Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL SÁBADO, 6 DE JUNIO DE 2015 abc. es internacional ABC Robo de identidad Los datos robados pueden ser usados para simular falsas identidades y entrar en sistemas restringidos mente implementadas. Ha sido una de ellas la que ha detectado la intrusión, aunque una vez ya ocurrida. La Administración Obama ha preferido no acusar directamente a Pekín de estos incidentes, entre otros motivos porque no es fácil determinar con seguridad la procedencia de los ataques, y aunque pueda rastrearse el origen de la actividad no siempre puede establecerse su vinculación con el Gobierno de un país. Militares hackers No obstante, en mayo de 2014, EE. UU. anunció el procesamiento de cinco militares chinos, a los que acusó de ciberespionaje económico por haber robado información de compañías privadas. El ataque había partido de unas instalaciones militares de China en las que una unidad especial del Ejército Popular de Liberación se dedicaba a esa actividad. La noticia sobre el último ciberataque se produjo el mismo día en que The New York Times desvelaba que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) fue autorizada en 2012 por la Casa Blanca a escrutar, sin una orden judicial, el tráfico internacional en internet de ciudadanos estadounidenses con el fin de descubrir actividades sospechosas de piratería informática. La autorización era para vigilar acciones de hackeo presuntamente vinculadas con gobiernos extranjeros. Esta información sobre la NSA es una nueva denuncia de Edward Snowden, el exanalista de la agencia que ha divulgado un gran volumen de documentación interna sobre el exceso de atribuciones del espionaje estadounidense, pero también es muestra de la preocupación de la Casa Blanca por los ciberataques lanzados desde el exterior con patrocinio chino o ruso. Hackers rusos, presumiblemente vinculados al Kremlin, se infiltraron el año pasado en el sistema informático de la Casa Blanca y obtuvieron correos electrónicos de Barack Obama. La infiltración, que al parecer no pudo acceder directamente a la cuenta del presidente ni a material clasificado, también se produjo en el sistema informático del Departamento de Estado. Igualmente el Pentágono ha denunciado ataques de hackers rusos. La Casa Blanca se percató de la agresión el pasado mes de octubre, en plena crisis con Rusia por la invasión de Crimea y las fricciones sobre Ucrania. De acuerdo con la información del diario neoyorquino, que cita diversas fuentes de la Administración Obama, a finales de ese mismo mes los intrusos que se habían colado en el sistema ya habían sido expulsados. Durante ese tiempo los funcionarios de la Casa Blanca extremaron el cuidado sobre sus contactos a través de internet. Sede de la Oficina de Gestión de Personal de EE. UU. en la que se produjo el ciberataque masivo REUTERS EE. UU. sospecha que China está detrás de un ciberataque masivo Los hackers se apoderaron de los datos de cuatro millones de empleados públicos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL EN WASHINGTON Las autoridades de Pekín aseguran que las acusaciones no son científicas El Gobierno chino aseguró ayer que la sospechas de Washington de que piratas informáticos chinos estén detrás de un masivo ciberataque a millones de empleados federales estadounidenses no son científicas Hemos visto muchas veces acusaciones así en los medios, pero aquí la pregunta adecuada es: ¿son científicas? afirmó un portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, informa Efe. Si se utilizan expresiones como pudo ser o es probable no se trata de pruebas científicas enfatizó Hong. Sobre el ataque, que podría ser el mayor robo de información estatal jamás intentado contra Estados Unidos, el portavoz consideró que los actos de este tipo se llevan a cabo de forma anónima y su origen es muy difícil de localizar China también es víctima de ciberataques subrayó el portavoz, que reiteró así lo que el Gobierno chino suele decir cuando acusan al país asiático de estar detrás de estos delitos. Un ciberataque, probablemente realizado por hackers al servicio del Gobierno chino, ha tenido acceso a datos de cuatro millones de funcionarios de Estados Unidos. La entrada en el sistema de la Oficina de Gestión de Personal se produjo en diciembre y fue detectada en abril. La Casa Blanca hizo pública la información el jueves por la noche, sin querer atribuir formalmente el ataque a China, aunque fuentes oficiales apuntaron a ese país como responsable del ataque. Se trata de la segunda gran intrusión que sufre la Oficina de Gestión de Personal de la Administración estadounidense, tras la descubierta en marzo de 2014, también atribuida extraoficialmente a China. A finales de 2014, además, se produjo una intrusión en el sistema de correos electrónicos de la Casa Blanca y del Departamento de Defensa, tras la que se sospecha que estaba Rusia. Se desconoce el propósito de la nueva operación de ciberespionaje, aunque los datos podrían usarse para simular identidades y de esa forma lograr la entrada a sistemas informáticos de acceso más restringido. Así, parte de la información obte- nida el número de Seguridad Social, la asignación de empleos, las valoraciones sobre formación y trabajo de los empleados, entre otros datos podría ser utilizada para componer correos electrónicos falsos y enviarlos a funcionarios con el fin de que al responderlos se suministre un enlace o ciertos contenidos que permitan a los hackers entrar en sistemas informáticos con información sensible. Precisamente, en el anterior ataque de 2014 la acción afectó a los datos de funcionarios que estaban solicitando una clearance (certificado que declara limpia a una persona para ac- ceder a un nivel superior de confidencialidad en el acceso a documentación oficial) Lo que podía permitir identificar a agentes encubiertos, científicos y otro personal de interés para gobiernos extranjeros. La Oficina de Gestión de Personal es un objetivo de alto valor. Tenemos mucha información personal, y eso es algo que nuestros adversarios desean afirmó Donna Seuymour, responsable de la recogida de información de la agencia. Tras el ataque de marzo de 2014 se comenzaron a instalar nuevas medidas de protección, todavía no plena-