Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 GENTESTILO SÁBADO, 6 DE JUNIO DE 2015 abc. es estilo ABC ABC La primera dama La mujer de Rafa Benítez, Montse Seara, y sus hijas, Claudia y Ágata, permanecerán en Liverpool pese a la llegada del entrenador al Real Madrid ANGIE CALERO RAÚL COSÍN MADRID VALENCIA C uando Rafael Benítez Maudes (Madrid, 1960) vivía en Liverpool, un grupo de amigos del entrenador acudió en un taxi a Wirral, el acogedor y tranquilo municipio donde aún tiene su residencia, cuyas aguas conectan con Gales. El madrileño les esperaba en un punto de la villa. Cuando los invitados le preguntaron al taxista cuánto le debían, descubrieron que el conductor ya no estaba dentro del vehículo. Paró el coche donde pudo y se bajó corriendo para salu- dar al entrenador y pedirle un autógrafo y una fotografía. Se trata de una anécdota que seguramente Benítez guardará en la memoria, como muchas otras. Un trato impecable que siempre que ha podido ha devuelto a los habitantes de Liverpool, que, como The Beatles, también considera su ciudad. El nuevo entrenador del Real Madrid es un hombre comprometido con lo que cree. Los que le conocen aseguran que es trabajador, serio y exigente, pero con capacidad para diseñar un escenario positivo con toques bromistas. En ocasiones se tiende a decir de él que está obsesionado con el fútbol. Realmente, se trata de un profundo enamoramien- to, una pasión total por el fútbol y por su familia. Benítez es un tipo carismático que sabe estar, pero que siempre defiende a los suyos y sus ideas. En Liverpool, cuando paseaba por la calle, la gente le paraba para saludarle. Él, con total normalidad, dialogaba cercano. Por este tipo de detalles, se le puede tildar de familiar, próximo y sencillo. Así es quien pilotará durante los próximos tres años el proyecto del Real Madrid, la casa a la que vuelve después de mucho tiempo. Se crió en ella como jugador y dio sus primeros pasos como entrenador en su cantera, muy cerca de otro icono del fútbol, como Vicente del Bosque. Salió. Y lo hizo para seguir formándose, crecer y triunfar. Del boom en el Valencia a volver a poner en el mapa top al Nápoles, pasando por una etapa en el Liverpool y su trabajo en el Inter de Milán y el Chelsea. Ganó títulos allá donde estuvo. Dejó profunda huella en Extremadura y Tenerife. En esa vida dedicada al fútbol es fun- damental la figura de Montserrat Seara (48 años) la primera dama de la casa blanca. Estuvo en primera fila en la presentación de Benítez como nuevo entrenador madridista. Cómplice de su marido, es una mujer comprensiva con la vida nómada de lo que significa ser entrenador, nada fácil en lo familiar. Montse siempre ha respaldado a Rafa, aunque por momentos como pasó en la última etapa de dos años del técnico en Nápoles fuera a distancia. Pues ella y las dos hijas de la pareja, Claudia y Ágata, siguieron en Wirral. Rafa y Montse se conocieron en un prestigioso gimnasio madrileño (Abasota) en la década de los 90. En 1998 se casaron. Su luna de miel no estuvo exenta de fútbol; a la postre, es del gusto de ambos. Fruto de ese matrimonio nacieron Claudia (16) y Ágata (12) La segunda llegó al mundo en Valencia. La primera estudió durante aquellos años en el colegio Guadalaviar, donde se podía ver a Benítez todas las maña-