Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 29 DE JUNIO DE 2015 abc. es cultura CULTURA 77 RCS Periodismo y compromiso A la izquierda, Oriana Fallaci en la redacción de L Europeo en 1955. Arriba, de niña con la bicicleta que eludía los controles nazis y llevaba información a la Resistencia y entrevistando en 1972 a Golda Meir. Abajo, corre mientras trata de fotografiar a una mujer vietnamita llorando a su hijo y entrevistando al actor Paul Newman en 1963 donde dejó de ser Oriana para convertirse en La Fallaci Quería cubrir el conflicto a su manera y, nada más llegar, firmó un papel donde eximía de toda responsabilidad al ejército estadounidense en caso de fallecer. Pudo dejarlo y vivir de las rentas, del dinero que le reportaban sus libros, pero no la habían educado así asegura la autora. Ya por entonces era conocida en todo el mundo, y fue creando su propio personaje. Empezó a entrevistar a grandes dirigentes a nivel mundial en las conocidas como Fallaci interviews que eran materia de estudio en las faculta- des de Periodismo de Estados Unidos. El método Fallaci la colocó delante de gente como Henry Kissinger, Muamar el Gadafi o el ayatolá Jomeini, con quien tuvo una intensa entrevista. Aceptó ponerse el chador para el encuentro se cuenta en el libro. Pero cuando Jomeini, irritado por sus preguntas sobre la condición femenina en Irán, hizo una broma sarcástica si no le gusta el vestido islámico no está obligada a llevarlo; el chador es para las mujeres jóvenes y respetables Oriana reaccionó quitándose el chador con un ademán rabioso. Se organizó un buen lío. Jome- ini, que no aceptaba estar en presencia de una mujer con la cabeza descubierta, salió de la habitación El encuentro con Gadafi fue decepcionante. El dictador se fue por las ramas, no encontró la manera de obtener respuestas útiles y terminó escribiendo sobre la comicidad del tirano En aquellos días hizo gala de una gran independencia. Terminó enemistada con casi todos y, mientras en Italia decían que se había vendido a la derecha, el gobierno de Estados Unidos la veía como una subversiva. Ni una cosa ni la otra. Espléndidos cuando combaten, los co- munistas resultan insoportables cuando han vencido escribió después de la Guerra de Vietnam. Llegó un momento de su madurez en el que Fallaci solo pensaba en trabajar. Estaba convencida de que le quedaba poco tiempo y quería terminar una novela familiar en la que había invertido más de diez años de investigación y escritura. Disfrutaba de la soledad y colocó en el timbre de su casa un post- it que decía: Go away (márchese) que fue más o menos la respuesta que dio al primer valiente que quiso escribir su biografía, un estudioso estadounidense.