Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES, 10 DE JULIO DE 2015 abc. es ABCdelOCIO 71 aunque se conozca el final Pero es fundamentalmente, y ahí radica su peso, teatro de ideas. El texto, en el que se critican la corrupción, la ocultación, la partitocracia, algo muy antiguo está salpicado de frases solemnes, de sentencias. Un ejemplo: Sé que soy un minúsculo guijarro pensante dice Sócrates al principio de la obra que ama y desea el sol que nos da calor y la claridad del día azul salpicada de blancos algodones Hay una reflexión, no tanto sobre la figura del Sócrates filósofo y pensador, que también explica Pou sino más sobre la figura del Sócrates ciudadano y comprometido con las leyes de la democracia. La aportación de este espectáculo es que convierte a Sócrates en un personaje de tragedia teatral, que puede formar parte del repertorio junto a los grandes trágicos: Edipo, Agamenón, Orestes... Es un personaje al que condenaron a muerte para intentar acallar su libertad de pensamiento sobre todo, pero que, pudiendo haber evitado la muerte con sobornos, aceptó la condena con todas sus consecuencias por no devaluar el valor de la democracia. Él decía que si le habían condenado a muerte por las leyes de una democracia en la que creía y que respetaba, no podía burlarse de esas mismas leyes escapándose Sócrates Mérida. Teatro Romano. Hasta el 12 de julio José María Pou Encarnar a una figura así es un gran acicate J. B. J osé María Pou conoce perfectamente la escena del Teatro Romano, al que se subió por primera vez en 1971 con una Antígona que dirigía el inolvidable José Luis Alonso. Precisamente, Mérida ha sido el escenario de su reencuentro con Mario Gas, con el que no trabajaba desde Golfus de Roma que se presentó hace veintidós años, en 1993. Fue una locura recuerda el actor creo que es uno de los grandes acontecimientos de la historia del festival. Pues desde entonces no trabajaba con él en teatro hicimos juntos como actores una película de Ventura Pons, Amigo amado a excepción de esas cosas que organizaba él en el Español, como homenajes y recitales. Tenía muchas ganas de volver a coincidir con él. Las teníamos los dos En esos veintidós años en que yo no he trabajado con Mario, y era la primera vez que lo hacía he querido trabajar en todos los espectáculos suyos que he visto. Y curiosamente nos hemos reencontrado en Mérida Le tenía muchas ganas José María Pou a Mérida. Hace muchos años que no interpretaba un personaje aquí. He estado recientemente como director, en Fuegos como actor, pero no con un personaje, en Héla- de un recital. Estuve también con un monólogo, Estrella bajo las estrellas en 2003. Realmente, no había vuelto como actor, con un personaje, desde Golfus de Roma donde interpretaba a Senex El personaje con el que ha vuelto a Mérida es verdaderamente enjundioso. Encarnar a una figura de su talla humana, moral e intelectual supone un acicate para cualquier actor, y también una responsabilidad grande. Uno siente que tiene que estar a la altura de la ética, de la honestidad de ese personaje. Y yo me siento casi dignificado interpretando a Sócrates. Los actores siempre decimos que salimos de los personajes convertidos en más sabios y en mejores personas, porque de cada uno se aprende algo; y si tienes la suerte de que te toque uno como este, de memorizar y tener que contarle al público muy bien contado y muy bien dicho todos los razonamientos de Sócrates, te sientes primero con miedo de no saber hacerlo; y, después... No diré que te sientas Sócrates, pero sí que te hace crecer muchísimo. Es relativamente fácil, con las cosas que dice, poder hacer un buen trabajo. Pero con la responsabilidad de encarnar a una figura histórica y referencial