Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 24 DE AGOSTO DE 2015 abc. es ENFOQUE 5 Un jornalero vuelca una cesta en un contenedor durante uno de los primeros días de la época de recogida de la uva en Francia EFE GUILLAUME HORCAJUELO ÁLVARO YBARRA PACHECO Director de ABC de Sevilla ANDALUCÍA, FRACASO COLECTIVO Tras más de treinta años de autonomía los temporeros andaluces en Europa han pasado de constituir la mitad del colectivo a representar el 75 por ciento ás de treinta años después los andaluces siguen siendo mayoría en el contingente de temporeros que se marcha a Francia a las campañas de recolección de uvas, manzanas o peras. Lo contaba ayer en un reportaje de Romualdo Maestre en ABC, Francisco Ponce, un manijero de Alcalá del Valle que lleva 37 años emigrando a Francia para buscarse la vida: Mi pueblo es lo que tiene. Como no hay fábricas a las puertas de nuestras casas como ocurre en otras regiones nos tenemos que marchar Tras más de treinta años de autonomía los temporeros andaluces en Europa han pasado de constituir la mitad del M colectivo de jornaleros emigrantes a representar ya el 75 por ciento de los quince mil españoles que se van a la vendimia de Francia. Todo un logro. Eso sí, en los últimos años ha cambiado el perfil de los trabajadores eventuales. Ahora hay más gente joven, más profesionales de otros sectores diferentes al agrario y hasta un 8 por ciento de graduados superiores. Más cualificación profesional para un porcentaje de paro sobre la población activa muy similar al que existía por los años finales de la década de los setenta, cuando el cura Diamantino, de Los Corrales, lideraba la cuadrilla jornalera. En Andalucía, como en la máxima lampedusiana, ha cambiado todo en los más de treinta años de autonomía para volver al mismo sitio, a la misma condición de farolillo rojo de las listas de las regiones europeas del paro. Precisamente ese es el gran fracaso de la autonomía andaluza. Todos los fondos europeos que hemos recibido a lo largo de estos años por nuestra condición de región subdesarrollada no han servido para cambiar la estructura productiva de la Comunidad. Las cifras de paro siguen ahí, las más altas de Europa, desafiando una y otra vez los planes de empleo, los eslóganes de la Andalucía imparable de la la segunda modernización, el tiempo nuevo en que ahora nos encontramos. ¿Se cansarán alguna vez los andaluces de viajar siempre en el furgón de cola? Con una sociedad civil adormecida por un régimen clientelar el cansancio no será suficiente para revertir la situación. Hora es ya de que asumamos que la autonomía andaluza, con todos sus indiscutibles avances y mejoras, ha sido un fracaso colectivo, una oportunidad perdida, un cambiarlo todo para que todo siga siendo lo mismo. aybarrapacheco