Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 ENFOQUE SÁBADO, 18 DE JULIO DE 2015 abc. es ABC Una larga secuencia de sonrisas El Rey, junto a Cristina Cifuentes, presidenta de Madrid Con Susana Díaz, presidenta andaluza, la pasada semana Recepción del valenciano Ximo Puig, el pasado lunes Con Emiliano Garcia Page, presidente de Castilla- La Mancha Don Felipe posa, ayer, junto a Artur Mas, en La Zarzuela ISABEL PERMUY Don Felipe, junto a Guillermo Fernández Vara, presidente extremeño Tensa y fría recepción a Artur Mas en La Zarzuela Una expresión que lo dice todo Al cabo del año, el Rey recibe a muchas personalidades en su despacho de La Zarzuela, pero nunca comenta el contenido de sus charlas. Lo suelen hacer sus invitados, según salen de la residencia real. Como hasta hace un año Don Juan Carlos, su hijo y sucesor ha hecho de la discreción una de sus herramientas de trabajo. Cuando se comunica, el Rey lo hace de forma solemne y directa, a través de unos discursos que reflejan el papel institucional de la Corona en la vida democrática española. Ayer no tocaba. Don Felipe no cuenta nada, pero con su gesto lo dice todo. Artur Mas, cuya astucia lo llevó a compadrear con el Rey, a quien no dudó en echarle el brazo por la espalda, tomándose una confianza que lo retrata, intentó mostrar su mejor cara durante una sesión fotográfica concebida precisamente para la sonrisa, actividad que no se le da mal a Don Felipe. Al Rey se le ha visto sonreír ante todos y cada uno de los presidentes autonómicos con los que ha tenido ocasión de despachar en los últimos días. Ayer, en cambio, mantuvo uno de los gestos más rigurosos que se le recuerdan. Siempre discreto, Don Felipe expresó sin palabras el sentimiento de toda una nación. ESPAÑA