Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES VIERNES, 10 DE JULIO DE 2015 abc. es opinion ABC A LOS CUATRO VIENTOS La autoría de De La- Hoz Córdoba CF LUIS VENTOSO TRABAJO HECHO Tú tranquilo. Ya has hecho más que otros en tres vidas La celosía de la discordia Desde que el Cabildo Catedral de Córdoba planteara el proyecto de abrir una segunda puerta de acceso al recinto, muchas han sido las críticas para torpedear el proyecto. Entre ellas, se usaba el mantra de la celosía de Rafael De LaHoz, prestigioso arquitecto, como un bien patrimonial afectado por las ínfulas eclesiásticas. Hasta incluso la familia del arquitecto terminó alegando un derecho moral de autoría que el informe revelado por ABC de la Junta zanja con una verdad aún más rotunda: que De La- Hoz nunca fue el autor de estas puertas. De la Ciudad Deportiva al palco El culebrón de la Ciudad Deportiva del Córdoba CF no va a ser flor de un día. Camino de los tribunales como está la sociedad anónima deportiva de Carlos González contra el Ayuntamiento, la brecha se abre entre ambas partes. Si el año pasado, en el palco de El Arcángel en los partidos de los blanquiverdes reinaba la entente cordiale, ahora, la tensión se va a cortar con el filo de una navaja. Hay que recordar que el estadio es municipal; en la zona presidencial hay asientos para el Consistorio y otra parte del club, bien divididos, eso sí. A más de uno y más de dos se les van a atragantar los ágapes a partir de ahora. Q UERIDO Rafa: Me atrevo a escribirte sin conocerte de nada animado por la displicencia de la prensa inglesa, que hace una semana logró tocarme la moral por el modo en que dio cuenta de tu eliminación en la segunda ronda de Wimbledon, a manos de aquel ignoto rival de las rastas. No te dedicaron ni una foto y costaba encontrar tu nombre en titulares. De repente, a tus 29 años, ya eras historia, un pasado vintage, una página amarillenta que no merece ser releída. Tus 14 títulos de Grand Slam (dos en la hierba de Londres) tus 740 victorias, tus 141 semanas en el número uno, tu oro olímpico, tus 9 Roland Garros... todo eso no merecía la menor consideración. Si estuviésemos en un periódico vulgar, diría aquello de que les den Como esto es ABC, me limitaré a señalar que tu obra deportiva y personal está por encima de amnesias y mezquindades, porque como bien le dijiste a Enrique Yunta en la última entrevista, tu carrera ya está hecha. Si mañana dejases de machacarte en las pistas y no volvieses a pegar palo al agua, todo seguiría igual. Los españoles normales continuaríamos perennemente agradecidos, y casi más por el modo en que has ganado que por lo ganado. Te confieso que me cuesta sintonizar con el fenómeno de los coches, siempre invocando males ajenos (yo soy un crack, pero el bólido es una castaña) esquivo, huraño, un tanto ufano de más en la victoria. Me pasa lo mismo con el motorista Lorenzo: su exceso de burbujas destroza una buena bebida. Cuesta mucho también querer a quienes no te quieren. Cuando el excelso centrocampista Hernández o Guardiola empezaron con que no les gusta España algo se rompió, pues parte del afecto se basaba en que eran, son, compatriotas nuestros. Cuando tú comenzaste a arrasar eras un chavalillo de melena grunge saliendo todavía del acné. Pero siempre hiciste gala de una madurez rara y reconfortante, que se llamaba respeto al rival derrotado, aprecio leal a tu país y una paciencia infinita para atender a los aficionados. No es un cóctel difícil, pero pocos saben combinarlo siempre. Saludamos también el pudor digno con que sobrellevas tus problemas. Ser un tenista de elite equivale a una infancia y una juventud robadas por los entrenamientos. Tragaste disgustos familiares, lesiones desmoralizadoras, que requieren tratamientos muy dolorosos, las calumnias de la prensa gala, dolida porque no ganan ni a las chapas, con aquellos infundidos de dopaje... Todo lo sobrellevaste con la elegancia del estoico y la más profesional de las medias sonrisas. No sé si volverás a ganar otra de esas copas de leyenda. Sería bonito: el cumplimiento de una ilusión de todo un país. Pero si eso no ocurre, da a igual. Eres uno de los nuestros, y de los mejores. Cuando ya nadie se acuerde del enésimo tuercebotas híper- maqueado, de tirón coyuntural, al que algún presidente alocado del fútbol le paga siete, o hasta 12 millones de euros por Liga, tú seguirás en el inventario de los afectos. Tendrás 90 tacos, saldrás a pescar en un bote