Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ESPAÑA Elecciones catalanas 27- S JUEVES, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2015 abc. es españa ABC La entrevista plejo muy español que piensa que a los catalanes se les debe algo. Yo soy catalán. No creo que se nos deba nada. ¿Qué es para usted la singularidad catalana? -Esto es una cosa completamente ridícula. Efectivamente, que en Cataluña hay cosas diferentes de las que hay en Extremadura o en Berlín. A mí lo que me interesa es que España es un Estado de Derecho. Lo más importante es que llevan cuatrocientos años gentes distintas viviendo juntas. Es un modo de ser predecesores del gran sueño europeo, que solamente es uno: que no necesariamente a cada comunidad cultural le corresponde un estado. ¿Ha habido miedo y censura? -El nacionalismo es un artefacto muy rudimentario. Pero eficaz y muy letal. Y la argamasa del nacionalismo es decirles a los demás: ustedes son más idiotas que yo y tienen menos derechos y nosotros somos más inteligentes. ¿Ha tenido el nacionalismo político voluntad de integrarse? -No. Yo creo que el catalanismo político no ha sido nada más que una estrategia. Yo defiendo que no había catalanismo moderado. El catalanismo no era una estación de llegada, sino un pasillo. cualquiera que piense que Pujol era un hombre leal a España solo puede ser un ingenuo. ¿La voluntad nacionalista solo tiene un objetivo económico? -Creo que toda esta pobre gente ha visto una ocasión de salvar sus mediocres vidas. Un hombre como Junqueras ya me dirás a qué podría aspirar. Si no hubiera sido líder de la nación catalana ¿qué habría sido? Y ese jefe de planta de El Corte Inglés que es Artur Mas, ¿qué habría sido? Es una característica general de los políticos. Y especialmente de los políticos totalitarios. Suelen ser gente mediocre. ¿Qué les ha pasado al PSC y al PP? -No se han comportado como defensores de la nación constitucional. Estrategia El nacionalismo solo ha sido una estrategia. No era una estación de llegada, sino un pasillo El desafío La democracia no va a perder. Si lo hiciera me avergonzaría de ser español Arcadi Espada, tras su entrevista con ABC OSCAR DEL POZO La democracia española no va a perder este combate Arcadi Espada Periodista y escritor ENTREVISTA VÍCTOR RUIZ DE ALMIRÓN MADRID Arcadi Espada (Barcelona, 1957) asume sin problema que el nacionalismo catalán lo considere un proscrito desde hace años. Periodista y escritor, acaba de publicar Diarios de la Peste un viaje por la política catalana en los dos últimos años, en un jocoso ensayo gráfico ilustrado por Ana Cortils. ¿Cómo ha vivido estos dos años? -Desde el punto de vista periodístico, desde un gran interés. Cuando se pro- ducen choques de esta naturaleza el periodismo respira. Estoy entusiasmado por ver cómo se va a desarrollar la derrota de los nacionalistas. ¿Van a perder? -Seguro. La democracia española no va a perder este combate. Si lo perdiera yo me avergonzaría de ser español. Si aceptamos que se puede perder es que aceptamos que la ley puede perder frente a la criminalidad. ¿Por qué ha repuntado el sentir independentista? -Todo el discurso independentista se basa en una ficción. La ficción de una Cataluña maltratada y asfixiada por España. Todo es falso. Los medios de comunicación son muy responsables de esto. Ninguna crisis española puede explicar por sí sola este repunte. Pero que sea artificial no quiere decir que el Gobierno no haya tenido que combatirlo con más energía. ¿No hubo respuesta contundente? -No la ha habido. Ni del Estado ni del establishment, que ha protegido a los nacionalistas por intereses claros y concretos. Y luego, por una especie de com- LA CONTRACRÓNICA JESÚS LILLO El idioma de los negocios A l rato de que España ganara su partido de cuartos de final del Eurobasket, Rajoy tiró de repertorio patriótico y escribió en Twitter que unidos se superan los retos más difíciles Esto lo coge la intérprete de la Casa Blanca, le da una vuelta y le dice a Obama que parece que en España no se pueden ver por la tele los partidos de pago de la Champions. Más o menos. Desde que a Oriol Pujol se le ocurrió en 1992 internacionalizar los negocios de su padre con aquel olímpico Catalonia is not Spain, una pancarta que en Washington debieron de traducir por en TV 3 dan en abierto los partidos del Barcelona o algo aún peor, la interpretación de los mensa- jes cruzados entre el separatismo catalán y la selección del resto del mundo ha dependido en buena parte de las entendederas de cada cual. Cuando Miguelín, jugador de El Pozo- Murcia de fútbol sala, dijo ayer que su equipo tiene algo dentro contra el Santa Coloma que nos debemos sacar en el PSC quisieron entender que los murcianos están por el diálogo y la reforma constitucional. Más ariscos, quizá pensando en el partido de vuelta, en Junts Pel Sí se tomaron peor lo de Miguelín e hicieron suyo el wait and see que, tocando el balón, suele soltar Artur Mas ante cualquier contratiempo, una muletilla que lo mismo le sirve para desdeñar los discursos del Rey que para confesarle a Iceta su verdadera estrategia, que es contar los días que faltan para que Rajoy hocique. Traducido del argot financiero de Oriol Pujol, espera y verás Desde el funeral de Mandela, que en gloria esté, Obama no ha tenido suerte con los intérpretes. La del pasado martes estaba en sus cosas cuando el presidente norteamericano se refirió al desafío secesionista de Mas y dijo lo que dijo, una declaración de principios con serias consecuencias estratégicas y comerciales y hecha a la medida del separatismo, inequívoco destinatario de un mensaje pronunciado en inglés e ignorado por quienes, paradójicamente, decidieron en 1992 hacer de ese idioma la lengua vehicular para presentarse en sociedad y establecerse por libre en el mundo de la empresa. Artur Mas no necesita traducción simultánea para comprobar el resultado del proceso de internacionalización de la compañía que un buen día heredó de los Pujol, pero no acostumbra a escuchar. Para un político que se burla del acento de los naturales de Sevilla, Málaga o La Coruña hablan castellano, pero a veces no se les entiende llegó a soltar en el Parlamento catalán lo que digan o dejen de decir por ahí fuera le trae al fresco. El inglés lo habla para venderse, por exigencias del negocio y la pancarta, pero como tantos otros idiomas prefiere no oírlo de vuelta. Todo lo que no sea Catalonia is not Spain o wait and see le suena a sevillano. A Mas no le molesta que España le robe, sino que le respondan en la lengua que utiliza para vender su género y desde los mismos mercados, uno tras otro, en los que pretendía instalarse.