Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN POSTALES SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS Polémica por la Mezquita- Catedral Diputación JOSÉ MARÍA CARRASCAL LA IZQUIERDA DE 2015 La nueva izquierda es como la vieja, sólo más inculta, lo que no impide que buena parte de los españoles la siga Aguilar peca de incoherencia La consejera de Cultura, Rosa Aguilar, intentó ayer hacer méritos en la Junta. Se sumó a la reivindicación de que la titularidad de la Mezquita- Catedral sea pública y auguró un diálogo largo con la Iglesia. Lo que no esperaba es que el Cabildo Catedralicio le tendiera una mano para conversar, pero con la otra le señalara su pecado de incoherencia. Le recordó que, como alcaldesa, firmó convenios que reconocían a la Iglesia como dueña del templo y le refrescó la memoria: en diez años de regidora nunca solicitó que el monumento fuera público. El PP le pone las pilas a PSOE e IU Aunque sea en la oposición, también se puede trabajar por los ciudadanos. Esto es lo que ha pensado el PP que desde hace unos días está urgiendo a los gobiernos bipartitos de PSOE e IU en Ayuntamiento y Diputación a terminar las tareas que las elecciones hicieron dejar pendientes a los populares. Se trata en la mayoría de los casos de terminar de tramitar obras o programas que tienen como resultado la generación de empleo y cuyas cuantías podrían en algunos casos perderse si no se llevan a término antes del final de año pues provienen de otras Administraciones. Éste es el camino de la oposición responsable. S ÓLO un político de izquierdas, si es mediterráneo por partida doble, puede sostener sin inmutarse una cosa y la contraria a lo largo de todo un discurso. La superioridad moral que se arroga la izquierda la autoriza a ignorar la ética como si le perteneciese e incluso a presumir de ello. El ejemplo más esclarecedor fue el discurso que Alexis Tsipras pronunció ante su Parlamento para denunciar, por una parte, y apoyar, por la otra, el acuerdo alcanzado en Bruselas, y obtener así un tercer rescate de su país. Sin etapas intermedias, el primer ministro griego pasó de condenar el acuerdo a preciarlo, de llamar estafadores a todos sus socios a loar su ayuda, de presentarse como el defensor de la dignidad griega a reconocer que se había ofendido su honor, de echar la culpa de la mala situación en que se encuentra su país a todo el mundo, incluidos los gobiernos que le precedieron, sin decir palabra de su desastrosa gestión de la crisis, de que Grecia estaba empezando a crecer cuando él llegó al poder y de que hoy está en un corralito con las calles incendiadas. Habría que ir muy lejos para encontrar tal despliegue de hipocresía, caradura y desvergüenza. Sabiendo, además, que iban a salvarle los que estaba insultando, tanto en Atenas como en Bruselas, mientras los más listos de los suyos se dan el piro, empezando por el hasta ahora su mano izquierda (se ofendería si dijéramos derecha) el chuleta calvo de la moto, que debe de estar ya buscando una cátedra bien pagada en una universidad élite del podrido mundo capitalista. Menos mal que nosotros no las tenemos. Lo que tenemos es la misma izquierda. Y, además, tan hipócrita y tan caradura como la griega, sólo que más ignorante. No me estoy refiriendo a Podemos, filial reconocida de Syriza, sino al PSOE, su pista de aterrizaje. La torpeza de su actual líder llega al extremo de que el mayor elogio de Mariano Rajoy lo hizo Pedro Sánchez en el rifirrafe que sostuvieron el miércoles en el Congreso. España no es Grecia dijo muy marchoso, como es él, al reprochar al presidente del Gobierno que hubiese sacado la crisis griega a colación. Estamos totalmente de acuerdo. Pero si España no es Grecia es gracias a las medidas que tomó Rajoy cuando la encontró al borde del precipicio al que la habían llevado ellos. Medidas que, como ha dicho un montón de veces, él derogará en cuanto llegue al poder, para adoptar las opuestas. O sea, hacer lo que ha hecho Tsipras en Grecia. Eso ya no lo ha dicho Sánchez, tal vez