Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 9.9.2015 Editado por Diario ABC, S. L. San Álvaro, 8, 1 3, 14003 Córdoba. Diario ABC, S. L. Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta publicación, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa. Número 36.413 D. L. I: M- 13- 58 Apartado de Correos 43, Madrid. Publicidad 957 497 675 Suscripciones 901 400 900 Atención al cliente 902 530 770. EL PULSO DEL PLANETA VISTO Y NO VISTO En Japón, las bicicletas son para el subsuelo Por falta de espacio, en una megalópolis como Tokio las bicis se guardan en aparcamientos subterráneos automáticos PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL EN ASIA IGNACIO RUIZ- QUINTANO LOS MAESTRE Para entender el ambientazo familiar en el Ayuntamiento de Madrid, hay que leer Familia y vida cotidiana de una elite de poder sobre los regidores de Felipe II D L as ciudades de Asia están tan masificadas y plagadas de rascacielos que ya apenas pueden seguir creciendo, ni a lo ancho ni a lo alto. En la gigantesca área metropolitana de Tokio, que incluye varias prefecturas de los alrededores y donde viven unos 38 millones de personas, la falta de espacio es tan acuciante que sus residentes no tienen a veces ni dónde aparcar sus bicicletas. Todo un problema para la ordenada mentalidad nipona, que destaca por un gusto por la organización cuidando hasta el más mínimo detalle. Por ese motivo, una empresa japonesa ha dado con una solución ideal para encontrar sitio donde no lo hay: bajo tierra. Con el fin de que las bicis no colapsen las aceras ni entorpezcan el paso de los peatones, la compañía Giken Seisakusho ha ideado para ellas un futurista aparcamiento subterráneo totalmente automatizado. Con una profundidad de once metros y una anchura de siete, este almacén con forma cilíndrica puede guardar en varias plantas unas 200 bicicletas que son dispuestas en pocos segundos en unos carriles que van subiendo o bajando mecánicamente según las necesidades de los usuarios. Repartidos por 16 ciudades de Japón, donde hay ya 43 de estos aparcamientos eco- ciclistas los clientes necesitan una tarjeta mensual para poder utilizarlos. Tras pasar dicha tarjeta por un sensor, enseguida se abre una portezuela con un carril para dejar la bici, que es colocada en solo ocho segundos en su correspondiente plaza. A través de este ascensor, instalado en el centro del ci- Exterior e interior de los aparcamientos de bicicletas lindro, la bicicleta se sumerge en una planta bajo la superficie hasta ocupar uno de los compartimentos, que se despliegan en los laterales aprovechando al máximo el espacio disponible. En realidad, se trata del mismo mecanismo que emplean los aparcamientos automáticos, donde los coches son transportados mediante un sistema de raíles hasta su puesto, y luego devueltos a la superficie cuando su dueño los reclama. Para construir estos aparcamientos subterráneos de bicicletas, que cuestan 150 millones de yenes (1,1 millones de euros) la empresa Giken Seisakusho se ha basado en su experiencia diseñando presas y muros de contención contra mareas e inundaciones. Planchas de acero son insertadas bajo la superficie para crear una estructura cilíndrica, de la que luego se saca la tierra. Un proceso que podemos terminar en dos meses explica al perió- GIKEN SEISAKUSHO dico Yomiuri Shimbun el responsable del departamento de trabajos subterráneos de Giken, Shotaro Yano. Además, señala entre sus ventajas que como la presión del suelo ha sido distribuida de forma equilibrada gracias a su forma cilíndrica, los aparcamientos eco- ciclistas son razonablemente resistentes a los terremotos una de las principales amenazas para las construcciones en el archipiélago nipón por su naturaleza volcánica. Mientras las bicicletas son enterradas en Japón, los coches también son aparcados en estructuras mecánicas de dos plantas para aprovechar al máximo el poco espacio disponible. En una ciudad tan densamente poblada como Tokio, donde sus habitantes moran en apartamentos de 50 metros cuadrados y se alojan en hoteles cápsula, ya no hay ni sitio para guardar las bicicletas, que deben ser enterradas. Verbolario POR RODRIGO CORTÉS Ignorante, adj. Que no está informado de lo que uno acaba de aprender. icen que en los Ayuntamientos de Podemos uno nunca sabe si está en un pleno municipal o a la mesa de los novios en una boda en Salones Hiroshima. Para entender el ambientazo familiar en el Ayuntamiento de Madrid con la abuela Carmena, hay que leer Familia y vida cotidiana de una elite de poder un estudio de Ana Guerrero sobre los regidores madrileños en tiempos de Felipe II, período de aristocratización del municipio. Don Luis Cueto Álvarez de Sotomayor, Sobrino Mayor de Cibeles y Campo de las Naciones, Gran Manitú de Pregoneros, Almotacenes, Alarifes y Porteros, ¿qué ha de envidiar del regidor Bernardo de Sosa, sobrinazo de doña Ana de Henao? Como los de ahora, eran de pocas lecturas ni siquiera de obras relacionadas con el desempeño de sus funciones pues lo suyo era tejer esa red endogámica que conformaba la oligarquía concejil madrileña La partidocracia iba de los Alba a los Éboli, de cuyos juegos salió el poder municipal en Madrid que, de 1560 a 1606, se repartió entre las familias Vargas, Vozmediano, Mendoza, Fernández y Barrionuevo. Como hoy los Maestre. Por quanto mi hijo queda tan pobre que con la hacienda que le dexo no podrá pasar, y que es abil para papeles, pido le haga merced de ocupalle... Los Maestre se ennoblecen desde su posición privilegiada en el Ayuntamiento por la tea de Rita ¡Arderéis como en el 36! portavoz municipal que presume de partisana y que en virtud de la libertad de expresión que le otorga la alcaldesa, jueza de España, profanó un lugar de culto despechugada como la libertad de Delacroix, costumbre, la de mostrar los pechos, que chocó al mexicano fray Servando Teresa de Mier, que se encontró aquí a las chonis del 800 con ellos fuera y con anillos de oro en los pezones La familia que reza unida permanece unida dijo el padre Peyton. Rita buscando cargos con su tea como Diógenes hombres con su linterna. Y para papá, Hacienda A ver, curas, esos cepillos.