Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 CÓRDOBA DOMINGO, 11 DE OCTUBRE DE 2015 cordoba. abc. es ABC Concentración en el bulevar el pasado 25 de septiembre por el joven desaparecido Paco Molina ROLDÁN SERRANO Unas trescientas personas desaparecen cada año en Córdoba sin causa conocida La mayoría son menores que se fugan de sus domicilios pero regresan a los pocos días, o ancianos con problemas médicos severos, como la demencia por ejemplo, que se desorientan DAVINIA DELGADO CÓRDOBA En torno a trescientas familias cordobesas viven cada año sumidas en una pesadilla de la que, a veces, no logran despertar. Se trata del infierno de la desaparición de un ser querido que, en muchos casos, es encontrado o regresa tras haberse marchado de forma voluntaria, pero que en otros permanece ausente alargando el tormento y la incertidumbre sine die para sus se- res queridos. El Cuerpo Nacional de Policía, encargado de investigar este tipo de sucesos en la capital, resuelve la mayor parte de los casos en un breve espacio de tiempo, incluso el mismo día que se presenta la demanda, bien por el propio reintegro de la persona, bien por ser contactada por sus familias o por resultar fructuosas las gestiones practicadas por los agentes. En el caso de la Guardia Civil, con competencias en la provincia, el índi- ce de resolución de estos casos es, igualmente, satisfactorio. Según los últimos datos facilitados a este periódico, a lo largo del pasado ejercicio y en lo que llevamos de año se ha denunciado la desaparición de un total de 131 personas (73 en 2014 y 58 hasta la fecha) De ellas, 85 fueron menores y el resto, 46 mayores de edad. En el caso de los infantes, de los citados 85, un 71,1 fueron desaparecidos que estaban internados en centros, de acogida o similares, y que o bien se fugaron o no regresaron al complejo tras haber disfrutado de un permiso, según detalla el Instituto Armado. La duración de estas ausencias suele ser de poco tiempo Por otro lado, los menores que desaparecieron en el periodo analizado (2014 y de enero a septiembre de este año) del entorno familiar sumaron 24. Solo seis casos fueron considerados por la Benemérita de alto riesgo El resto fue reintegrado en su domicilio. Pero, ¿por qué se escapan los púberes del hogar? Según la Guardia Civil, los motivos se deben, fundamentalmente, a que deciden marcharse con otra persona con la que mantienen una relación sentimental. En muchos de los casos existe una reincidencia del menor a desaparecer del entorno familiar por las mismas razones indican desde el Cuerpo. En el caso de los mayores de edad, desde enero de 2014 hasta la actualidad se han denunciado ante el Instituto Armado la desaparición de 46. Cerca de una treintena (28) fueron ausencias voluntarias, mientras 18 fueron personas con problemas médicos. Los agentes localizaron a todas en perfecto estado, a excepción de tres, que aparecieron cadáver. Uno de los últimos desaparecidos con un trágico final fue Ignacio Olañeta Aritotena, de 73 años, cuyo cuerpo fue descubierto el pasado mayo en un pastizal cercano al Camino de la Barca, después de varios días sin dar señales. En concreto, el hombre