en Manacor y seguirás siendo para todos Rafa, porque las obras bien hechas no se oxidan. Muchas gracias, CAMPEÓN. Ahora mas que nunca. Celosía de la Mezquita CARTAS AL DIRECTOR Un color especial Como dice la famosa sevillana, muchos ayuntamientos también tienen ahora un color especial y qué color. Los nuevos alcaldes y alcaldesas han faltado a muchas de sus obligaciones, pero han perdido el... para en astas y balcones consistoriales izar la bandera del arco iris. Los progresistas de esta desconocida España quieren revestir de igualdad, solidaridad, tolerancia, y el rodeo semántico, etcétera, una forma de vida respetable pero que no es la natural, sólo hay que ver lo poco de natural de sus atuendos o sin ellos y comportamientos en sus manifestaciones. Tolerancia por supuesto, cada cual es dueño de hacer de su capa un sayo pero una cosa es respetar la libertad de todos y otra muy distinta que una minoría, aunque sean más de la cuenta, pretendan que se acepte como normal y natural aquello contrario a la naturaleza y al sentido común. Recalco de nuevo, en evitación de malos entendidos, el derecho en uso de su libertad de hacer de sus vidas lo que crean oportuno, pero nunca imponiendo a los demás tendencias y comportamientos antinaturales y dotándolos del amparo de la ley. Matrimonio sólo es la unión de un hombre con una mujer. Una cosa es tolerar y otra pisotear el rigor y los preceptos dados. La libertad de expresión y opinión de la mayoría también hay que tolerarla y respetarla. Comulgar con ruedas de molino, no, eso se queda para Bono y Zerolo (q. e. p. d. Libertad para unos y para otros, pero hasta donde toca respetar la de los demás. Por qué hay que estar de acuerdo con que en Barcelona, Madrid, y Córdoba por ejemplo cuelguen en sus ayuntamientos la bandera gay, pues no. Ni consentir ni aceptar que una señora parte de una institución, se exhiba haciendo pis en la calle. No es progreso ni se puede tolerar la falta de respeto, el incivismo, y la mala educación. Hay que respetar y tolerar otros muchos colores como los valores y principios ajenos. ILDEFONSO MORENO JULIÁ CÓRDOBA Sensibilidades Hoy quisiera hacer un alarde infinita comprensión con la vista puesta en nuestro Ayuntamiento de Córdoba, y especialmente en su regidora Isabel Ambrosio. Como premisa diré que siento una infinita comprensión porque cada cual pueda ser libre para elegir su forma de vida con arreglo a su educación, a sus creencias religiosas y a su pensamiento político. Y por ende, de actuar en su vida, tanto privada como pública, de acuerdo con ellos, pero respetando a su vez los mismos espacios personales de los demás. Así las cosas, quiero expresar, por medio de la presente, mi infinita incomprensión con la actitud de la señora Ambrosio retirando el crucifijo que lucía desde hace mucho tiempo en una vitrina que, por lo que dicen, estaba en la antesala del despacho de la alcaldesa. Como ya se han hecho muchos comentarios al respecto y aunque suscribo casi todos solo quisiera añadir uno. No me parece, por muy alcalde o alcaldesa que se sea, que quienes ostenten la más alta representación de una ciudad se pierdan en disquisiciones filosóficas en vez de ocuparse en proporcionar el mayor bienestar de los ciudadanos en asuntos como tráfico, limpieza viaria, escuelas, parques, etcétera. Y, siendo así, señora Ambrosio, le expreso mi infinita incomprensión en que permita que una de las calles más céntricas de Córdoba tenga una situación de insalubridad increíble. Se trata de la calle Adarve, que nace en Puerta del Rincón y, aunque corta y con no muchas viviendas, tiene mucho tránsito por conectar con Torre de la Malmuerta, Marroquíes y la iglesia de Santa Marina. En la misma calle se encuentra La Casa de la Juventud de la Junta de Andalucía. Pues por esta calle, en todo lo que va de mes, es muy desagradable pasar, sobre todo a las horas de más calor, porque entre los efluvios que salen de los cinco antiguos vomitorios del Cine Isabel la Católica y las plastas humanas disecadas que hay en ellos, se palpa un panorama tercermundista o peor. Eso, señora alcaldesa, por el bien de todos, si debería ordenar retirarlo, con carácter inmediato. GABRIEL MUÑOZ CASCOS CÓRDOBA Pueden dirigir sus cartas al director por correo ordinario a C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 de Córdoba. E- mail a cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de reducir los textos cuyas dimensiones pasen el espacio fijado.