Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL SÁBADO, 20 DE JUNIO DE 2015 abc. es internacional ABC Una familia retira dinero de un cajero automático en Atenas, junto a un vagabundo que duerme sobre la acera El BCE inyecta dinero a la banca griega para que resista dos días más Ante la fuga masiva de depósitos que sufre el país heleno, el Banco Central Europeo aprueba la entrega de poco más de 3.000 millones de euros ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL A LUXEMBURGO l Banco Central Europeo autorizó ayer una transfusión desesperada de dinero para tratar de mantener en pie el sistema financiero griego ante las terribles presiones de la población helena que acude a los bancos para retirar sus ahorros como señal más evidente de desconfianza en el futuro inmediato. Los ministros de Economía de la zona euro y el resto de sus colegas de la UE se despidieron ayer en Luxemburgo con la certeza de que pasarán este fin de semana esperando noticias del Gobierno griego para preparar la cumbre de emergencia de la Eurozona convocada para el lunes. Si hay que hacer caso a la versión oficial, todos los ministros insisten en que hay tiempo y posibilidades para un acuerdo. Sin embargo, mientras todos ha- E cen valer sus reservas, el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, era, a pesar de todo, el único abiertamente optimista. El juego de ver quién aguanta más debe terminar porque esto no es un juego y ya no hay tiempo para andar jugando reiteró ayer el presidente del Consejo, el polaco Donald Tusk, que ha sido el encargado de convocar esta reunión que tendrá lugar el lunes por la tarde. Tsipras ha obtenido otra vez su objetivo de llevar el asunto a una discusión política de los líderes, en la que espera imponer sus argumentos ideológicos sobre los datos metronómicos que le exigen continuamente sus acreedores. Aunque ayer estaba en Rusia lanzando señales políticas incómodas para sus socios, su gabinete emitió un comunicado desde Atenas en el que el primer ministro asegura que todos los que apuestan por los escenarios de crisis y terror se equivocan porque habrá una solución basada en el respeto de las reglas y la democracia europeas que le permitirá a Grecia volver al crecimiento dentro del euro Por ahora, la única constatación es que los hechos no logran transmitir el optimismo que se desprende de los mensajes de Tsipras. Solo ayer fueron retirados más de 1,200 millones de euros de los bancos griegos, y en el conjunto de la semana más de 3.000 millones, lo que crea un entorno de absoluta incertidumbre. Al ser interrogado sobre cuánto tiempo podrá aguantar Grecia en estas condiciones, el representante del Banco Central Europeo contestó que dudaba de que los bancos helenos puedan abrir el lunes. La decisión tomada ayer por el banco emisor de seguir manteniendo la línea de liquidez de emergencia (por segunda vez en una semana) debe considerarse como una transferencia de emergencia. El BCE aprobó la entrega a Atenas de poco más de 3.000 millones de euros, lo que en la actual Salida de fondos Ayer fueron retirados más de 1.200 millones de euros de los bancos griegos en un proceso de pánico social situación de fuga de capitales apenas cubre las necesidades de Grecia para dos días. Mario Draghi está decidido a hacer todo lo que esté en sus manos para evitar el colapso de Grecia, porque un accidente incontrolado supondría que el BCE debería digerir un paquete descomunal de deuda impagada. Pero no tiene la varita mágica para mantener vivo al sistema financiero de un país como Grecia. Por ello, esta vez se considera que el desenlace no puede tardar. Estamos hablando de días, no de semanas dijo el ministro español de Economía, Luis de Guindos, que como todos sus colegas del Eurogrupo va a pasarse el fin de semana a la espera de que el Gobierno populista griego envíe por fin una propuesta razonable y creíble Y, desde luego, no todos son optimistas respecto a las posibilidades de lograr un acuerdo. No estoy seguro de que podamos anunciar nada nuevo o sensacional el lunes dijo el ministro alemán, Wolfgang Schauble. Su colega finlandés, Alexander Stubb, insistía en que la pelota está claramente en el lado griego El mismo Tusk ha advertido a los griegos de que si no llegan a un acuerdo irán a una suspensión de pagos porque no podrán recibir ayuda para hacer frente al pago de 1.500 millones