Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 INTERNACIONAL SÁBADO, 6 DE JUNIO DE 2015 abc. es internacional ABC Tsipras desafía a la UE y descarta por absurda su propuesta El sector más duro de Syriza propone celebrar nuevas elecciones BEGOÑA CASTIELLA CORRESPONSAL EN ATENAS l primer ministro griego, Alexis Tsipras, desafió ayer a la Unión Europea con un acto de repudio del acuerdo de consenso impulsado por la canciller Merkel, que calificó de absurdo e inaceptable La UE, el BCE y el FMI insisten en que la última propuesta para desbloquear el préstamo a Grecia es inamovible e innegociable. Pero Tsipras recrudeció ayer el pulso con una ceremonia de fervor nacionalista en el Parlamento heleno, dominado por los populistas de la extrema izquierda de Syriza, para dar más fuerza a su rechazo e intentar abrir hueco a sus propios planes. Nunca pude imaginar que los acreedores llegaran a creer que ni un solo legislador griego fuera a apoyar una bajada de las pensiones o una subida del IVA en la electricidad, o a rechazar la subida de las jubilaciones más bajas (las inferiores a los 700 euros mensuales) enfatizó. Con esta aclamación de soberanía nacional con este rechazo en el Parlamento de las propuestas de los acreedores, Tsipras obtiene un espaldarazo fácil y justifica en el rechazo popular a más recortes su persistente oposición a las reformas que le exigen las instituciones antes de desembolsar el dinero. El primer ministro confesó que la propuesta de consenso de los acreedores que le presentó el presidente de E la Comisión Europea, Jean- Claude Juncker, le sorprendió de forma desagradable Los planes que nos han presentado no son realistas dijo, al tiempo que instó a todos los partidos a que se pronuncien sobre si aceptan o no los recortes. Porque, insistió, hasta ahora la oposición nos ha criticado por retrasar la firma de un acuerdo y este es el momento de decir si acep- tan o rechazan los planes que nos proponen Populismo de Syriza en estado puro. Tsipras sabía ayer que era muy difícil para sus rivales políticos mostrarse favorable a las duras reformas exigidas por los acreedores. Eso sí, siguió prometiendo medidas pródigas (subida de pensiones, readmisión de funcionarios, cheques para los más desfavorecidos) con el dinero ajeno que le prestan la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. El jefe del Gobierno no dio la menor señal de concesión o compromiso. Es más, aprovechó la ocasión para subir la apuesta. Afirmó que no habrá acuerdo sin una reestructuración de la deuda es decir, una nueva quita de la misma. Y aseguró que tampoco habrá un nuevo rescate que le imponga más HERMANN LA CUADRATURA IMPOSIBLE Los esfuerzos por impedir que Grecia salga del euro no han servido de nada hasta ahora y nada indica que eso vaya a cambiar o va a ser posible. Grecia rechaza las propuestas de la Unión Europea y la Troika. Alexis Tsipras considera que son absurdas E insiste en que el único plan realista es el que mantiene sus criterios ideológicos. Tsipras vuelve a despreciar la buena voluntad y el esfuerzo de los demás con la arrogancia de quien fanfarronea y juega con el daño propio y ajeno. Amenaza con una catástrofe por su salida del euro. Cada vez son mas los que creen que la catástrofe es prolongar esta desgraciada situación indefinidamente. El miedo a lo desconocido, a lo no previsto jamás que es la salida N del euro, sigue dominando la situación. Para evitar dicha salida los demás países han estado dispuestos a sacrificar hasta principios de esta comunidad de derecho que es la Unión Europea. Han aceptado lo que jamás aceptarían sus votantes, han reprimido su frustración ante los desplantes, los intentos de engaño sin pausa, los chantajes sin fin. Pero la realidad es terca y lo cierto es que los griegos votaron en enero un gobierno cuyo proyecto ideológico es incompatible con los principios, objetivos y el acervo legal de la Europa comunitaria. Tsipras quiere dinero para una política que es hostil a la UE. Y que seguirá siéndolo aunque lo consiguiera. En los años 2013 y 2014 Grecia es- tuvo al borde del abismo, pero su gobierno compartía con los socios los objetivos y medios para impedir la caída. En 2015 llegó un gobierno al poder en Atenas que no comparte ni lo uno ni lo otro, que considera enemigos a gran parte de sus socios y cree legítimo actuar contra ellos con los recursos del chantaje, la coacción y el ventajismo. Así las cosas, la troika puede derrochar esfuerzos y renuncias. Y los gobiernos europeos pueden ceder hasta convertir a Grecia en un veneno electoral en sus propios países. Todo por impedir ese precedente de un Estado que abandona el euro. De nada ha servido hasta ahora. Todo indica que de nada servirá en el futuro.