Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 ENFOQUE DOMINGO, 11 DE OCTUBRE DE 2015 abc. es ABC Matanza terrorista en Ankara Al menos 95 muertos en Turquía En la estación y ante las elecciones ÁNGEL EXPÓSITO ¿A que parece que la historia se repite? Otra vez una masacre... En este caso tres semanas antes de las elecciones... Y delante de la estación central de los trenes turcos. Cuando escribí esto, iban 95 muertos y casi 200 heridos. Las cifras aumentarán. Y la firma de esta salvajada otra vez, y no será la última se confirmará. Seguro que son ellos. El terrorismo islamista mató, mata y matará bajo mil y una siglas. Les da lo mismo. Casablanca, Madrid, Nueva York, Londres, París, Bamako, Túnez... La globalización existe, para lo bueno y para lo malo, a pesar de la panda de catetos que insiste en mirarse el ombligo y que no se entera de por dónde van los tiros. No tenemos remedio. Turquía es un país más que fundamental. Es Europa y Asia. Mantiene fronteras con Irak, Siria, Irán, Bulgaria y aguas rusas y griegas. Y pertenece a la OTAN. Dos bombas explotaron ayer al inicio de una manifestación por la paz frente a la estación central de Ankara. Los autores de la matanza saben que un atentado así, y ahí, no se circunscribe a Turquía ni al poder de Erdogan. Es un aviso a la inestabilidad de esa puerta de Europa. Significa algo así como: ¿Os habíais olvidado? Estamos aquí Y les da lo mismo cuándo. Ha sido tres semanas antes de las elecciones ¿se acuerda? y en una estación de tren ¿le suena? Asistimos atónitos e inútiles al drama de los refugiados, cuando, en verdad, o Europa y esta parte del mundo nos damos cuenta de lo que significan los yihadistas y Estado Islámico, o nos van a matar en el salón de nuestra propia casa. Hoy hablamos de Turquía; mañana... PD. Esta semana conocimos otra encuesta bastante absurda del CIS y entre las preocupaciones de los españoles se mantenían el paro, la corrupción, la política... y no aparecía ni por asomo este horror, esta nueva guerra aquí, en el Mediterráneo. Sufrimos una sorprendente ceguera y una incomprensible ignorancia. INTERNACIONAL