Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL Grecia en crisis Los acreedores SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es internacional ABC HERMANN UNA LECCIÓN ALEMANA Pese a toda la irritación y malestar con la UE y con los griegos, con sus pagos y los insultos, en este país reina la centralidad Q uien haya prestado oídos en estas semanas a la ola de histeria germanófoba en Grecia, en la ultraizquierda europea y en algunos medios españoles que dan risa y vergüenza, estaría ayer bastante sorprendido. El Bundestag, ese Parlamento alemán nazi que quiere despojar a Grecia de sus riquezas y de su carácter indómito progresista, se dejó convencer por una canciller nazi que disfruta viendo a los griegos viejos humillados y a los niños hambrientos, para quitarle más dinero al erario de esa población alemana nazi que solo piensa en conseguir ahora lo que no consiguió en dos guerras mundiales. Y todo para entregárselo a los bravos antifascistas griegos, trabajadores incansables represaliados por sus ansias de libertad. Es lo sucedido ayer en el Bundestag según la grotesca y obscena caricatura con que se informa en muchos medios griegos y españoles. Lo cierto, miserias, odios y complejos aparte, es que Alemania es el país que capea la crisis política actual sin desviarse un milímetro de la ley. Con todos los matices incluidos en su arco parlamentario. Que van desde los partidarios de la salida inmediata de Grecia de la Eurozona, porque consideran que dentro nunca logrará estabilizarse, hasta los que creen que debe haber otra quita, esta masiva e inmediata, para despojar a Grecia de toda presión en la esperanza de que así se convierta en una economía moderna. Desde la resignación a lo ilusorio hay todo en el Bundestag. De todo menos odio. Al contrario que en otros escenarios políticos europeos. Los únicos extremistas parlamentarios alemanes son los excomunistas heredados de la RDA. En Berlín no ha cuajado ningún populismo, mientras que en Francia, Italia, España o los Escandinavos han intoxicado ya el ambiente y podrido el discurso. Pese a toda la irritación y malestar con la Unión Europea y con los griegos, con sus pagos y los insultos, en Alemania reina la centralidad. Es el efecto de la mirada limpia al pasado. Por dolorosa que fuera. La mentira del pasado de los otros está de venganza. La canciller alemana, Angela Merkel, se prepara para votar, ayer en el Bundestag AFP Merkel logra el sí al rescate pese a la rebelión interna en su partido El Bundestag aprueba el pacto con el voto en contra de 60 diputados democristianos ANDREU JEREZ CORRESPONSAL EN BERLÍN ARGUMENTOS A FAVOR Frente al caos Merkel insistió ayer en que la alternativa al rescate no sería la salida provisional de Atenas del euro, sino el caos. El Bundestag aprobó ayer reabrir las negociaciones con Grecia para un tercer rescate por valor de 86.000 millones de euros. De los 598 diputados de la Cámara, 439 votaron a favor del mandato solicitado por la canciller Angela Merkel, 119 lo hicieron en contra y 40 se abstuvieron. Pese a las crecientes resistencias en Alemania a la permanencia de Grecia en la Eurozona, el Gobierno federal consigue una incontestable mayoría para continuar con su hoja de ruta en la aparentemente interminable crisis de deuda griega. La alternativa a este acuerdo no sería una salida de Grecia del euro ordenada, temporal y organizada conjuntamente, sino el caos Este fue el argumento más destacado del discurso con el que Merkel intentó convencer a los diputados del Bundestag. Y no sólo a los de la oposición, sino también a los de los partidos que conforman el Gobierno federal que lidera (democristianos, socialcristianos y socialdemócratas) las resistencias a la gestión de la canciller de la crisis de deuda europea son cada vez mayores en sus propias filas, pero siguen siendo insuficientes. Contra la pobreza La situación de extrema necesidad en que se encuentra la población helena fue el otro gran argumento a favor del rescate. La necesidad de evitar que los niños pasen hambre y los jubilados se conviertan en mendigos. ARGUMENTOS EN CONTRA Un pozo sin fondo Los detractores del rescate creen que Grecia se ha convertido en un pozo sin fondo, en el que no hay rescate que valga para sacar al país de una crisis inacabable. De los 310 parlamentarios de la bancada conservadora (CDU- CSU) 60 votaron en contra del mandato pedido por Merkel y cinco se abstuvieron. En cuanto al otro partido de la Gran Coalición, los socialdemócratas del SPD, las resistencias fueron menores: de los 113 diputados socialdemócratas, sólo cuatro votaron en contra y no hubo ninguna abstención. Entre los socialdemócratas opuestos está el exministro de Finanzas y excandidato de SPD a la cancillería, Peer Steinbrück. La oposición dentro de Alemania a la gestión de Merkel de la crisis de la Eurozona se ha hecho cada vez más evidente durante los últimos dos años: en la votación al segundo paquete de créditos celebrada en el Bundestag en febrero de 2012, los votos en contra ascendieron a 90, y las abstenciones a cinco. Ayer, la suma de oposiciones y abstenciones ascendió a un total de 159. El ala más conservadora de los democristianos y, especialmente, los socialcristianos bávaros hace tiempo que apuestan abiertamente por la salida de Grecia de la moneda común. El amo de la caja Mejor fuera del euro El otro gran argumento en contra del pacto es que la economía de Grecia tendría más posibilidades de recuperarse fuera del euro que dentro. Durante el debate, Merkel evitó pronunciar una de sus palabras favoritas para defender las políticas europeas y económicas de su Gobierno: Alternativlos sin alternativa Sin embargo, sí repitió la idea con la que ha venido defendiéndose de sus detractores: el acuerdo con Atenas es el único camino posible para conse-