Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ESPAÑA VIERNES, 10 DE JULIO DE 2015 abc. es españa ABC Artur Mas, abandonado por su guardia pretoriana Homs medita su futuro político, tras el desmarque de Gordó, Madí o Llorens MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA Quemados por el proceso Poco o nada queda de aquel grupo de jóvenes convergentes que estaban llamados a protagonizar el llamado postpujolismo y que crecieron políticamente a la sombra del nuevo líder nacionalista, Artur Mas. Desde que, hace cinco años, el presidente catalán se embarcó en su proyecto independentista, los miembros de su guardia pretoriana han ido desertando hasta el punto de que solo queda Francesc Homs, consejero de Presidencia, de aquel núcleo duro inicial. Pero, según ha podido saber ABC, el hombre de confianza de Mas medita su futuro y podría estar preparando su salida de la política en un plazo máximo de uno o dos años. No entra en sus planes ser cabeza de lista de CDC en el Congreso, como se ha rumoreado. Entre otras cosas, porque es posible que el experimento de la lista sin políticos que plantea ERC y CUP con el beneplácito de las entidades independentistas de cara a las autonómicas del 27- S, se haga extensivo a las generales. Homs, que podría volver a ejercer la abogacía, ha parado los golpes dirigidos contra Mas desde una controvertida portavocía que le ha pasado factura y que, al parecer, cedió a voluntad propia a la sindicalista Neus Munté, actual consejera de Bienestar Social y Familia. El efecto Podemos ha trastocado la estrategia soberanista del presidente catalán, hasta el punto de impulsar una lista de la sociedad civil que ahora se le ha vuelto en con- tra. En efecto, al abandono de sus antiguos compañeros de liderazgo, se une ahora la amenaza de ser excluido de esa candidatura. En un principio, Mas iba a reunirse hoy con los partidos y las asociaciones que secundan esa fórmula, que ni él ni su partido ven clara. Sin embargo, finalmente, la cumbre se ha aplazado a la semana que viene. Mucho más crítico con ese embrollo es el presidente de UDC, Josep Duran Lleida, quien se ha desmarcado definitivamente del independentismo tras la ruptura con CDC. EFE INÉS BAUCELLS DAVID MADÍ EXSECRETARIO DE COMUNICACIÓN GERMÀ GORDÓ CONSEJERO DE JUSTICIA Pujol y Duran La soledad de Mas es cada vez más abrumadora. Incluso ha experimentado la caída en desgracia de quien él mismo calificó de padre político el expresidente Jordi Pujol, quien confesó hace un año que ocultó dinero en Andorra. Su hijo Oriol, que formaba parte del grupo de confianza de Mas, también ha tenido que dejar la política tras ser imputado en el caso ITV. Pero el plante más significativo fue el de David Madí, considerado el cerebro de ese equipo, responsable de las campañas electorales de Artur Mas y exsecretario de Comunicación de la Generalitat, que se vio obligado a dimitir por una supuesta manipulación de informes. Felizmente recolocado en Endesa y Applus Madí participó en la campaña Freedom for Catalonia en los Juegos Olímpicos de 1992. Otro miembro de la corte del rey Artur era Carles Llorens, director de Cooperación en la Generalitat, pero que también tuvo que abandonar por una serie de irregularidades contables. Resiste en el Gobierno catalán Francesc Gordó, consejero de Justicia, quien ha cuestionado la estrategia separarista de Mas. Ello le ha valido varios enfrentamientos con Homs, el último hombre de confianza que le queda a Mas. De momento. Considerado el cerebro del equipo que aupó a Artur Mas a la presidencia de la Generalitat, dejó la política para incorporarse a Endesa y Applus Defensor del pacto fiscal, ha cuestionado en diversas ocasiones el proceso secesionista, lo que le ha valido serios enfrentamiento con Francesc Homs. EFE INES BAUCELLS JOSEP DURAN LLEIDA PRESIDENTE DE UDC FRANCESC HOMS CONSEJERO DE PRESIDENCIA Muy a su pesar, el líder de Unió formó tándem con Artur Mas tras la retirada de Jordi Pujol. Pero el secesionismo de CDC ha provocado la ruptura con UDC. Ponente del Estatuto, ha sido el portavoz del proceso secesionista del presidente Artur Mas. Es el único colaborador que queda del núcleo inicial. TODO IRÁ BIEN ¿Cómo que dónde vamos? SALVADOR SOSTRES Quico Homs ha sido siempre el suplente. Cuando Mas estaba en la oposición era el mozo de los recados de la cúpula del partido y le llamaban el ceporro. Al llegar Mas a la Generalitat, su mano derecha de siempre, David Madí, decidió marcharse a la empresa privada y por eliminación quedó Homs como escudero del presidente. Es un ser menor y acomplejado, obsesionado en eliminar el rastro de su antecesor. En su labor como portavoz se le ha notado la ausencia de los viajes fundamentales, el bosque que resuena al fondo de sus palabras y una manifiesta incapacidad para la política que tiene mucho que ver con el mal gusto que Mas tiene con la alta excepción de Madí para elegir a la gente de la que se rodea. Quico se va superado y triste. Se va cinco minutos antes de que Oriol Junqueras pida su cabeza como condición para cualquier pacto con Convergència, y se va con la voltereta de haber dirigido la campaña electoral más lamentable de todos los tiempos, la que en 2012 llevó a Mas a perder 12 diputados en lugar de conseguir los 8 que le faltaban para la mayoría absoluta. No sólo ha sido incapaz de tejer una red de alianzas y de complicidades para el president, sino que con su arrogancia rural le ha dejado arrinconado, odiado por casi todas las demás fuerzas políticas y con unas expectativas electorales que dan ganas de llorar. La semana pasada planteó que quería ser el candidato de CDC al Congre- so de los Diputados, a pesar de que luego lo ha negado. Cuesta imaginar que Convergència cometa la torpeza de concedérselo, aunque tratándose de Mas nunca se sabe. Lo que ahora dice es que, como Madí, quiere irse a la empresa privada, como si la voluntad bastara para suplir a la inteligencia. Su obsesión por compararse con David, incluso cuando se marcha, me recuerda la tarde en que después de haber comido y bebido longitudinalmente con Manuel Vicent, tomamos un taxi y el conductor nos preguntó: ¿Dónde vamos? ¿Cómo que dónde vamos? respondió Vicent. ¡Nosotros vamos al Ritz y usted váyase a la mierda!