Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 ESPAÑA LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es españa ABC Salva la vida al aterrizar con los consejos que recibió por teléfono Su marido falleció mientras pilotaba el ultraligero y ella llamó a unos amigos CRISTINA AGUILAR JAENES SEVILLA Kika y José tenían por delante una apacible jornada para descubrir, a vista de pájaro, el maravilloso paisaje que va dibujando el Guadalquivir desde Alcalá del Río. Como casi todos los fines de semana, junto a otras parejas de su club de vuelo, partieron desde el aeródromo de Ilipa Magna, en el municipio sevillano, rumbo a Trebujena (Cádiz) donde harían una parada antes de volver al punto de partida. Lo hacían pasadas las diez de la mañana en su motovelero, un Sinus de la marca Pipitrel. A las doce y media, el grupo decidió partir hacia Sevilla. Kika y José salían los últimos. No vimos nada extraño. Estuvimos charlando con ellos en la parada en Trebujena. Todo era normal cuenta Antonio, amigo de la pareja, que también es piloto y controlador aéreo. Poco duraría lo placentero de la excursión. A las 12.39 horas, después de salir del aeródromo de la localidad gaditana, una llamada al teléfono de Antonio haría saltar todas las alarmas. ¡Antonio, por Dios! José se ha muerto y yo no sé volar! le decía Kika. El pánico y la histeria se habían apoderado ya de esta mujer que, aun conociendo técnicas de vuelo, no atinaba a manejar el ultraligero. Sin pensárselo, Antonio y Juan José, que ya habían guardado en el hangar el ultraligero, lo volvieron a sacar y salieron rápidamente para buscar a Kika y socorrerla desde el aire. El centro de control, que dirige el espacio aéreo andaluz, también recibió la llamada de auxilio de Kika. Fran Gonzálvez, que ayer cubría el puesto de aproximación desde las siete y media de la mañana hasta las tres de la tarde, se encargó del S. O. S. de la aeronave. Nos llegó el MayDay de Kika, un mensaje que se lanza cuando existe un peligro inminente. No sabíamos quién estaba llamando porque no se había producido comunicación previa (la aeronave carecía de sistema de radar) Sólo sabíamos que teníamos a una mujer con un ataque de histeria brutal a la que teníamos que calmar Cuando Fran supo de qué se trataba, asignó a Kika una frecuencia sólo para ella, de este modo ningún otro avión podría interrumpir la comunicación. A las 13.20 horas, el aeropuerto de San Pablo cerraba el espacio aéoreo, desviando cuatro vuelos que provenían de Palma de Mallorca, Pisa, Castellón y Lisboa, a Jerez. Entre idas y venidas de momentos de pánico, Fran pudo dar indicacio- Los héroes Arriba, Antonio y Juan José, que escoltaron a Kika hasta momentos antes de la caída del ultraligero. Junto a estas líneas, el controlador de aproximación que la guió nes a Kika para que se dirigiese a San Pablo. Antonio, mientras tanto, pudo interceptar a Kika a la altura de Carmona. Se colocó junto a ella para que lo viera y se tranquilizara, y entre Fran y él le fueron comunicando por radio qué tenía que hacer para aterrizar. Al mismo tiempo, el helicóptero de la Dirección General de Tráfico, el Abeja se sumó al rescate escoltando a Kika. En él viajaban un piloto de la DGT y un cabo de la Guardia Civil. Finalmente, Kika aterrizó como pudo en un campo de naranjos. Su marido, efectivamente había fallecido. Ella fue rescatada y evacuada al hospital Virgen del Rocío, donde los médicos constataron que sufre un politraumatismo grave además de quemaduras leves, si bien está estable y consciente. Campo de naranjos donde aterrizó el ultraligero, ayer en las cercanías de Sevilla JUAN JOSE UBEDA Sabía volar, pero sin licencia Kika, a la que se puede ver junto al Sinus estrellado ayer en la imagen de la derecha, había recibido cursos de vuelo experimentado hacía algunos años, no obstante, no había conseguido obtener la licencia de vuelo. El Sinus que tenía la pareja es una aeronave de grandes prestaciones que permite parar el motor en vuelo y planear. Con él habían viajado recientemente a los Pirineos. Su compañero, José, tenía más de veinte años de experiencia como piloto. Pero la tragedia se cernió sobre esta pareja, que encontró en su afición el peor momento de sus vidas.