Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es estilo ARTE ABCdelVERANO 79 Inéditos en España Sol LeWitt: viaje definitivo al centro del arte conceptual talaciones del Wall Drawing en la Yale University Art Gallery, y Benjamin Weil, director artístico del Centro Botín) se despliega el modo rompedor que el estadounidense tenía de concebir el arte, emparentado directamente con aspectos semióticos y lingüísticos. Cada muro cuenta una historia diferente. EnconINÉS MARTÍN RODRIGO traba inspiración allá donde miraba y SANTANDER nunca le intimidó un reto explica HoSol LeWitt (1928- 2007) realizó su primer gan. El curator se detiene, emocionado, dibujo mural en 1968, en la pared de la ante Wall Drawing 821 A la primera galería Paula Cooper, en Nueva York. No obra mural que el artista ejecutó con pinfue una prueba ni un tanteo. Era Arte. tura acrílica (está fechada en marzo de En mayúsculas. Al trasladar el dibujo 2007, poco antes de su muerte) escogi (entre 1968 y 2007 creó más de 1.200) del da para recibir y despedir al visitante. papel a un espacio arquitectónico, el ar- LeWitt estaba muy abierto al trabajo tista dio un paso radical en su conde otra gente por lo que nuncepción. Y fue un paso tan imca dudó en establecer diáloRompedor portante para la técnica como gos creativos, poniendo su Su modo de lo que Jackson Pollock hizo labor en manos de jóvenes concebir el arte con el dripping en la pintuy veteranos. Para la muesestaba unido a ra. Sin pretenderlo, LeWitt tra de la Fundación Botín aspectos se convirtió en uno de los pafueron seleccionados 15 semióticos y dres del arte conceptual. Una (se presentaron 459) artislingüísticos figura un tanto difusa a la que tas y estudiantes (nacidos la Fundación Botín dedica en Sanentre 1965 y 1991) que se entander la muestra Sol LeWitt. 17 Wall cargaron de ejecutar los murales de Drawings. 1970- 2015 que permanece- nuevo. Todo los pasos seguidos, como rá abierta hasta el 10 de enero. Se trata LeWitt los concibió en su momento, son de la exposición más importante dedi- importantes. Sus instrucciones eran cada en España a los murales del artis- siempre muy precisas, aunque dejaba ta, compuesta por 17 monumentales di- espacio a la libertad: en Wall Drawing bujos (16 inéditos en nuestro país) y rea- 118 la única exigencia era partir de 50 lizada en colaboración con la Yale puntos aleatorios relacionándolos con University Art Gallery y The Estate of líneas. El proceso creativo está por enSol LeWitt. En su recorrido, junto a los cima del resultado final. Aunque defencomisarios (John Hogan, director de ins- día que la obra de arte ya existía antes 16 de los dibujos (arriba, Wall Drawing 413 y Wall Drawing 614 son inéditos La Fundación Botín acoge una gran muestra con los dibujos murales del estadounidense La ejecución 15 artistas fueron elegidos para ejecutar los murales de LeWitt de su materialización, su ejecución era fundamental, y de la evolución de su trabajo se desprende su compromiso. Es el caso de Wall Drawing 413 mural creado con cuadrículas pintadas con aguadas de tinta de colores (gris, amarillo, rojo y azul) que se cruzan e invierten, y cuyo resultado es una cuadrícula superior de veinticuatro conjuntos. Las paredes se relacionan siguiendo una especie de partitura emocional en la que destaca, sobre todo, Wall Drawing 46 Ese mural, imponente, fue ejecutado en mayo de 1970, pocos días antes de la muerte de la artista Eva Hesse No te preocupes por parecer cool le dijo en una de las cartas que le envió) buena amiga de LeWitt, que lo concibió como homenaje. En él, el artista introduce, por primera vez, líneas de lápiz irregulares, que nunca debían ser rectas ni tocarse. La sensación, asombrosa, es que el muro llora la pérdida del ser querido, con lágrimas que LeWitt derramó sobre la pared. Los artistas conceptuales son más místicos que racionalistas. Llegan a conclusiones que la lógica no puede alcanzar anotó en la primera de sus Sentencias del Arte Conceptual (1969) Una lección que el mundo artístico tardó en asimilar (ya no digamos aprender) y que, ocho años después de su muerte, se despliega en la Botín como un mantra delicado, casi imperceptible, pero hermoso.