Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es sociedad SOCIEDAD 69 La opinión del Gobierno Para Japón, es casi imposible mantener el mismo nivel de vida sin energía nuclear El coste de la luz Desde el accidente de Fukushima el precio de la luz ha subido un 38,2 y la industria amenaza con irse ha visto obligado a aumentar sus importaciones de petróleo y gas natural licuado porque, al apenas tener recursos naturales, el 90 por ciento de la energía que consume viene de fuera. Como consecuencia, se ha disparado su déficit comercial y desde 2010 el recibo de la luz ha subido un 38,2 por ciento en el ámbito industrial y un 25,2 por ciento en el doméstico, con las consiguientes quejas ciudadanas y amenazas empresariales de llevarse las fábricas a otros países. Para Japón, es casi imposible mantener el mismo nivel de vida y su crecimiento sin energía nuclear reconoce a ABC Yoshifumi Fukunaga, subdirector de la Oficina de Demanda y Oferta de la Agencia para los Recursos Naturales y la Energía, que depende del Ministerio de Economía, Comercio e Industria. Para 2030, el Gobierno del primer ministro Shinzo Abe se ha fijado como objetivo que la energía nuclear aporte entre el 20 y el 22 por ciento de la electricidad generada, una proporción similar a la de las renovables (22- 24 por ciento) De ellas, la más usada será la energía hidroeléctrica (8,8- 9,2 por ciento) seguida de la solar (7 por ciento) la biomasa (3,7- 4,6 por ciento) y la eólica (1,7 por ciento) Frente a las energías renovables, el gas natural licuado representará el 27 por ciento, el carbón el 26 y el petróleo el 3. Además, Japón ha prometido que ese año reducirá un 26 por ciento sus gases de efecto invernadero con respecto a sus emisiones de 2013. Con tal horizonte en el calendario, necesita volver a poner en marcha sus centrales nucleares y asegurarse una autosuficiencia energética del 25 por ciento. Con las políticas de ahorro de energía iniciadas tras la crisis de Fukushima, Japón ha reducido su consumo entre un 10 y un 20 por ciento y, además, tiene previsto seguir recortando su aumento hasta un 17 por ciento en 2020. A pesar de estas promesas, el regreso a la energía nuclear se encuentra con una creciente oposición que divide a la sociedad nipona, como se vio en la reciente reapertura de la central de Sendai. A corto plazo, tiene sentido encender unos cuantos reactores pero, contando el riesgo, el almacenamiento de residuos y el desmantelamiento de las centrales, la energía nuclear es mucho más cara critica James B. Cole, profesor de la Universidad de Tsukuba. Cuatro años después de Fukushima, el debate nuclear sigue abierto. Enganchados a la energía nuclear ¿Cuántas centrales nucleares hay? Japón tiene 17 centrales nucleares con 54 reactores y se están construyendo tres más. Pero hay que descontar los seis de la planta de Fukushima 1, inutilizados por el tsunami de 2011, y otros cinco que serán desmantelados por tener más de 40 años. Desde el pasado día 10, solo está funcionando un reactor de la central de Sendai, en la isla de Kyushu, que encenderá su segunda unidad en octubre. Zona evacuada a 20 kilómetros de la central por la radiactividad P. DIEZ ¿Cuántas centrales serán reconectadas? Tras el establecimiento de unas normas de seguridad más estrictas para impedir otro accidente como el de Fukushima, 25 reactores de 15 centrales han solicitado su puesta en marcha a la Autoridad Regulatoria Nuclear. La vida vuelve a la zona evacuada por la radiación Cuatro años después del accidente se han reabierto varios pueblos abandonados P. M. DÍEZ FUKUSHIMA ¿Cuánta electricidad generará la energía nuclear? Antes del desastre de Fukushima provocado por el tsunami de 2011, la energía nuclear generaba un tercio de la electricidad de Japón. En 2030, será entre el 20 y el 22 por ciento. ¿Cuánto aportan otras energías? Casi el 90 por ciento de la energía que consume ahora Japón depende de combustibles fósiles importados como gas natural licuado (43,2 por ciento) carbón (30,3 por ciento) y petróleo (13,7 por ciento) ¿Qué ocurrió tras Fukushima? Japón se ha visto obligado a aumentar sus importaciones energéticas para paliar la suspensión de las centrales nucleares y su déficit comercial ha subido hasta 13,8 billones de yenes (100.500 millones de euros) durante 2013- 2014. ¿Qué papel tienen las renovables? Las energías renovables, que ahora generan el 10 por ciento de la electricidad, aportarán entre el 22 y el 22 por ciento en 2030. Destacarán la energía hidroeléctrica (8,8- 9,2 por ciento) y la solar (7 por ciento) Cuatro años después del tsunami que arrasó la costa nororiental de Japón y golpeó a la central nuclear de Fukushima 1, la vida vuelve a la zona muerta que fue evacuada en 20 kilómetros a su alrededor. Debido a las fugas radiactivas que liberaron los tres reactores fundidos de la siniestrada planta, que se sobrecalentaron al averiar las olas gigantes sus sistemas eléctricos de refrigeración, 80.000 residentes que vivían en los municipios vecinos tuvieron que salir a la carrera. Entre ellos, los más afectados por la radiación son Okuma y Futaba, donde se levanta la central, pero otras zonas más alejadas ya han sido descontaminadas y el Gobierno nipón ha autorizado el regreso de sus habitantes. El año pasado, el primer pueblo reabierto fue Miyakoji, a 17 kilómetros de la planta atómica. En septiembre, las autoridades tienen previsto levantar la orden de evacuación sobre Naraha, una localidad situada entre cinco y diez kilómetros de la central. Entre la ilusión por regresar a sus hogares y el miedo a la radiactividad, sus vecinos se preparan para recuperar de nuevo sus vidas tras pasar los últimos años alojados en refugios temporales o en apartamen- tos alquilados en otros lugares. Para ello, han contado con una pensión mensual de 100.000 yenes (719 euros) pagada por Tepco, la eléctrica propietaria de Fukushima. Además, la compañía ha abonado otras indemnizaciones anteriores gracias a los fondos públicos aportados por el Gobierno, que ha destinado 7,07 billones de yenes (50.866 millones de euros) para salvarla de la ruina. El primer ministro, Shinzo Abe, se ha propuesto recuperar la normalidad en la zona evacuada de Fukushima durante los dos próximos años, pero muchas zonas aún deberán permanecer cerradas durante décadas por su alta radiactividad. Radiación aún elevada En medio de este escenario apocalíptico de pueblos desiertos y vigilados por guardias protegidos con máscaras, se ha reabierto una carretera para no dar un rodeo a la costa y algunos establecimientos han recuperado su actividad. Pero el grupo ecologista Greenpeace advierte del riesgo que entraña volver a estas zonas porque sus niveles de radiación siguen siendo superiores a lo normal aunque hayan bajado. En la cercana central de Fukushima 1, que ABC visitó en abril, trabajan 7.000 operarios que, pertrechados con trajes especiales y máscaras, luchan por contener la radiación y desmantelar sus reactores. A la espera de inventar la tecnología apropiada para retirar el material nuclear fundido de sus reactores, se calcula que los trabajos en la planta durarán 40 años.