Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 29 DE JUNIO DE 2015 abc. es internacional INTERNACIONAL 61 Turistas españoles en la región Ofensiva terrorista mundial Los responsables Lo que ha pasado no es culpa suya, es culpa de los que le enseñaron asegura su primo Nisab Manifestación en Susa La mayoría mostró su apoyo al Gobierno por cerrar las mezquitas sospechosas de extremismo a insertarse en el precario mercado laboral del país. Aún así sabe que su caso es una excepción. En Susa, una manifestación local recorrió la zona turística de Port El Kantouie, donde se produjo el cruento ataque, para expresar su condena al terrorismo. En esta marcha, la mayoría de las voces mostraban apoyo al Gobierno en su decisión de cerrar las mezquitas sospechosas de difundir las ideas extremistas. Todo esto es culpa de los islamistas de Enhadda y de los años de la transición, en los que se permitió que entraran armas sin control en el país y proliferó el fanatismo denunciaba otra mujer, Saida Mbacher. Enhadda es la formación islamista moderada que pilotó desde el Gobierno la transición a la democracia tras la caida del dictador Ben Alí, en 2011. Ahora apoyan al gobierno de coalición que preside Beji Caid Essebsi y cuya formación a finales del año pasado fue considerada por los más optimistas la culminación del tránsito a la democracia. Ayer, el primer día de vigencia de las medidas de seguridad excepcionales decretadas por el Gobierno, ya se detectaba una mayor presencia de las fuerzas de seguridad en todo el país, con controles policiales en los cruces de carreteras. sería cerca de aquí explica Peter. Cuando descubrió que Seiffedin Rizgui había llevado a cabo sus fechorías muy cerca de la piscina en la que retozaban sus críos, no contempló en absoluto la posibilidad de marcharse, como han hecho la mayoría de visitantes de otras nacionalidades. Locos hay en todas partes y eso puede pasar en cualquier lugar asegura Lagarde, que le tiene particular simpatía a los tunecinos porque son gente adorable Regresarán el miércoles Peter Lagarde, junto a sus dos hijos en la piscina de su hotel G. O. La familia hispano- holandesa Lagarde, que disfruta de sus vacaciones en la zona del atentado, se enteró por internet de la matanza Nunca pensamos en marcharnos de Susa G. D. OLMO SUSA (TÚNEZ) Han venido desde Mallorca y no piensan renunciar a sus vacaciones porque un desalmado con un Kalashnikov decidiera terminar a tiros con la vida de 38 turistas como ellos. El holandés, afincado en Palma de Mallorca, Peter Lagarde y sus dos hijos, españoles ambos, eran ayer los únicos, aparte de los periodistas, que hablaban castellano en la zona de Port El Kantoauie, donde se produjo el atentado. Ni por un momento se nos ocurrió quedarnos sin vacaciones asegura Peter Lagarde. Dhelia, de doce años, coincide con su padre: Cuando nos enteramos de lo que había pasado me despertó mucha curiosidad asegura. Esta familia hispanoholandesa se enteró por internet de lo que había ocurrido a escasos metros del hotel donde pasan su estancia. Los niños estaban en la piscina y yo leyendo la prensa digital, pero cuando vi lo ocurrido pensé que no A Joey, el pequeño de la familia, no se le ve preocupado. Yo sé que fue cerca de aquí, pero él el terrorista no está aquí, por lo que me siento seguro La familia Lagarde pasa estos días de asueto gracias a que Peter, de 44 años, es empleado de la cadena española Iberostar en Baleares. Son sus compañeros de trabajo y la madre de sus hijos, que no ha venido a este viaje, los que se muestran mucho más alarmados. Peter cuenta que en cuanto salió la noticia nos empezaron a escribir por Facebook y Whatsapp Pese a ello, mantienen la intención de regresar el miércoles que viene, como tenían previsto desde el principio. Lo que llevan peor es que todas las excursiones a las que se habían apuntado han sido canceladas: Íbamos a ir a un safari y a un zoo y ya no puede ser lamenta Dhelia. El personal del hotel les ha dicho que quizá hoy se reanuden las actividades. Mientras tanto tendrán que conformarse con disfrutar de una piscina y una playa que se ha quedado casi para su disfrute exclusivo.