Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS HUGHES Sanidad Rey Heredia EL LADRILLO na de las cosas que más se escucha últimamente es lo de que nos van a cambiar el modelo productivo. Llevamos años ya con esa amenazante promesa. Y entre que nos cambien la Constitución o que nos cambien el Modelo, no se sabe muy bien qué elegir. La manera para cambiarlo, no la sabemos; quién tomará la decisión, tampoco. En el mejor de los casos, si se profundiza, contestan que se invertirá más en educación. Pero mientras esperamos los resultados de la educación, y si tenemos que ajustarnos a los primeros meses de gestión autonómica y municipal de los nuevos gobiernos, lo que hay es una frustrante falta de novedades. Tras años criticando el modelo neoliberal del ladrillo, los gobiernos de izquierdas no parecen ir mucho más lejos. No se ve el silicio por ninguna parte, ni los michochips, no se advierten revoluciones energéticas. ¿Dónde están esos científicos locos por regresar? Sólo ladrillo, aunque ladrillo público. El caso de Manuela Carmena es revelador. Lo decepcionante no es que corte florecillas o el coste de su chalé, lo que descorazona es que, pasados unos meses y superado el fiasco de la hambruna infantil indocastiza, lo único que se le escuche a la alcaldesa tenga que ver con el ladrillo. ¿Pero no era el modelo a eliminar? Que si abrir edificios a okupas y asociaciones, que si reformar edificios del centro, que si el parque público de viviendas... La alcaldesa parece la dueña sonriente de una enorme pensión municipal. Se desmoronan edificios y ella rápidamente se persona ofreciendo alojamiento. Tengo habitaciones, oiga Es un poco Doña Piso, el aspaviento inmobiliario. En realidad, su política se basa en ofrecer más inmueble. Público, social, como se quiera, pero lo único que en términos generales ha sabido ofrecer es la vaga esperanza del ladrillo municipal, con la diferencia de que eso no crea empleo. Es la redistribución del piso. Y al final es como si estuviéramos atrapados en la construcción. Como si no nos interesara otra cosa y no supiéramos hacer más que eso. Hay un fondo atávico, masónico, de viejos constructores de catedrales... ¡A ver si Franco al final tenía razón y somos todos unos masones! ¡Una francmasonería pero de constructores incansables de pisitos! Porque el español no sale de eso y de un modelo casi liberal de ladrillo quieren pasarnos a un ladrillismo burócrata- intervencionista- ternurista. Ahora vuelve a moverse lo inmobiliario y fluye un poquito el dinero, pero en lo hondo también late una tristeza por ver los límites de nuestra economía, que es una economía mudéjar, cerámica, y luego muy socializante, porque de fondo está siempre la satisfacción final, doméstica, del español con su piso. ¿Acaso pensaban que haciendo discursos íbamos a salir convertidos en Corea del Sur? Cuando se ve a esos jóvenes entrepreneurs de las startups haciendo apps se les mira con admiración, pero al final siempre surge una voz: Pero en algún sitio os tendréis que meter, ¿tenéis un piso? ¿Qué es el turismo y la segunda residencia extranjera sino una exportación de pisos? ¿Cuánta gente no pasa los domingos viendo pisos, o entrando en Idealista? ¿Pero es que se puede hacer algo mejor que comprar un piso si se tiene dinero o endeudarse para adquirir uno si no se tiene? Es piso o nihilismo. Y lo que el utilitario fue para Estados Unidos y el capitalismo mundial, lo fue el pisito para el español. Es el elemento clave, moral, familiar, emancipatorio que además mueve la economía. Lo propio de un capitalismo social de origen católico. Por eso la socialdemocracia, finalmente, se tendrá que reconciliar con el ladrillo. Dudas sobre las listas de espera La sanidad pública es una de las primeras partidas presupuestarias que se resienten cuando llega una crisis. Pese a los recortes, la Junta presume de unos datos de listas de espera en intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas y consultas externas que los sindicatos ponen casi unánimemente en duda. Según sus estadísticas, los cordobeses solo tienen que esperar 51 ó 59 días para pasar por quirófano, segun la intervención. Los sindicatos dudan de esos datos y de la transparencia del Gobierno andaluz al darlos. Podemos ataca al PSOE, no a IU El grupo municipal de Ganemos criticó ayer la contradicción del PSOE que, por un lado, legaliza