porque su mente no llegue tan lejos, pero lo ha dicho Pablo Iglesias, al que ha ayudado a hacerse con las principales ciudades españolas. La nueva izquierda, en fin, es como la vieja, sólo más inculta. Lo que no impide que buena parte de los españoles la siga. Tenemos la suerte de que el experimento ha sido aquí con gaseosa. Los griegos lo han hecho con champán, sin tener dinero con que pagarlo. Rosa Aguilar ARCHIVO CARTAS AL DIRECTOR El humor negro Pedro Pacheco, hace ya mucho tiempo, dijo que la justicia es un cachondeo. No se si lo dijo basado en acontecimientos reales, con ironía, o con humor negro. Lo que sí es cierto, es que el juez Pedraz ha archivado el caso Zapata porque el humor negro no es delito, y, todo, porque Irene Villa, con su declaración, libra a Zapata de la imputación judicial. Humor negro, según la RAE, es el humorismo que se ejerce a propósito de cosas que suscitarían, contempladas desde otra perspectiva, piedad, terror, lastima o emociones parecidas Humorismo significa el modo de presentar, enjuiciar o comentar la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas. También se define como la actividad profesional que busca la diversión del público mediante chistes, imitaciones, parodias u otros medios. Miguel de Cervantes, en el Quijote, decía: Váyase el muerto a la sepultura y el vivo a la hogaza Ése es el problema, que los muertos están en el hoyo y no pueden hablar, ni defenderse. Y, si quien se queda, se olvida de los muertos, y, además los insulta, eso se sale de los límites de la razón. En el siglo XXI, la ciencia está avanzando que es una barbari- dad, y lo digo por el incremento de las redes sociales (Facebook, YouTube, Twitter, WhastApp) pero eso no da pie a que se abuse de ellas en comentarios que ofenden e insultan. Insultar, según la RAE, es ofender a alguien provocándolo e irritándolo con palabras o acciones. Las ofensas a las víctimas del terrorismo no son para tomárselas a cachondeo. MANUEL LEÓN VEGA ESPEJO A Sevilla a por su silla Se fueron de Sevilla y perdieron su silla Chaves, Griñán y Zarrías el conseguidor huyendo de Alaya, y vuelven a Sevilla por su silla también huyendo del Tribunal Supremo. El tiro les ha salido por la culata. Buscan en Andalucía los jueces y cargos afines como la juez amiga de Emilio De Llera que terminará juzgando los ERE; ya no tan guapa De entrada apesta. Y Viera le dice a Susana Díaz confío en que haya aprendido lo que le enseñé, leal y democrática o sea a callar. Es la democracia que entienden los corruptos, el que decía al juez que no entendía de nada, pero sí que sabe, más de la cuenta. En sus declaraciones salieron convencidos de su inocencia y haber engañado al juez, pero han sido imputados con todas las de la ley. Chaves acusa al juez de desconocer el procedimiento legislativo desde luego los líos y chanchullos que quiere aclarar. Como don Quijote, con la iglesia se ha topado, el banquillo será su silla perdida. ¿Llegará el día que paguen por sus más treinta años de abandono de sus funciones, por acción, omisión, dejación o prevaricación y como responsables máximos de los cuatro mil millones de euros defraudados entre los ERE y los cursos de Formación? Justicia y todo el peso de la ley porque sabían lo que hacían y miraron para otro lado, hasta quince avisos recibieron del Interventor, pero Chaves dice con toda la cara del mundo que no conoció nunca las advertencias del Interventor Se las pasaron por el arco del triunfo. Pues ahora toca pasar por otro arco, el de los juzgados, y aclarar a dónde han ido a parar y por qué cuatro mil millones de euros defraudados. Entre otros los diez millones de subvención para la empresa de su hija. Los impuestos y los fondos que recibieron de Europa tenían un fin concreto, no para salvar a familiares, amigachos y paniaguados afines; comprar. Otros muchos papás no tienen una caja de la Junta de Andalucía para comprar el empleo de sus hijos, y ellos los han mandado al paro. ILDEFONSO MORENO JULIÁ CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.