Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN JUEVES, 17 DE SEPTIEMBRE DE 2015 abc. es opinion ABC PUNTADAS SIN HILO A LOS CUATRO VIENTOS Déficit en la oferta congresual Presupuestos Estado MANUEL CONTRERAS EL HIMNO El valor del himno es superlativo, porque un país que carece de símbolos unánimes está condenado al litigio constante n la entrevista de ayer de Carlos Herrera a Pablo Iglesias le oí decir al líder de Podemos que no le hacen gracia las pitadas al himno español, pero que lo que le hace sentirse orgulloso de su país cuando está fuera no es la Marcha Real, sino nuestra sanidad pública, que impide que nadie muera a las puertas de un hospital La satisfacción de Iglesias por el nivel del sistema sanitario español es legítima- -yo también estoy orgulloso- pero la contraposición con el himno es bastarda, porque da a entender que el símbolo musical del país no representa también la sanidad o la educación pública. Y mientras no aprendamos a abrazar nuestros símbolos sin prejuicios, este país no tendrá solución alguna. El himno español no es un patrimonio del Ejército, ni de la selección española, ni de los toros, ni de las procesiones de Semana Santa. El himno no representa un concepto de España ni una actitud determinada. El himno suena con nuestra bandera, pero también es la música de nuestras autopistas, nuestros hospitales, nuestras empresas, nuestros hoteles, nuestras ONG, nuestras industrias. El himno es Nadal o Pau Gasol, pero también el barrendero que se levanta a las tres de la mañana, el autónomo que se hace 600 kilómetros al día, el estudiante que ayer se examinó de Selectividad, el pescador que regresa de alta mar cuando amanece. El himno suena en los viajes de Rajoy, pero representa también la gestión de Zapatero, y de Aznar, y de Felipe, y de Calvo Sotelo, y de Suárez, y de Franco. Sí, de Franco, qué pasa, un dictador, un tirano, pero que pertenece a la historia de este país, y los pueblos deben asumir sus ancestros íntegros para aprender de sus éxitos y no repetir los fracasos. Nosotros somos todo eso, y la Guerra Civil, y la Segunda República, y todo lo anterior: renegar de nuestros genes es renegar de nosotros mismos. El valor de un himno es que lo representa todo. Cuando Iglesias dice que lo que le hace sentirse orgulloso de su país es un logro concreto, como la sanidad pública, está vinculando el concepto de patria con un modelo específico de gestión. Según su concepto, uno sería mejor español cuanto más apoye la sanidad pública. De la misma forma, un partido será más legítimo cuánto más defienda lo público. Con un himno no ocurre eso; un himno no representa ideologías ni modelos. Un himno vale para el haz y el envés. El valor del himno es superlativo, porque el país que carece de símbolos unánimes está condenado al litigio constante. Además, la nación que no reivindica su himno con orgullo no se ama a sí misma. La actitud de Pablo Iglesias o de Jeremy Corbyn- -quien ayer se negó a entonar el God save the Queen en un oficio por los caídos en la Batalla de Inglaterra- -esconde bajo un maquillaje progresista su desprecio por sus propios países. Porque un himno no es una herramienta ideológica, sino la banda sonora de la identidad compartida que constituye a los pueblos. La caza y Córdoba, un ejemplo Justo una semana después de que se celebre Intercaza en Córdoba, una feria con recorrido que está consolidada, Sevilla acogerá un gran congreso cinegético de la mano de la Junta de Andalucía. Ni el cambio de signo político ha servido para que Diputación y la Junta sean capaces de aunar y concentrar atractivos en Córdoba. Pero, a buen seguro que en esta imposibilidad de acoger esa cita manda también la deficitaria situación que presenta en estos momentos la ciudad para organizar este tipo de reuniones. Da qué pensar y mucho. La mejor inversión socialista Sin quitar un ápice de razón a la demanda del diputado socialista por Córdoba, Antonio Hurtado, sobre los 3 millones de euros que se le restan a la ciudad en los Presupuestos Generales de 2016, está claro que su