se tienen pistas que lleven hasta el joven. Una mujer de 73 años Una cámara de seguridad grabó a Fuensanta Roldán por la calle de la Feria. No se le ha vuelto a ver Un adolescente De Francisco Molina no hay noticias desde el pasado mes de junio