Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 PRIMER PLANO Las singularidades de España Galicia Castilla y León DOMINGO, 11 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es ABC Madrid Un mundo verde y aparte que mira al Atlántico LUIS VENTOSO Ricos en Historia y en patrimonio MONTSE SERRADOR Amalgama de culturas e historias foráneas IGNACIO S. CALLEJA Para sofoco separatista, mucho me temo que Galicia y Andalucía, y no Cataluña y el País Vasco, son los dos territorios con la personalidad más acusada de España. Y a diferencia de los separatistas, que convierten la diferencia en un orgullo excluyente de ecos racistas, me parece que ser peculiar no es ni bueno ni malo, sino un mero fruto de la geografía y la historia. Los romanos llamaron por algo a Galicia el Finis Terrae. Caía muy lejos. Exactamente en el Fin del Mundo. Densamente habitada desde la Edad de Bronce, era un mundo aparte, agazapado tras el macizo galaico- leonés. Y en gran medida lo ha seguido siendo, por una sencilla razón: España, que escribió sus páginas imperiales cuando supo mirar al Atlántico, se ha escorado hacia el Mediterráneo totalmente. Galicia, un país claramente atlantista, se ha quedado ahí un poco fuera de juego. Fue la última región española a la que llegó el ferrocarril (37 años después que Cataluña, que lo estrenó) La conexión por autovía con Madrid se completó en 2001 y con la vecina Asturias, hace solo dos años. El AVE llegará dicen en 2017. Es decir, 25 años más tarde que a Andalucía y una década después que a Cataluña. Una lengua que se habla más que el catalán y el vasco y que en el siglo XIII era idioma de trovadores. Un pasado en el que llegó a ser reino. Un humor inglés, con una ironía tan cerrada que a veces hasta nosotros mismos nos perdemos en el difuso linde entre lo serio y la carallada Un paisaje más bretón que castellano. Lluvia a mares. Salmones, nutrias y lampreas (todavía) Una pizza propia, la empanada, y percebes con patatas cocidas, los cachelos. Una dispersión territorial inaudita: suponiendo el 6 del territorio nacional tiene la mitad de sus núcleos de población. Una desconfianza casi patológica, un ingenio brillante y el depende como coraza. Un país verde, donde sus mayores héroes son sus poetas (Rosalía, Curros, Cabanillas, Cunqueiro, Ferrín, Caneiro) Aldeas ignotas aún con cierto aroma neólitico e Inditex, Televés o la mejor planta de Citroen. Una naturaleza que nos agarra del alma, pero a la que cada año prendemos fuego salvajemente. Una música folk viva y extraordinaria y una verbena salsera por parroquia. Diferentes también porque sabemos que la diferencia no es para restregársela a nadie por la cara. Porque somos conscientes de que España suma y simplemente formamos parte de ella, sin mayor psicoanálisis. Lástima que se mire tan poco a Galicia (casi siempre en la crónica de sucesos) La lealtad no es precisamente lo que más se premia. Si hay algo de lo que pueden presumir los castellano y leoneses aunque lo hagan más bien poco es de lengua e historia. Lengua, por cuanto en esta comunidad, en el Monasterio de Santa María de la pequeña localidad burgalesa de Valpuesta, consideran muchos estudiosos que se escribió el documento (cartulario) en romance castellano más antiguo. En una esfera más mundana tradiciones gastronómicas como el cochinillo segoviano, el cordero o los vinos de Ribera del Duero o Rueda no tienen parangón en otros lugares de España. Esta comunidad es, sobre todo, la historia de dos reinos sobre los que se fraguó la nación española. Las Cortes de León de 1188, bajo el reinado de Alfonso XI, reunieron por primera vez a la nobleza, al clero y a los representantes de las ciudades por lo que han sido reconocidas por la Unesco Cartulario de Valpuesta como el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo. Y si Castilla y León tuvo el primer parlamento, también vio nacer el primer municipio cuando en el año 824, en la localidad palentina de Brañosera, se constituyó la primera organización administrativa local, considerada el germen de los ayuntamientos. Es el llamado Fuero de Brañosera. La historia también quiso que en la localidad vallisoletana de Tordesillas, España y Portugal se repartiesen el Nuevo Mundo en 1494 o que en 1531 las tropas de Carlos I derrotaran en Villalar a los Comuneros de Castilla que luchaban contra el orden político y social establecido por el imperio. Castilla y León acumula el 50 por ciento del patrimonio histórico artístico de España, cuenta con la mayor superficie forestal de la península, tiene tres ciudades Patrimonio de la Humanidad Ávila, Salamanca y Segovia y alguno de los municipios más bellos y singulares de España, como La Alberca (Salamanca) Pedraza (Segovia) Frias (Burgos) o Calatañazor (Soria) Sirva como explicación al carácter de Madrid, composición y desembocadura de todas las Españas el rompeolas, como escribió el poeta Antonio Machado que el habla que lo define fue popularizada por un alicantino. En la obra del autor Carlos Arniches, que representó como nadie el aire castizo en sus personajes, se sintetiza la consideración de que la región es una amalgama de culturas e historias foráneas. Acaso por su situación geográfica, paso intermedio de todos y para todos, la Comunidad se ha acostumbrado a ser un destino común; agradecida y gustosa en cualquier caso, especialmente por su fama nocturna, su peculiar gastronomía el cocido, los callos, el socorrido bocata de calamares o la singular casquería Igualmente su gente presume orgullosa de su personalidad abierta y multicultural, también hacia el mundo. Precisamente por esta cuestión práctica, Felipe II estableció en Madrid la capital del reino, en 1571. El ánimo megalómano del Monarca y de sus sucesores se adivina ahora en el legado arquitectónico y patrimonial de cada rincón de la Comunidad de Madrid. En el valor tangible del Monasterio de El Escorial o del Real Sitio de la Villa de Aranjuez, así como en el céntrico Madrid de los Austrias, se reconoce además el espíritu de uno de los mayores imperios de la Historia. Quizá por su personalidad y por su consideración cultural crezca como uno de los mayores atractivos turísticos de todo el país, con Madrid capital como la ciudad más visitada. Las Letras, en segundo término, son inherentes a Madrid desde hace más de cuatro siglos. Son inseparables porque en suelo madrileño nació y yace Miguel de Cervantes, en las Trinitarias, y porque en las misma zona compartió odios y reconocimientos con genios como Góngora o Lope de Vega, entre otros. No se conoce comparación con aquel Madrid de Oro, escenario de la mayor concentración de talento de la literatura universal. Quizá en el actual, insomne y extrovertido, donde prolifera la oferta gastronómico y de ocio. 237.886 Fueron las personas que realizaron el Camino de Santiago el pasado año 8.122 Es el número de municipios en España, cuya población es 46,4 millones de personas