Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ABCdelDEPORTE Atletismo Mundial de Pekín LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es deportes ABC Relámpago Bolt es eterno El jamaicano gana la final de 100 metros a Gatlin con su mejor marca del año (9,79) M. Á. BARROSO Bolt saBolt saluda al público del Nido del Pájaro tras su victoria presionante racha sin derrotas (la última era de septiembre de 2013) Después de encadenar 27 victorias tanto en 100 como en 200, este curso incluía en su hoja de servicios los mejores registros en ambas distancias: 9,74 y 19,57. Le faltaba derrotar a su rival jamaicano. No pudo conseguirlo. Hacía falta la mejor versión del Relámpago un tanto gripado en los últimos tiempos, para doblar el pulso a Justin Gatlin, impetuoso a sus 33 años, dos veces castigado por tramposo, el malo de la película, que acudía a la cita de Pekín con las mejores marcas de la temporada y los ojos inyectados en sangre. Jamaica contra Estados Unidos, el duelo del vértigo. Y Usain Bolt derrotó a Gatlin y al escepticismo de los analistas en la final de los 100 metros lisos del Mundial de Pekín, engordando una leyenda que ya suma seis oros olímpicos y nueve mundiales (es el atleta con más medallas doradas en la historia de estos campeonatos) Su competencia es ya con los más grandes deportistas de siempre y todavía no ha cerrado este capítulo de su vida. Puedo correr más rápido Y eso que Bolt sufrió lo suyo en la semifinal por culpa de un tropezón en la salida, dejando con el alma en vilo a los aficionados. Los 100 metros son un fogonazo, pero los prolegómenos regalan una teatralidad que es difícil de superar en otras pruebas atléticas. La carrera empieza, en realidad, unos minutos antes. Guiños y muecas que quedan para siempre en el recuerdo. Y en esto Bolt es un maestro. Ensayó esta vez un gesto de incredulidad cuando, en el arcén de la pista, un pianista chino tocó un teclado sin ton ni son durante unos segundos en los instantes previos a la carrera. Pero ni eso le despistó de su misión. Con una salida que él definió como patosa lideró la estampida y aguantó el arreón final de Gatlin. No se mostró exultante como otras veces, tal vez por la fuerza de la costumbre. Sí hizo la pose del arquero, como es reglamentario. Se puede decir que estuve fuera de tono. Puedo correr más rápido afirmó tras su victoria. Muy estilo Bolt. Mi objetivo es ser el número uno hasta que me retire Gatlin, por su parte, aseguró que en los últimos cinco metros he tropezado un poco y he perdido mi ritmo. Me ha ganado en la misma línea un grande, pero aún me quedan más carreras buenas Como estos enormes atletas suelen evitarse en reuniones (incluso las muy bien pagadas de la Liga de Diamante) la próxima estación, quizás la última para ambos, será Río 2016. Fiable en estas citas Bolt nunca falla en las ocasiones especiales, arruinando dimes y diretes sobre su estado de forma, y ganó la carrera con su mejor marca del año, 9,79. Segundo fue un frustrado Gatlin, que llegó un suspiro más tarde (9,80) después de un agónico esfuerzo de remontada. Se le quedó corto el hectómetro. El bronce lo compartieron el estadounidense Trayvon Bromell y el canadiense Andre de Grasse con un registro de 9.92. El futuro de la velocidad. En la capital china, en el Nido del Pájaro que vio nacer la era Bolt en 2008, el atleta más importante de la última década (no solo por sus récords y éxitos, sino porque ha sido el rostro amable de un deporte muchas veces manchado por el dopaje) venía cargado de dudas después de una temporada con problemas físicos y marcas discretas para su estratosférico nivel. Enfrente, Gatlin llegaba con una im- REUTERS Fotogalería con las mejores imágenes de la final de 100 metros BUENA SALIDA EN CABEZA APRETADO FINAL Aunque el propio Bolt la definió como patosa tal vez por el recuerdo del tropezón que tuvo en la semifinal, lo cierto es que el jamaicano arrancó bastante bien. Su envergadura suele penalizarle en este delicado momento La potente zancada del plusmarquista mundial (9,58 en Berlín 2009) le pone al frente de la carrera casi desde los primeros metros. Bolt ya miraba de reojo hacia su derecha, donde Justin Gatlin empezaba a apretarle En las últimas zancadas da la impresión de que el estadounidense puede alcanzarlo, pero Bolt resiste y gana la final con un tiempo de 9,79. Gatlin, de nuevo derrotado por el genio, cruza la meta una centésima después