Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ESPAÑA Así se elige a los líderes en el mundo SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es españa ABC Europa se acerca al modelo de EE. UU. Mientras que en Estados Unidos el proceso de primarias funciona con transparencia y una amplia repercusión mediática, los países europeos se han ido adaptando poco a poco a la mayor exigencia de democracia interna. En Francia, conservadores y socialistas comienzan a dejar atrás la tradición bonapartista del líder carismático con procesos apadrinados por Hollande y Sarkozy. Los partidos británicos eligen a sus líderes con una criba previa del grupo parlamentario después de sucesivas reformas en las últimas décadas. La izquierda italiana ha mejorado su imagen con la competencia interna, pero en las elecciones regionales ha habido fraude y sospechas de manipulación ESTADOS UNIDOS REINO UNIDO Una política individualista para un proceso abierto E. J. BLASCO WASHINGTON Los militantes eligen con criba previa de candidatos LUIS VENTOSO LONDRES En EE. UU. las primarias existen en un contexto de partidos sin apenas estructura (no existe jerarquía interna: ni presidente ni secretario general, solo un administrador que no cuenta políticamente) ni vida propia (el único gran encuentro oficial como partido son las convenciones cada cuatro años para designar al candidato presidencial) Ese individualismo de la política estadounidense explica que cualquier persona que lo desee pueda aspirar a un puesto electivo: compite por lograr ser nombrado candidato oficial de uno u otro partido, sin necesidad incluso de Barack Obama pertenecer a ninguno de los dos. El hecho de que todas las elecciones sean unipersonales (por tanto no hay listas) con sistema mayoritario, fomenta la rivalidad individual propia de unas primarias. Muchos cargos públicos están sujetos a procesos electivos abiertos, desde jefe de Policía en ayuntamientos (sheriff) a fiscal general en los Estados, pasando por los gobernadores, a los que se vota directamente. Las primarias que más atención ocupan son las que seleccionan a los candidatos a la Casa Blanca. Éstas no se celebran a la vez en todos los Estados, sino que se prolongan a lo largo del tiempo. Los dos partidos británicos hegemónicos, el Conservador y el Laborista, eligen a sus líderes mediante los votos de sus militantes, pero con una criba previa del grupo parlamentario. Para competir en la fase final, donde votan ya las bases, los aspirantes deben obtener previamente el respaldo de al menos el 15 por ciento de los diputados de su partido. Tradicionalmente, el Partido Conservador elegía a sus líderes mediante conciliábulos entre sus primeras figuras. Aquellos cónclaves secretistas eran conocidos como el círculo mágico En 1965 se vio ya David Cameron que aquel método de chalaneo era poco presentable y se instauró la elección por votación por parte de los diputados, que encumbró a Edward Heath. Posteriormente el modelo se retocó en 1975, 1989 y 1991. Los laboristas contaban con un sistema en el que la elección final del líder, superada la criba previa del grupo parlamentario, se repartía entre tres cuerpos de votantes: un tercio para los diputados de los Comunes y del Parlamento Europeo, un tercio para los afiliados y el restante para los sindicatos afines. En 2014 se modificó y se instauró un sistema de un voto por afiliado, lo que obliga a los sindicalistas a ser militantes formales del partido. FRANCIA ITALIA Conservadores y socialistas abren sus estructuras JUAN PEDRO QUIÑONERO PARÍS Símbolo de renovación y también de manipulación A. GÓMEZ FUENTES ROMA Los grandes partidos han asumido definitivamente la convocatoria de elecciones primarias. François Hollande tuvo que competir con varios aspirantes socialistas antes de ser elegido candidato oficial del PS a las presidenciales de 2012. Nicolas Sarkozy ha decidido personalmente convocar las primarias que elegirán el candidato conservador de su partido, Los Republicanos (LR) a las elecciones de 2017. Sarkozy y otros tres candidatos- -Alain Juppé, Bruno Le Maire y François Fillon- -hace meses que están François Hollande en velada campaña de unas primarias conservadoras que no se convocarán antes de medidados del año que viene. Se trata de una novedad radical en la historia política de la V República, dominada, desde sus fuentes bautismales, por la tradición del líder carismático evidentemente bonapartista. A la izquierda, Hollande rompió la tradición que condujo a François Mitterrand al Elíseo en dos ocasiones. A la derecha, Sarkozy ha iniciado personalmente un proceso político sin precedentes entre los conservadores, dominados desde hace décadas por el fantasma del general De Gaulle. Las elecciones primarias en Italia han sido símbolo de renovación en el centro izquierda en el ámbito nacional, pero en el regional ha habido fraudes y sospechas de manipulación. Mientras, en el centro derecha el ex primer ministro Silvio Berlusconi, protagonista de la política italiana en las últimas dos décadas, nunca aceptó primarias y ha impedido la renovación. El proceso se utiliza de forma regular desde hace una década. El principal promotor de las primarias fue Romano Prodi, elegido en 2005 candidato del centro izquierda a primer miMatteo Renzi nistro. El proceso fue un éxito. En cambio, en algunas regiones como como Campania y Liguria, este sistema ha dado una imagen repugnante, típica de la vieja política italiana, con sospechas de fraude. En el centro derecha, el caso más llamativo ha sido la elección de Matteo Salvini como secretario de la Liga Norte en unas primarias reservadas a los inscritos al partido con al menos un año de militancia. Salvini pretende que todo el arco de la derecha celebre primarias para convertirse en el candidato a primer ministro. Esto aterroriza a Forza Italia: ¡No queremos primarias. No moriremos liguistas!