Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 INTERNACIONAL LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es internacional ABC SALVADOR SOSTRES Un funcionario británico iza la bandera del Reino Unido ayer en Teherán LA MENTIRA QUE VENDRÁ Lo peor del populismo nunca es lo que hay, sino lo que vendrá. Es una metástasis que alcanza a todos los órganos sin dejar ni uno sano E l problema de las mentiras populistas es que cuando una cunde ya se está gestando la siguiente y así sucesivamente. La aplicación imposible de las falsas promesas deja a su paso un ejército de tramposos y decepcionados. Los tramposos intentan aprovecharse de la buena fe de quienes en ellos confiaron. Los decepcionados se sienten más puros que sus predecesores, se presentan como alternativa inmaculada y cuando ganan y entienden el mecanismo, y la vacuidad de su planteamiento original, se vuelven cínicos e intentan salvarse- otra vez vuelta a empezar- a costa de los sueños de los que no saben soñar. Lo peor del populismo nunca es lo que hay, sino lo que vendrá. El populismo es una metástasis que a todos los órganos alcanza, hasta que ya no queda ninguno sano. Las sociedades enfermas de populismo pierden lentamente su capacidad de reaccionar, y se hunden en el caos y en la desesperanza cada día un poco más. No hay que decirle a la gente que tiene razón cuando no la tiene. La democracia es estéril si no sabes usarla. Lo hemos visto en el ridículo referendo de Tsipras y en las primaveras árabes. Lo hemos visto con Zapatero, el único mal presidente que ha tenido España. A la gente hay que decirle la verdad y hacerla corresponsable de cada circunstancia para poder juntos superarla. A la gente hay que alzarla, pero no como víctimas en las plazas, sino como soldados en el centro de sus vidas, para que aprendan a sostenerlas y a mejorarlas. El populismo es siempre la mentira siguiente a la que ahora te están contando. Tsipras y luego Varoufakis. Syriza y luego su escisión todavía más estúpida, con los griegos de fondo, idiotizados. La solución siempre está en el sistema, en el cauce, en el mundo pacífico y ordenado que necesito yo y necesitas tú para poder desarrollar nuestro genio, nuestro esfuerzo y nuestra ansia; y vivir otro día, y otro más, para lucharlo y ganarlo. REUTERS La bandera británica ondea de nuevo en Irán cuatro años después Londres cerró su Embajada en Teherán en 2011 tras sumarse a las sanciones contra el programa atómico MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL EN JERUSALÉN Asalto a la Embajada 29 de noviembre de 2011. Un grupo de estudiantes universitarios asalta la Embajada de Londres en Teherán en protesta por la decisión británica de sumarse a las sanciones internacionales contra el programa atómico iraní. El personal diplomático logró huir y no ser retenido como le ocurrió en 1980 a los norteamericanos El pacto nuclear entre Irán y el grupo del 5+ 1, formado por Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China, Francia y Alemania, reabre las puertas de la república islámica al mundo. Cuatro años después del asalto a la Embajada del Reino Unido por parte de centenares de estudiantes universitarios según los definieron los medios oficiales aquellos días, el ministro de Exteriores británico, Philip Hammond, asistió al izado de nuevo de la bandera de su país en el jardín de la legación situada en la calle Ferdowsi, la arteria principal del cambio de divisas en la capital. Una ceremonia que tuvo su réplica en Londres, donde los iraníes también reabrieron su embajada poniendo punto y final a una tensión cuyo origen fue la decisión de Londres de sumarse a las sanciones económicas contra los iraníes a causa de su programa atómico. La primera respuesta fue la decisión parlamentaria de rebajar el nivel de relaciones diplomáticas y la expulsión del embajador en un plazo dos semanas, 24 horas después el sector más duro de la calle irrumpió en la legación británica ante la pasividad absoluta de la fuerzas del seguridad. El conflicto atómico es pasado y el futuro se llama impulso al comercio y la inversión una vez que las sanciones sean levantadas según anunció Hammond en un escenario en el que en noviembre de 2011 la cara radical del ré- REUTERS gimen gritó muerte al Reino Unido pisoteó retratos de la Reina Isabel II, quemó la enseña nacional y calificó la legación de nido de espías la misma frase que emplean para la de Estados Unidos, que se encuentra en una calle cercana. Caso de EE. UU. En el caso de los estadounidenses la posible apertura de su legación, cerrada a cal y canto desde la crisis de los rehenes de 1980, no será tan sencilla porque en los últimos años el régimen la ha convertido en un museo contra el imperialismo y en centro de estudios para la élite de los basiyíes, organización paramilitar creada por el Imam Jomeini durante la guerra con Irak con el objetivo de promover los valores del chiísmo en la sociedad. Londres calificó aquel asalto de atropello y evacuó lo antes que pudo a sus diplomáticos, que tuvieron que huir junto al resto del personal por una puerta trasera para no arriesgarse a ser retenidos como rehenes en una situación similar a la sufrida en la embajada de EE. UU. Las cosas han dado un giro radical y a Hammond le esperaba una delegación encabezada por el ministro de Exteriores, Javad Zarif. En un principio, ambos países mantendrán las relaciones a nivel de encargado de negocios y no nombrarán de momento embajadores.