la situación del Rey Heredia desde el Ayuntamiento y, por otro, lo multa desde la Junta. La nota de Ganemos no dice ni pío sobre IU, que también forma parte del gobierno municipal. La coalición de izquierdas se ha puesto de perfil con respecto a la multa al Rey Heredia, que tuvo todo un conflicto con el Ayuntamiento en el mandato anterior y que para IU tiene un simbolismo especial. La primera medida de IU en el área de Infraestructuras fue pintar el colegio. ¿Por qué se olvida Ganemos de IU? U Mari Ángeles Luna ABC CARTAS AL DIRECTOR ¡Un ciclista se detiene en un semáforo! El otro día soñé que veía en Córdoba a un ciclista parado ante un semáforo rojo, esperando a que se pusiera verde para continuar su marcha. Cómo sería la cosa de insólita que los peatones que pasaban por el paso de cebra e incluso los automovilistas parados en el semáforo, le pedían autógrafos y se hacían selfies con él, como si fuera un artista de cine. La Policía Local fue avisada urgentemente, se dejó el semáforo fijo en rojo, la alcaldesa de Córdoba convocó un pleno urgente en el ayuntamiento, -viniendo hasta los concejales que estaban de vacaciones- y se le impuso al ciclista allí mismo, ante el semáforo, la medalla de oro al civismo ciudadano. El jefe de la Policía Local le dijo, confidencialmente, que ya podía circular por Cruz Conde y otras zonas peatonales de Córdoba como le diera la gana, o sea como hacen siempre los ciclistas, que no lo pensaban multar, o sea como hace siempre la Policía Local. Cuando desperté del sueño me di cuenta que, salvo lo de que un ciclista se pare en un semáforo en rojo, lo demás podía ser perfectamente real, al menos en Córdoba. CARLOS RUIZ ALCAIDE CÓRDOBA Ridículo ante la justicia De mirar para otro lado el portavoz de los socialistas acusa, nada menos que a la Fiscalía General del Estado. Motivo: no haber atendido su denuncia al Partido Popular, presentada antes de que el ministro del Interior dijera lo que ellos iban a denunciar. El portavoz tuvo la desfachatez de ausentarse del Congreso cuando el ministro se explicaba, en un alarde de mirar para otro lado. No explica Antonio Hernando su verdadero móvil. Si fuese cierta la denuncia del PSOE habría unos delitos ocultos de la Fiscalía, que el propio Hernando está obligado a aclarar que los aclare sin mirar solamente a los intereses de su partido. Y de paso a decirnos si hay certeza en la frase de Fernández Díaz: ustedes están a lo que están pero no a saber, ni decir, la verdad Así, señores profesionales de la política no se va a regenerar la vida democrática que tanto dicen querer y que es lo que de verdad interesa a los españoles. Hay que mirar para el lado de la verdad, le duela a quien sea. GINÉS ALCARAZ MADRID Odio de la izquierda al mundo judío La izquierda en España está convencida, al igual que lo están los enemigos más cercanos geográficamente a Israel, de que los judíos son culpables de todos los males y que, naturalmente, Israel no tiene derecho a existir. El odio al judío corre por la sangre del cuerpo ideológico de la izquierda nacional. Y ese odio, que no aminora, sino que crece y adquiere cada vez más virulencia, incluso recibe la bendición en muchos medios de comunicación. La crítica a la gestión del Gobierno democrático de Israel es perfectamente cuestionable, como lo es el rechazo a la política de cualquier otro estado. Lo que sin embargo es desatinado es que la izquierda llamada democrática aplauda y asuma como saludable la judeofobia (León Pinsker, 1882) a la que no desea poner freno porque piensa que en ese caladero de pirañas hay un buen puñado de votos que no puede desperdiciar en su afán por echar del poder al PP No olvidan pero arrin. conan en la cabeza para que no moleste que Israel es la frontera que nos separa del abismo y nos defiende ante la bestia que tiene como único objetivo terminar con la existencia de la Europa todavía confortablemente instalada en la misma democracia que, por suerte, impera en Israel desde 1948, fecha de su fundación. En la primera línea de fuego se encuentra Israel, y muchas veces en una inmensa e incomprensible soledad. El acoso al judío no ha terminado. El cantante Matisyahu lo ha sufrido estos días atrás. La izquierda no está dispuesta a aceptar que Israel vive en un régimen de libertades. LORENZO DE ARA MADRID Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.