Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ANDALUCÍA JUEVES, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2015 abc. es andalucia ABC El Gobierno andaluz amordaza al Parlamento con apoyo de Ciudadanos La Mesa impide el debate de las leyes de la oposición sobre impuestos y cuentas abiertas STELLA BENOT SEVILLA Juan Marín, portavoz de Ciudadanos en el Parlamento de Andalucía E Carlos Rojas (PP) Se está golpeando la esencia de la democracia; el debate de iniciativas políticas. Es un atropello M. Yagüe (Podemos) PSOE y C s dan un golpe de Estado a la división de poderes y hurtan el debate a los andaluces M. Jiménez (PSOE) No hay contubernio sino aplicación textual de lo que dice el Estatuto Juan Marín (C s) Hay una laguna jurídica y nosotros estamos con la legalidad; ni con el PP ni con el PSOE A. Maíllo (IU) Lamento que exista una mayoría de bloqueo J. M. SERRANO l Gobierno andaluz logró ayer, con la imprescindible colaboración de Ciudadanos, vetar el debate de dos proyectos de ley presentados por la oposición, uno sobre la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones (del PP) y el otro sobre la publicación de todas las cuentas de la Junta de Andalucía (de Podemos) Dos iniciativas legislativas que se han quedado, de momento, en un limbo jurídico en una situación sin precedentes hasta ahora en la historia parlamentaria andaluza. La Mesa del Parlamento, el órgano de Gobierno de la Cámara, impidió que ambas leyes sean incluidas para su debate político en el próximo Pleno que se celebrará la semana que viene contando con los votos mayoritarios del PSOE y la connivencia de Ciudadanos que se abstuvo en la votación. En el otro lado, PP Podemos e IU se pronunciaron a favor de debatir sobre estas leyes. El argumento presentado por el PSOE para este bloqueo no fue otro que la oposición mostrada por el Gobierno andaluz a ambas iniciativas alegando que interfieren en sus decisiones sobre el Presupuesto. No es la primera vez, ni mucho menos, que el Ejecutivo se opone a una ley de la oposición pero, hasta ahora, siempre se habían tramitado y debatido aunque después el Pleno del Parlamento no las hubiese aprobado. Ahora la situación ha cambiado. Durante más de cinco horas estuvieron los grupos políticos discutiendo sobre el asunto, en una reunión que terminó con los ánimos exaltados y con una enorme tensión política que el presidente del Parlamento, el socialista Juan Pablo Durán, trató de aplacar alegando un limbo jurídico que pretende resolver con una propuesta de cambio en el Reglamento que ahora tendrá que analizarse. A esa laguna o cuestión formal se aferró ayer el grupo de Ciudadanos que volvió a ser- -como ha ocurrido en la creación de la comisión de investigación de los cursos- -el eje de todas las críticas por servir de muleta a los intereses del Gobierno del PSOE a pesar de negar una y otra vez la existen- Preocupación en el PSOE por los vaivenes de Albert Rivera S. B. SEVILLA La de la Mesa del Parlamento no fue la única muleta prestada ayer por Ciudadanos al PSOE. El portavoz de la formación naranja Juan Marín propuso una lista consensuada de comparecencias en la comisión de investigación de los cursos de formación. El ofrecimiento es otro giro al debate interno que tiene su formación sobre si pedirá o no que comparezca la presidenta Susana Díaz. Estos giros preocupan en el Gobierno andaluz. Los socialistas no están acostumbrados a gobernar en minoría y, conforme avanza la Legislatura, van siendo conscientes de las dificultades que eso supone en la di- námica política habitual. Las conversaciones con Ciudadanos van por buen camino; ambas formaciones se entienden y Juan Marín es un hombre cercano a los socialistas, aunque todavía no hay firmado un pacto de estabilidad para los próximos cuatro años. Pero no está solo. Y los nervios de Albert Rivera por la por la cercanía de las elecciones generales ya han costado algún disgusto grave en el seno del PSOE, como los cambios de postura sobre la comparecencia de Susana Díaz en la comisión de investigación que Rivera apoya abiertamente. Esto ha desatado las alarmas en el seno del PSOE donde miran también con preocupación la negociación para el Presupuesto 2016 y la manera de sacar adelante sus principales iniciativas políticas. Sobre todo en el Parlamento donde un acuerdo del resto de las fuerzas políticas puede imponer el calendario legislativo. Por eso, el Gobierno andaluz está dispuesto a utilizar resortes que eran impensables hasta ahora, como el recurso al artículo 190 del Estatuto de Autonomía que establece que la iniciativa legislativa presupuestaria corresponde únicamente al Gobierno. Un ardid que ayer tuvieron que utilizar para impedir el debate de las leyes propuestas por la oposición y que abrió un amplio debate jurídico. Porque antes, las leyes llegaban al Pleno pero la mayoría del PSOE- -bien la absoluta de que disfrutó Chaves, bien la del pacto con Izquierda Unida- -se tumbaban con el rodillo socialista.