Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 DEPORTES Eurobasket 2015 EMILIO V. ESCUDERO ENVIADO ESPECIAL A LILLE JUEVES, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2015 abc. es deportes ABC Francia- España, en semifinales S ergio Llull (Mahón, 1987) mira el reloj y apunta hacia el comedor. Venga, que tengo que irme a comer, ¿eh? señala jocoso antes de pedirle a uno de los asistentes del equipo que ocupe su lugar para atender a ABC. Es el reflejo del buen ambiente que reina dentro del vestuario tras los últimos triunfos. Una unión cimentada en el sufrimiento que el equipo ha tenido que atravesar para plantarse en semifinales, donde hoy se medirán con Francia (21.00 horas, Cuatro) en busca de un lugar en la final que asegure, de paso, un puesto en los Juegos Olímpicos de Río. -El partido ante Francia tiene doble recompensa... -Sí, porque si conseguimos ganar habremos logrado el primer objetivo que nos marcamos antes de venir. No solo estaríamos luchando por el título, sino que tendríamos asegurada una plaza en los Juegos. -Parece que han elegido el camino más complicado hacia el oro. ¿Les gusta crecerse en la adversidad? -No es que lo hayamos elegido, es el que nos ha tocado pasar por culpa de una primera fase tan complicada. Es algo que hay que asumir y mirar hacia adelante. Hemos atravesado muchas dificultades y ahora tenemos ante nosotros la más importante. El equipo va a más y ante Francia vamos a demostrar que estamos preparados para seguir vivos con el objetivo que nos marcamos al principio, que es estar en la final y en los Juegos de Río. No nos conformamos con llegar hasta aquí y ahora queremos más. -Dicen los jugadores de Francia que no se creen esa piel de cordero con la que se han recubierto desde que llegaron al campeonato. -Es que nosotros no vamos con la piel de cordero, pero está claro que ellos son los actuales campeones de Europa y que juegan en casa. Eso les pone la etiqueta de favoritos. Pero sin más. Que nadie descarte a la selección, porque si estamos aquí es para ganar el campeonato. Son ellos los que tienen más que perder. -Jugar contra Francia en su casa y ante 27.000 espectadores ¿motiva de manera especial? -Sí, claro que sí. Es un partido bonito, que a cualquiera le gustaría jugar. A mí, personalmente, me encanta jugar con ese ambiente y tener a tantos aficionados en contra, aunque lo único que me importa es que al final del partido hayamos ganado. Tener a tantas personas detrás es algo que a veces puede ayudar, pero en ocasiones puede volverse en contra. ¿Cansa un poco estos días hablar de todo el tema de las revanchas ante Francia? -No, no cansa. A mí siempre me apetece jugar contra los mejores equipos y Francia es uno de ellos. Es uno de los grandes rivales de los últimos años, pero como hemos tenido otros. Sergio Llull No nos conformamos con llegar hasta aquí El madridista confía en lograr un triunfo hoy ante Francia y lograr el pase a la final del Europeo, a pesar de que le está costando brillar en su primer año como titular con España ¿Y no se acuerdan más ahora de la derrota del pasado Mundial? -Creo que eso hay que dejarlo a un lado y controlar las emociones. Está claro que la rivalidad con Francia en los últimos años es muy grande, pero es una rivalidad sana y bonita, que se queda en la pista. Ellos nos ganaron en los últimos dos años, en nuestra casa en el Mundial y en Eslovenia, pero nosotros les ganamos a ellos en Lituania 2011 y en Londres 2012. Al final, no se puede vivir siempre pensando en las revanchas. ¿Les amedrenta un poco el poderío físico de Francia? -No, porque es algo a lo que estamos acostumbrados. Está claro que físicamente son el mejor equipo del campeonato, eso no lo vamos a descubrir nosotros. Son auténticos atletas y lo que tenemos que hacer es igualar esa dureza y esa intensidad desde el primer momento. Si lo conseguimos, estaremos más cerca de la victoria. Además, tenemos que evitar las pájaras habituales del tercer cuarto. En otros partidos pudieron costarnos la derrota, pero ante Francia no podemos despistarnos ni un minuto. Para estar en la final, tenemos que hacer un partido casi perfecto. Sin vaivenes ni altibajos. -Parar a Spanoulis fue la clave contra Grecia. ¿Toca hacer un marcaje especial a Parker ante Francia? -Parker es un gran jugador, con mucho talento. Un base muy inteligente, y creo que es el motor de Francia. Por supuesto que hay que hacer una gran defensa de equipo sobre él y estar muy concentrados, pero sin olvidarnos del resto del peligro de Francia, que tiene a hombres muy en forma, como De Colo o Batum. Si solo pensamos en Parker, nos irá mal. La derrota en el Mundial Debemos dejarla a un lado y controlar las emociones. No puedes estar siempre viviendo de revanchas Su rol en la selección Aquí no se me pide anotar 20 puntos como en Madrid. Hago otras cosas e intento hacerlas lo mejor posible ¿Por qué les ha costado tanto llegar al nivel que se vio contra Grecia? -Yo creo que en este tipo de torneos es importante ir de menos a más. El primer grupo era muy exigente, con equipos muy fuertes que no nos dejaron hacer nuestro juego. Serbia, ya el primer día, nos planteó un partido muy complicado, y aun así estuvimos ahí hasta el final; contra Italia, en un día que ellos las metieron casi todas, pudimos también ganar. Son dos ejemplos de la dificultad que tuvo la primera fase en Berlín. Creo que era un grupo muy exigente, y al ir creciendo ahí pudimos superar a Polonia y Grecia y esperamos repetir contra Francia. Basta con mirar que, casi al final del campeonato, hay muchos equipos de ese grupo que aún siguen vivos y con opciones de todo. ¿Duelen los golpes a estas alturas del Eurobasket? (Se ríe y se toca el moratón que tiene en el ojo derecho antes de contestar, fruto de un golpe durante el partido de cuartos de final ante Grecia) No, yo creo que se olvida todo en estos momentos. Al jugar unas semifinales de un torneo como este, las pequeñas molestias que tenga cada uno se quedan en el hotel y vas a la pista a dejarte el alma y a vaciarte.