Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es estilo GENTE ABCdelVERANO 75 En el centro de la foto Patricia Llosa, rodeada por sus hijos, Morgana y Gonzalo, y sus seis nietos. Álvaro se suma hoy al clan FOTOS: ABC Cumbre del clan Vargas Llosa Los hijos y nietos del Nobel se van de vacaciones con Patricia Llosa El escritor e Isabel Preysler ya están descansando fuera del país, en paradero desconocido MARTÍN BIANCHI MADRID El clan Vargas Llosa el premio Nobel de Literatura, su mujer y sus tres hijos siempre se han hecho llamar así en la intimidad- -se junta dos veces al año: en julio, para disfrutar de las vacaciones estivales en España, y en diciembre, para festejar la Navidad en Perú. Son encuentros muy importantes ya que los tres hijos del matrimonio viven desperdigados por el mundo (una en Madrid, otro en Washington y otro en Londres) y esos días que pasan juntos han ayudado a que la prole se mantenga unida a lo largo de las décadas. El clan consiste o consistía en Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa; su hijo Álvaro y su esposa, Susana, y sus hijos Leandro y Aitana; Morgana, su esposo Stefan y sus hijas, Isabela y Anais; y Gonzalo y sus hijas, Josefina y Ariadna. Todos ellos están ahora juntos veraneando en una isla del Mediterráneo (Álvaro aterrizará hoy con los suyos) Todos, con excepción del patriarca. Esta es la primera vez que uno de los miembros claves- -el pater familias -no se encuentra presente en una de las cumbres anuales de la dinastía más famosa de Perú. Ese es el lado más triste y doloroso para la familia de Mario, ya que él siempre ha sido una pieza fundamental en estas reuniones, por la relación excelente que siempre ha tenido con sus tres hijos, así como con su yerno (Stefan) su nuera (Susana) y sus nietos, que le adoran y admiran dice un amigo íntimo de los Vargas Llosa. Según esta fuente muy próxima a la familia, los más apenados por la inesperada ruptura del escritor y su mujer son sus seis nietos. El hecho de que hoy día, por primera vez, no se encuentre con ellos el abuelo es muy triste para todos, pero en particular para los más pequeños, que extrañan a quien se refieren cariñosamente como el abuelito Mario el que siempre contaba las historias más interesantes y entretenidas en la mesa, el que transportaba a sus nietos al mundo de lo imaginario con sus cuentos, el que les daba conse- jos sobre sus estudios, el que les recomendaba qué libros leer... señala esta fuente. Ese abuelo sabio es el que precisamente hoy añoran, sobre todo la tercera generación Vargas Llosa. Planes en vilo Desde el jueves, Patricia Llosa, sus hijos y nietos se encuentran descansando en un lugar de vacaciones en España, que ABC no especifica para proteger la intimidad de la familia. Por ninguna circunstancia quieren revelar el lugar. No quieren que los paparazis vayan hasta donde se encuentran y les compliquen estos pocos días de paz y tranquilidad que necesitan, sobre todo Patricia dicen en su entorno. Según ha podido saber este periódico, cuando estas vacaciones se organizaron originalmente en abril de este año es decir, hace solo tres meses Mario y Patricia seguían juntos y por lo tanto se supo- Con antelación Los Vargas Llosa organizaron este viaje en abril. Entonces, Mario y Patricia seguían juntos nía que iban a reunirse, como todos los años, con sus hijos y nietos. En algún momento, cuando Mario decidió marcharse de casa el 4 de junio, Patricia y sus hijos consideraron la posibilidad de cancelar estas vacaciones, por el shock de lo ocurrido. Sin embargo, al final Patricia decidió que las mantendrían, porque lo más importante en el mundo para ella es conservar la cohesión familiar. Nunca pondría nada por encima de eso. Ha querido mantener esta tradición familiar, a pesar de que su marido no se encuentra con ella desvelan sus amigos más fieles. Por su parte, Mario Vargas Llosa ya está de vacaciones con Isabel Preysler en un lugar secreto fuera de España y, según ha podido saber ABC, volverán pronto al país: el 27 de julio. En cambio, Patricia Llosa no tiene planes de dejar España, mucho menos para consultar a abogados matrimonialistas de Lima como se dijo en algunos medios. No ha contactado con ningún experto en divorcios. Mario tampoco. Es ahora ella la que ha asumido ese rol clave de asegurarse que esa unión familiar que ha caracterizado siempre a los Vargas Llosa no se quiebre. Y por eso, ha decidido seguir adelante. Y es algo que sus hijos le agradecen destacan en su entorno. El descanso del clan es el primer reencuentro de la familia Vargas Llosa desde su última cita en Nueva York, el pasado 4 de junio, cuando Mario y Patricia celebraron sus bodas de oro.