rentabilidad política empieza la mejor inversión para tapar otras muchas lagunas del PSOE. Sobre todo, si se mira a su gestión en el Ayuntamiento. Tocará el turno de los Presupuestos de la Junta para 2016 que, desgraciadamente, desde hace años ni se cuentan provincializados, con lo cual, es mucho más difícil saber si a Córdoba también se le quita dinero que va a otros lugares. E Intercaza 2014 ABC CARTAS AL DIRECTOR Una aseveración falsa Quiero empezar esta misiva, con este oxímoron y emplear la técnica narrativa in media res, para entrar de lleno en las quejas que tenemos todos los españoles sobre la casta. Que en plena campaña electoralista, se dediquen a conseguir votos empleando todos los métodos conocidos y otros inventados por ellos, predominando el ofrecer el oro y el moro, sabiendo que de lo primero no queda nada y de lo segundo mejor callar es verdad que a los políticos les interesa el poder para lo que ya sabemos Por eso clama al cielo, que Rajoy diga a los medios que las pensiones están garantizadas y que el estado del bienestar está asegurado. ¿Cómo es posible que asevere esto, cuando ha sido él el que ha destrozado el Pacto de Toledo que fue creado y firmado con el consenso de todos los partidos políticos en el año 1999, con la fundación del fondo de pensiones para garantizar la supervivencia de las mismas a largo plazo? Con las cotizaciones de empresarios y trabajadores a la Seguridad Social, más una aportación importante del gobierno al fondo de pensiones, así de este modo, estaban garantizadas las pensiones totalmente. Pero Rajoy según los medios ha estado manipulando el fondo, de tal manera que a éste ya se le ve el fondo, con la siguiente preocupación de los pensionistas. Rajoy también ha declarado que, cuando desaparezca el fondo, los jubilados cobrarán de la caja de pensiones de la Seguridad Social, transformándose esta aseveración en una hipótesis que no sabemos su resultado. O sea, que los ingresos menos los diversos gastos laborales deben dejar en la caja, la cantidad de miles de millones necesarios para el pago de las jubilaciones. Seguro que no, es imposible por muchísimos conceptos que la brevedad exigida me corta. Si ocurre esto, ¿quién pagará a los jubilados? A medio y largo plazo las pensiones estarán volando por el limbo de las incertidumbres, de las preocupaciones y de las desesperaciones... ¡Ah, y además los jubilados tienen que pagar en la farmacia, el 100 de casi todos los medicamentos! ARTURO DEL PINO VALENCIA CÓRDOBA La cesantía de los políticos Nunca he sido política ni pienso serlo, pero existen y persisten unas ideas en mi cabeza que espero plasmar con claridad y que si las acoge algún partido creo que triunfaría. Es verdad que hay una clase política que cada día nos agobia más, pero no dicen cómo solucionar este problema que crece y crece. Yo creo que si no se admitiese en política a nadie que ya no tenga un puesto de trabajo algo relevante se evitaría que hubiera tanto político suelto viviendo de ella y tanto obtuso; o sea, un político que cesa volvería al cargo que ocupó antes de ser político y no se le darían más prebendas que un sueldo muy bueno durante el tiempo que ocupara el cargo. Esto ayudaría a que verdaderos patriotas quisieran prestarse a ser cadndiatos: unas medallas de premio a ese tiempo de servicio a la patria, y un buen sueldo durante el mandato serían suficientes, igual que los asesores que con seis para cada Ministerio serían más que suficientes. Así no tendríamos cesantes que colocar, muchas veces sin entender el cargo que se les ha dado y desplazando a otros que sí saben su oficio y que por derecho les pertenece. ¡Cuántos sueldos ahorrados que desestabilizan al Estado! Quizá también se abortaría esa lacra que se está creando de poner en el poder a personas marionetas que están movidas por hilos ocultos. Una sola caja, que pregonaba el gran Manuel Fraga, consolidaría la nación. Se impone la independencia jurídica: no hay mayor desvarío que nombrar a quién te juzgará. AMALIA ROMAGUERA CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.