Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es andalucia ANDALUCÍA 33 Cuando un niño habla de abusos, en el 90 de los casos es verdad ENTREVISTA Carmen de Manuel Psicóloga clínica de la Unidad de Salud Mental Infantil del SAS Su cuento, con el que prepara a los niños maltratados frente a los tribunales, ha sido distinguido por la Agencia de Calidad CRISTINA MARZÁN CÁDIZ Después de su larga trayectoria como psicóloga infantil en la Unidad de Salud Mental del hospital Puerta del Mar, Carmen de Manuel ha sido distinguida por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía por su obra Yo también estuve aquí Un cuento destinado a niños que han sido víctimas de malos tratos y que tiene como objetivo preparar a estos menores para declarar ante los tribunales de Justicia sin que su comparecencia les traumatice. ¿En qué momento se plantea este proyecto? Surge de la necesidad porque llevo muchos años trabajando con niños maltratados que debían ir a juicio por su propio maltrato y tenían que declarar sobre lo que les habían hecho. Me hacían muchas preguntas, estaban muy nerviosos y lo pasaban muy mal. Entonces, empecé a hacer dibujos: de la toga, porque no sabían que era, la sala de juicios... Esos dibujos los empecé a guardar y me servían de un niño a otro; luego los coloreé, grapé y me planteé la idea, hasta que el delegado de Salud, que por entonces era Hipólito García, propuso que lo publicase la Consejería. Tomó cuerpo con un prólogo, una introducción y, desde entonces, no sólo lo uso yo, sino también todos los compañeros que trabajan con niños en estas situaciones. ¿Y cómo se prepara a un niño ante esta lamentable circunstancia? Lo primero es saber qué le daña a un niño en su paso por el juzgado. Ya hay muchas investigaciones sobre qué elementos les crean más estrés, que suelen coincidir con los de los adultos y es por ejemplo el caso de la toga. Imagina entrar en una sala, por ejemplo en la Audiencia, con nueve personas de toga, de negro, ambiente formal y frío, distante y desconocido. ¿Qué daña? Lo desconocido. También les produce estrés no saber qué les van a preguntar porque para ellos, es como un examen. Y esto es importante; que sepan que no pasa nada si les preguntan algo que no saben. En esto se les prepara, en que digan no sé y que no se lo inventen porque lo importante es conocer la verdad de lo que les ha pasado. Y si no entienden la pregunta, que lo digan, ya que a veces se les pregunta con el argot judicial; un lenguaje que no es adaptado por jueces, fiscales o abogados. Entonces yo preparo a los niños para que puedan decir, repítanmelo y así que cuenten todo lo que recuerden. ¿Estos niños suelen ser testigos de violencia o niños maltratados? Son dos cosas diferentes que a veces se superponen pero hablamos de niños maltratados. Especialmente, el cuento fue creado para niños con una forma específica de maltrato, que es el abuso sexual. Hay niños que han sufrido esa agresión sexual que también ha padecido la madre, y otras veces no. No significa niño abusado, madre abusada. No van de la mano, a veces se asocian, pero no necesariamente. Y tampoco hablamos de la relación con la pobreza, la exclusión social, el hacinamiento... porque el abuso sexual La autora, con la segunda de sus obras Palabras Prohibidas LA VOZ Fantasear Hoy sabemos que los niños no pueden fantasear con lo que no conocen es de las formas de maltrato que no conoce fronteras. Se da en todas las capas sociales, en todos los estratos, culturas, religiones... ¿Hablamos entonces de un problema reciente, de toda la vida o desconocido? ¿Cuál es la percepción? Los niños antes no declaraban porque no se consideraban testigos válidos porque mentían, fantaseaban, y hoy sabemos con datos científicos, con datos de la investigación, que los niños no pueden fantasear con lo que no conocen. Un niño de 5 años, cómo va a fantasear con una eyaculación; ha tenido que conocerla. Y no son más mentirosos que los adultos; casi me atrevería a decir que incluso son menos. Pero como se tiene aún la idea de que no son testigos válidos... Para un niño del que se ha abusado, el juzgado solicita la credibilidad de su testimonio, que es una prueba forense específica que hace el psicólogo para determinar si lo que el niño cuenta es cierto, o no. Y la mayor parte de las veces, con más de un 90 según las investigaciones, cuando el niño dice que ha sido abusado, es verdad. Sin embargo, cuando un agresor ha agredido a un niño la mayor parte de las veces, dice que es mentira, que es falso.