Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN LLUVIA ÁCIDA PUEBLA VIERNES, 10 DE JULIO DE 2015 abc. es opinion ABC DAVID GISTAU JUICIO POPULAR Una mezcla de ignorancia y sectarismo cree olfatear franquismo en personajes que murieron sin sospechar siquiera que lo fueran L O de que la historia se repite como farsa. La purga de las denominaciones franquistas en el callejero de Madrid que se ha propuesto acometer el ayuntamiento tiene el inconveniente de que una mezcla de ignorancia y sectarismo cree olfatear franquismo en personajes que murieron sin sospechar siquiera que lo fueran. Por ello han sido arrojados como reos al debate público. Para obligarlos, con décadas de anacronismo, a comparecer ante un tribunal popular que valorará su ambigüedad y decidirá si merecen o no sufrir una ejecución alegórica. Para algunos de esos personajes, sería la segunda vez. Pues ya fueron ejecutados de forma literal durante esos años pistoleros que fraguaron la Guerra Civil y con los que esta generación de populistas, que trae consigo todas las venganzas demoradas, prefiere identificarse antes que con los de la Transición. En la lista que ayer dio un periódico nacional, emulando con munición de fogueo El mono azul de Alberti y Bergamín, entre los principales sospechosos de franquismo figuraban dramaturgos, escritores satíricos, pintores y hasta toreros cuyo estigma proviene de haber existido en un contexto histórico culpable. También había políticos e intelectuales en los que resulta imposible detectar militancia franquista. Por ejemplo, Calvo Sotelo, diputado de la República asesinado antes de que Franco se levantara siquiera. Por ejemplo, Ramiro de Maeztu, monárquico y católico, asesinado en Aravaca al comienzo de la guerra, años antes de la dictadura y de que hasta el propio Franco se hiciera franquista. Como se ve, el criterio de la saca es grueso, poco sutil o fiel con la historia, como si se hubiera aprovechado para ampliar la norma de repudio a cualquiera que pueda ajustarse a los clichés del odio miliciano. Burgueses, católicos y monárquicos incluidos, por más que jamás profesaran el fascismo. Es significativo notar que, en el caso de muchos de los personajes que serán extirpados del callejero, lo único que los hace sospechosos de franquismo es el hecho de haber sido asesinados. Como si, partiendo como base de la infalibilidad miliciana a la hora de decidir los paseos, la ejecución demostraría por sí sola que el muerto merece ser borrado de la memoria. Si lo mataron los nuestros es que era facha, y punto. De esta manera, a ver quién se atreve a discutir que hasta el pobre Muñoz Seca era un fascista tremendo, un fascista proporcional a la crueldad de su asesinato. No volveré a escribir de esto. No quiero caer de nuevo en la trampa, que ya antaño nos tendió Zapatero, de participar de modo retrospectivo en infames episodios históricos españoles que no son de mi tiempo, ni de mi cartografía política, ni de mi porvenir, ni probablemente de mi interés. Esto me ha solucionado el folio de hoy, nada más. Sólo espero que la gimnasia miliciana sea lo bastante terapéutica como para que los nuevos populistas sientan haber ganado por fin la guerra y todos podamos continuar con el resto de nuestras vidas, cargadas de futuro. MONTECASSINO HERMANN DE LA CHECA A LA TERNURA Los nuevos comunistas no tienen aquella cabeza de campesino o carnicero de Lister, Carrillo y Chernienko E STÁ claro que el futuro les pertenece. Los comunistas españoles, hoy dotados de tantas marcas blancas, rojas y rosas como haga falta, van camino de ganar la partida. Y España será roja y rota, dicen. Y parece que pueden llevar razón. Ahora se llaman todos progresistas. Y van camino de ganar el futuro y la dictadura del proletariado gracias a la ternura. Lo que no consiguieron con tiros en la nuca lo harán haciéndonos llorar a todos como benditos. Si nos portamos bien. O convirtiéndonos en monstruos culpables que merecen todo el castigo porque no lloramos de ternura como es nuestra obligación. Los comunistas perdieron en su día la guerra en España entre otras cosas porque estaban menos dedicados al frente de guerra que a asesinar a civiles y a rivales en la retaguardia. En aquellos entonces eran de lágrima dura. Pero ahora van a convencer a todos que ellos tienen un inmenso corazón y los que les ponen a ellos pegas no tienen ninguno. Y cuando se tiene tanto corazón, a la gente sin sentimientos hay que perseguirla y castigarla. Para educar a la población en esta ternura se busca el sufrimiento, por ejemplo las escenas del desahucio. En crudo, sin cinismo que contextualice. O los niños con hambre. Eso sí que es un festín de sentimiento. Si son 2.500 los convertimos en 25.000. ¿Que por qué no en dos millo- nes? Porque parecería el Holodomor, la hambruna ucraniana, y esa la causó Stalin, que lo hemos vuelto a poner de moda. Y los solucionamos como se solucionaba antes de que llegáramos. Pero somos un poder con ternura. Los nuevos comunistas no tienen aquella cabeza de campesino o carnicero de Lister, Carrillo y Chernienko. Los de ahora son Berias hipster y Dzershinskis cool. Dominan todo el discurso político de la actualidad y la propaganda, así como los medios para difundirlos, y no tienen rivales serios ni en la política ni en los medios de comunicación. Los chicos de la derecha política española, los ultracentristas y sus diversas variaciones, van camino de convertirse en partidos satélites de ese gran movimiento progresista. Tienen muy frescos los métodos paleocomunistas, ya lo verán ustedes con detalle si tienen algún problema con ellos. Les gusta mandar tanto como a los tradicionales del siglo XX, a aquellos cuyos retratos colgaban en la Puerta de Alcalá, que eran Stalin, Lenin y Malenkov o Molotov. Pero además tienen todos los recursos del mundo moderno. Tendremos socialismo del siglo XXI y haremos compañía a los camaradas de Syriza y otros países del sur en los nuevos proyectos emancipadores en los aledaños de una Unión Europea reaccionaria, sin compasión, volcada en la codicia del dinero y los intereses y el máximo beneficio. Les reconozco que ya me han convencido. Nos estamos liberando de esa esclavitud del capitalismo. Porque es cierto que habrá un grupo de estados atrasados que se resistan a nuestra nueva revolución, tan megaprogresista. Pero no importa porque el norte ha demostrado durante la pasada crisis que es egoísta y no tiene sentimientos tiernos como nosotros. Lo descubrimos durante la crisis griega. ¡Qué empeño con que pagaran y cumplieran! ¡Qué rigideces con la palabra dada! Entonces se les cayó la careta. Claro, protestantes y muy fachas esos del norte. ¡Qué horror! Aquí, como ven nos hemos apuntado ya al bando de la ternura todos. Porque los que se niegan y sacan a relucir la racionalidad ¡hay que ser animal! han desaparecido todos. Dicen que alguno ha llegado al norte, donde al parecer los sentimientos han sido prohibidos. Aquí lloramos sin parar y dicen que es todo ternura.