Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 OPINIÓN VIDAS EJEMPLARES PUEBLA SÁBADO, 20 DE JUNIO DE 2015 abc. es opinion ABC LUIS VENTOSO UN SILBIDO En un mundo postizo, envarado, aquel piropo sonó casi a libertad la salida de una boca de metro, cerca de los imponentes museos londinenses de Kensington, la espera en un semáforo me situó a la sombra de una elegante muy guapa. Digo a la sombra literalmente, porque la beldad me sacaba más de una cabeza (lo cual tampoco es difícil, siendo uno más bien de la logia de los hobbit) El sol del final de la primavera inglesa, que alegraba sin picar, llenaba de dicha y promesas la mañana. Observando al descuido a la bella, una inglesa rubia tipo Sienna Miller, que gastaba la falda corta y la seguridad larga que distinguen a muchas guapas locales, aquello casi parecía una de las epifanías de Jep Gambardella, cuando el viejo dandy de Sorrentino deambulaba por una Roma borrosa en pos de atisbos de la gran belleza. Sin esperar a que el semáforo cambiase del todo, la hermosa mujer se arrancó a cruzar, con paso elástico y decidido (lógico: ni un bus rojo de dos pisos se atrevería a arrollar a un ser así) Pero además de soleada, la mañana también discurría levemente ventosa. Así que la chica atravesó el paso de cebra con una mano sosteniendo la retaguardia de la falda, para evitar un momento a lo Marilyn en La tentación vive arriba Alcanzada la seguridad de la acera, la muchacha abandonó sus prevenciones antibrisa. Lo hizo justo a la altura de una zanja de Thames Water, donde cavaban cual topos en buzo azul un currante rosa y pecoso y su compañero, con pinta de paquistaní. Justo ante la mirada de los operarios de aguas de Londres, el viento derrotó a la gravedad textil de forma esplendorosa. Con reflejos, el currante pecoso saludó el momento con un silbido corto, doble y admirativo, que supongo que es un código universal en todo el planeta. Ella siguió caminando, pero giró la cabeza solo un pelín, lo justo para que bajo las gafas de sol se escapase una sonrisa, mitad semicómplice mitad burlona. En una era postiza, políticamente correcta hasta lo hipócrita, donde a veces incluso parece que lo minoritario es que a los hombres nos gusten las mujeres y viceversa, aquel piropo y el cachondeo zumbón con que lo recibió su destinataria dejaron tras sí un curioso aroma a libertad. Sobre todo cuando unas horas después, pasando por la misma calle, me crucé con dos mujeres con buenas zapatillas de marca fina, cada una portando un bolso caro colgado de su antebrazo y con sus manos enguantadas sujetando bolsas de lujo. Describir el resto de su estampa resulta sencillo: un burka negro las cubría por completo y solo dejaba al aire un rectángulo que enmarcaba sus ojos. La muchacha de la primera hora y las dos chicas del niqab recorren las mismas calles, compran en las mismas tiendas, respiran el mismo aire (altamente contaminado, por cierto) pero son dos planetas diferentes. Es imposible integrar a quien se pasea con un muro a cuestas y resulta triste que nos avergoncemos de la cultura judeocristiana que nos hizo grandes para disiparnos en un multiculturalismo dibujado a la medida de quienes tal vez nada quieren saber de nosotros. Pero el sol seguía iluminando el día y los pensamientos lúgubres se disipaban. Poco a poco, la razón irá picando la piedra del integrismo. A HORIZONTE RAMÓN PÉREZ- MAURA Y ESTO NO HA HECHO MÁS QUE EMPEZAR... Carmena defiende que el narcotráfico, que tanto bien hace a la sociedad sobre todo a algunos no conlleve cárcel G RANDES tardes de gloria han de resultar de la elección de los nuevos ayuntamientos españoles. Especialmente genial ha sido que los podemitas en Barcelona hayan creado una concejalía para el feminismo, lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales concepto, este último, que nunca he conseguido que me aclaren. No sabía yo que Barcelona estuviera tan necesitada, pero bueno es saber cuáles son los requerimientos de una gran urbe. Pero lo que más me ha sorprendido de la iniciativa es que apunta a disidencias dentro de las plataformas electorales de Podemos. Quizá haya tenido usted ocasión de ver el vídeo en el que esa lumbrera de Occidente, Juan Carlos Monedero, explica a su audiencia que las películas de Disney están llenas de mensajes ocultos para intoxicar subliminalmente. Y pone como mayor ejemplo El Rey León de la que es difícil decir más disparates de los que ahí regurgita el profesor Monedero. Esa película tan peligrosa tiene un tema central cantado por ese capitalista sospechoso, Elton John, titulado El ciclo de la vida en el que se habla de la natural sucesión de un padre por su hijo lo que para Monedero y sus acólitos debe de ser una forma de opresión. Y ¿cómo ha llamado Ada Colau, la alcaldesa de Barcelona, a la nueva concejalía para el feminismo y sus aparentemente numerosos acompañantes? Concejalía de Ciclo de la Vida Verás cuando se entere Monedero. Claro que tal vez Elton John compense su asqueroso capitalismo con otras virtudes que hagan irrelevante el que su canción proceda del alegato criminal de El Rey León en la que, según Monedero, Mufasa, el félido malísimo, tenía un parecido sospechoso con ese benévolo anciano, tan apreciado por Monedero e Iglesias, que se llamaba Jomeini. Tampoco ha estado mal lo de Madrid y la alcaldesa Manuela Carmena. Ya antes de llegar al cargo explicó que el 94 por ciento de los delincuentes no deberían estar en la carcel, incluidos los condenados por delitos de drogas. Le faltó aclarar que esos delitos en España son de tráfico, no de consumo, que aquí no está penalizado. Así que ella definde que el narcotráfico, que tanto bien hace a la sociedad sobre todo a algunos no conlleve cárcel. Y esta semana nos ha aclarado que hay diferentes tipos de imputaciones. Que no todos los delitos tipificados en el Código Penal son verdaderos delitos para ella. Y para jalearla, irrumpió Ignacio Escolar a decirnos que el asalto a una capilla por mujeres semidesnudas solamente es delito en la Rusia de Putin y en la España de Rajoy. Vaya por Dios. Pues no. En la muy laica República Francesa, según el artículo 431- 1 de su Código Penal y los artículos 25 y 32 de la Ley de Separación de Iglesia y Estado se dice, entre otras cosas, que serán condenados quienes impidan, retrasen o interumpan el ejercicio del culto por medio de disturbios o desórdenes en los locales dedicados a esas funciones que pueden pertenecer a una asociación de culto o ser puestas a su disposición Vaya con la laica Francia. ¿Y en Alemania? El artículo 167 de su Código Penal dice: Perturbación del ejercicio del culto. Quien 1) intencionalmente perturbe de manera grave el servicio religioso o alguna acción del culto religioso de una iglesia existente en el país o de otra sociedad religiosa, o 2) cometa escándalo público en un lugar destinado al servicio religioso de una tal sociedad religiosa, será castigado con pena privativa de la libertad hasta tres años o con multa Y esto no ha hecho más que empezar...