Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es opinion OPINIÓN 17 VIC EL NORTE DEL SUR RAFAEL ÁNGEL AGUILAR SÁNCHEZ PEDRIZÁBAL No hay que extrañarse del celo contra los bienes de la Iglesia: la propiedad privada por sí sola ya les cabrea y encima el dueño porta un báculo Y DESDE SIMBLIA JOSÉ CALVO POYATO ESTAMOS... COMO SIEMPRE Seguimos enredados con la ejecución de los accesos al espacio conocido como C 4, que sigue sin uso y cerrado AY cosas que no tienen remedio. Una de ellas es la tendencia que tenemos en Córdoba a enredar las cosas. Más que una costumbre se trata ya de una especie de tradición. La ciudad ha perdido no pocas oportunidades como consecuencia de los dimes y diretes en que se han enfrascado en demasiadas ocasiones las diferentes administraciones que tienen competencias sobre ella. Otras veces ha sido el prurito de remarcar o modificar un detalle menor, que ha acabado afectando al conjunto de una infraestructura. También a los debates que se han abierto en el seno de una misma institución. Resulta evidente que esos enredos hicieron que la colección de Pilar Citoler, que podía haber sido un elemento de impulso a la cultura cordobesa, sea hoy una realidad... en Zaragoza. Fue un derroche lo que se gastó en proyectos sobre la construcción del inexistente, después de varias décadas, Palacio de Congresos del que la ciudad aún carece. Seguimos enredados con la ejecución de los accesos al espacio conocido como C 4- ¡vaya nombrecito! -que sigue sin uso y cerrado a cal y canto. ¡Qué decir de la demora de lo que hoy es el puente de Miraflores, sometido a un debate infinito en lo que a su ubicación y la forma que debía H adoptar la estructura se refiere! La lista podría ser interminable. Ahora tenemos un nuevo affaire en el horizonte. No me refiero a la orden de quitar a San Rafael del Ayuntamiento, rápidamente retirada. Lo que ahora está en el aire es la cesión de los terrenos municipales en los que estaba prevista la construcción de la Ciudad Deportiva del Córdoba C. F. La Asesoría Jurídica de la nueva corporación ha emitido un informe señalando que es nula la cesión realizada a la entidad blanquiverde por la anterior corporación. Argumenta, entre otras razones, que la parcela en cuestión corresponde a una zona catalogada como verde. Inmediatamente, los miembros del anterior gobierno municipal- -ahora en la oposición- -han presentado un informe de la Secretaría General del Ayuntamiento donde se señala la validez de la cesión municipal. En su informe, el secretario sostiene que para ubicar las instalaciones deportivas no se va más allá del 25 por ciento de la zona verde en cuestión, porcentaje que está contemplado en el PGOU y por lo tanto no es necesaria una modificación del mismo, como señala la Asesoría Jurídica, añadiendo que, cuando se trata de equipamientos comunitarios de interés general, como puede ser en caso de instalaciones deportivas, es factible disminuir las zonas verdes. Parece evidente que los equipamientos deportivos revisten interés general, pero el Córdoba C. F es lo que se conoce como una Sociedad Anónima Deportiva con propietarios particulares. ¿Es en este caso la cesión municipal algo de interés general? La masa social del Córdoba CF parece avalarlo, pero la propiedad sobre el equipo de fútbol representativo de la ciudad pertenece a un señor con nombre y apellidos que puede vender, con lucro personal o sin él, dicha entidad deportiva. No entramos en el fondo legal del asunto, pero nos parece que hay materia de debate. Se habla ya de una consulta al Consejo Consultivo de Andalucía para que dirima las posturas enfrentadas en el seno de la institución municipal. El pulso será largo y podría ser que las expectativas de un equipamiento deportivo se queden sólo en eso, en expectativas. Estamos... como siempre. en esto que vinieron los poseedores de la esencias de la Historia a dar ejemplo del buen gobierno, o cogobierno, que se desvive de verdad por lo que le trae a la gente de cabeza. Que viene a ser el número de inmuebles que la Iglesia tiene en la ciudad. Una prioridad para miles de familias que lo están pasando regular, sin duda. De modo que el brazo armado del pacto de progreso ha tomado las medidas que tiene que tomar y que se resumen en el anuncio de que reforzará como es debido el negociado de Urbanismo que se encarga justamente de revisar expediente a expediente los edificios y espacios públicos sospechosos de pertenecer de la institución eclesiástica. No hay que extrañarse mucho, en realidad, del celo con el que el tándem formado por Izquierda Unida y el PSOE afronta el empeño: si la propiedad privada ya es un concepto de difícil digestión para algunos de sus miembros, cuánto más si el titular del bien de marras porta un báculo. De modo que cuerpo a tierra, que está abierta y bien abierta la causa general contra todo lo que huela a parroquia saneada, a templo limpito, a cepillo generoso. Sale García a decir cositas a los medios de comunicación y la verdad es que uno no sabe si la alcaldesa lo deja hacer o es que no se entera de a qué son baila. Que le vamos a devolver al pueblo lo que es del pueblo, sostiene, y se queda tan ancho. Vamos a darle un voto de confianza, no vaya a ser que tenga razón. Que aquí quien controla lo que se cuece en los barrios en quien se los patea. Él mismo, sin ir más lejos. O yendo. Que él va y luego lo cuenta. Así que chitón. Que aunque no haya noticia de la creciente inquietud ciudadana por este asunto, latente sin duda durante oscuros y largos años de represión de las auténticas preocupaciones de las asociaciones de vecinos, ha llegado el feliz momento en el que la mordaza ha desaparecido, ya era hora compañeros, en virtud de los cuatro concejales cuatro que le permiten a Córdoba navegar con el rumbo cierto y esperanzador de la conquista de lo que antes llamaban utopía y ahora se llama programa de gobierno. La empresa- -uy, perdón- -es de tanta enjundia que ha mediado quien tiene que mediar, que los destinos de Córdoba no se dirigen ya desde un despacho de la calle Capitulares sino desde el trono excelso de la experiencia que para más señas está en Sevilla. Ay. Porque si alguien nos conoce es ella, y en verdad que esto le pica a García pero se lo tiene que tragar, porque es lo que hay y Ambrosio lo ha dicho y punto. Por lo pronto la exalcaldesa ha dejado clarito que en Córdoba hay un sentimiento nuevo, como en la canción de Franco Battiato. Quien no lo vea es que no lo quiere ver: mira a los vecinos del Campo de la Verdad o a los del Zumbacón, que se sientan cada atardecer frente a la Mezquita, que es que te lo están diciendo con sus ojos vidriosos a poco que te cruces con ellos: que lo que contemplan en el horizonte a la caída del sol es suyo y que ya era hora de que alguien los entendiese. Pedrizábal por ejemplo.