Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL Se agota el tiempo para Grecia Reforma de la Administración VIERNES, 10 DE JULIO DE 2015 abc. es internacional ABC El paraíso de la evasión fiscal Un tercio de la población griega no paga sus impuestos ni teme ser descubierto BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL EN ATENAS Más de dos tercios de la población griega, entre trabajadores del Estado y del sector público y jubilados, pagan sus impuestos con normalidad y de forma regular, ya que se les deduce directamente de sus contribuciones. Además, desde el principio de la crisis todos los griegos deben declarar sus ingresos a partir de los 5.000 euros anuales (antes era 12.000 euros) Pero evaden el pago de buena parte de sus impuestos los trabajadores autónomos y de profesiones liberales, los constructores y las grandes compañías. En total, un tercio de la población. Y pese a las reformas adoptadas, muchos lo siguen haciendo gracias a ofrecer servicios sin facturas o facturando por debajo del coste real. Esta es práctica todavía habitual entre abogados, médicos, profesionales del turismo y otros servicios. Una práctica que supone también una importante pérdida en la recaudación del IVA. Háris Theojáris, diputado del partido El Rio (centro) y ex secretario general de Recaudación Pública en el Gobierno anterior, intentó hacer frente a este fraude generalizado, pero se vio obligado a dimitir tras recibir amenazas personales. Theojáris recuerda hoy que, en 2010, cuando la troika impuso varias medidas para mejorar la recaudación fiscal, se encontró con un sistema muy corrupto y casi independiente de la Administración central. Se redujo el número de empleados (de 10.500 a menos de 9.000) se cerraron muchas oficinas de Hacienda (de 290 a 120) Se extendió el sistema de realizar la declaración de Hacienda de forma electrónica y el pago por transferencia bancaria, evitando la peligrosa relación personal entre el contribuyente y la oficina de Hacien- da. Asimismo se llevaron a cabo controles y revisiones más estrictas que el actual Gobierno prometió seguir aplicando para que termine la injusticia actual y paguen los ricos que gozan de la protección de políticos amigos. Pero la realidad ha sido que la ley aprobada por la extrema izquierda para poder pagar los impuestos atrasados hasta en cien plazos también ha beneficiado a las grandes fortunas y pocos han sido los grandes evasores arrestados en estos últimos meses. Eso sí, algunos han debido pagar grandes fianzas para no ir a la cárcel. Cuando Tsipras llegó al poder se debían al Estado 72.000 millones de euros, pero los años anteriores se habían Sistema complejo Entre 2013 y 2015 se aprobaron 48 normas fiscales, algo que asusta a los inversores extranjeros mejorado ya las recaudaciones (en 2013 el gobierno consiguió superar en un 80 %lo s objetivos de recaudación) El problema del sistema griego es que no existen unas leyes fiscales duraderas y estables: entre el año 2013 y 2015 se aprobaron 48 normas distintas, proliferación legislativa que asusta a los inversores extranjeros y que hace necesaria la ayuda de especialistas para realizar la declaración de Hacienda en la mayoría de los casos. El Gobierno actual consideró que los impuestos eran un instrumento para recuperar la soberanía nacional y evitar seguir endeudándose y solicitar ayuda internacional. Prometió perseguir y castigar a quienes han evadido capitales en el extranjero (empezando por los ciudadanos griegos de la lista Falciani) y a quienes efectúan contrabando de combustible y tabaco (que suponen al Estado pérdidas de ingresos superiores a los 2.000 millones de euros al año) Pero hasta ahora los que de verdad siguen pagando sus impuestos son los empleados y jubilados cada vez más empobrecidos. Y con los bancos cerrados, sólo los particulares y las empresas que pueden hacer transferencias electrónicas siguen pagando a Hacienda. Pensionistas esperaban ayer para cobrar en el exterior de una sucursal del Banco Nacional de Grecia, en Atenas EFE JULIO POMÉS TSIPRAS HUELE EL MIEDO DE MERKEL Hay que echar a Grecia del euro porque dentro es peor para ella misma y para Europa do rescate griego. Samaras había conseguido superar la agónica situación helena mediante el recorte de unos beneficios sociales que eran insostenibles. Así, el PIB crecía, había superávit y los pagos cumplían plazos. Tan solo era cuestión de esperar dos años para que la economía y el empleo mejoraran. En enero, tras ganar el Gobierno, Tsipras se vino arriba al sentir las idolatradas adhesiones de sus partidarios y apos- H abría que dar a Alexis Tsipras el premio a la perversión populista. Desde la cordura económica nadie puede entender cómo por una banal popularidad se ha cargado el segun- tó a seguir chupando del bote europeo. En pocas semanas echó por tierra las soportables medidas del Ejecutivo anterior y abrió la espita del gasto. Varufakis, ministro de Economía, demostró una arrogancia insufrible. Despreció a la Troika, acusó al FMI de tener responsabilidad criminal insultó a los países que le prestaban dinero al afirmar: Lo que hacen con Grecia tiene un nombre: terrorismo El Gobierno heleno está pudiendo chantajear a Europa porque huele el miedo en sus dirigentes y sabe aprovecharse de sus titubeos y de que temen un desgaste. Tsipras nos ha hecho creer que la austeridad que le solicitan es una humillación, lo que le ha permitido reforzarse con su referéndum. Angela Merkel, una pragmática sin convicciones (nada que ver con Helmut Kohl) está claudicando al asustarse tras las llamadas de Obama y el temor al coste político con... los que no le votan. Se llega mal a una negociación cuando una de las partes promete lograr un acuerdo. Los riesgos del Grexit son pasajeros y menores que los de poner otro parche más que provoque en un año otra crisis peor. Pronto el euro se recuperaría y el cumplimiento de las normas daría más seguridad que la que tiene ahora con socios tramposos. Lo dije en estas páginas hace cuatro años (http: goo. gl fbsw 2 H) lo mejor para Grecia es facilitarle una salida honrosa. ¿Escarmentaremos en cabeza ajena para evitar al Tsipras español? JULIO POMÉS ES PRESIDENTE DEL THINK TANK CIVISMO