Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 6 DE JUNIO DE 2015 cordoba. abc. es CÓRDOBA 25 POR RAFAEL AGUILAR Año nacimiento Pablo en 1980 y Rafael en 1976. Ambos en Córdoba. Trayectoria Pablo se licenció en Administración y Dirección de Empresas en ETEA y ha trabajado en Deloitte y en el Grupo Sánchez Ramade como auditor externo y en el Grupo Montealto. Rafael se decantó desde muy pronto por el mundo de la moda, de modo que ha trabajado para las marcas Caramelo Jeans, Tommy Hilfiguer, El Ganso y Scalpers en diversas responsabilidades. DNI Pablo López y Rafael Díaz Empresarios Cartel en uno de los establecimientos de la calle Previsión contra el cierre del Mercadona ROLDÁN SERRANO Comerciantes y vecinos de Ciudad Jardin recogen firmas contra el cierre por traslado de la tienda de Previsión Una idea para el futuro Córdoba haría bien en apoyar a los jóvenes emprendedores que tienen ganas de hacer cosas por la ciudad Mercadona, bien de interés social P. GARCÍA- BAQUERO CÓRDOBA tros siempre hemos tenido en cuenta las experiencias negativas que hemos vivido como clientes y pretendemos no caer en las mismas cosas ahora que estamos al otro lado del mostrador explica Rafa. ¿De dónde bebe su gusto, su estilo? Contesta Pablo. ¿Que cuál es la inspiración de nuestra moda? Pues... tiene parte de la elegancia británica, parte de atrevimiento italiano y parte de clasicismo español. También hay algo de los años 60 americanos, de cuando empezó Ralph Laurent, cuando estaban vigentes los iconos jóvenes de Paul Newman y de Robert Redford. Pero al final se trata de nuestro gusto Y vaya si ha calado. Nuestros principales clientes son el abogado, el notario, el profesional liberal tercia Rafael Díaz. i se llevan a Mercadona, ¿dónde iremos ahora los mayores del barrio con el carrito? Ésta es la frase que más se oye últimamente en la calle Previsión del barrio de Ciudad Jardín. Los vecinos y también los pequeños comerciantes se han aliado y juntos han recogido más de 3.000 firmas para que el Mercadona, después de 16 años de arraigo, no abandone este enclave para situarse en un nuevo centro en el barrio de Poniente. Es inaudito que se lleven en Navidad el Mercadona si es un negocio con muchos beneficios replica otra de las vecinas. En la librería de Emilio Pastor, a escasos metros del supermercado, se han recogido S tres tomos cada uno con un millar de firmas de vecinos y comerciantes de las calles aledañas donde exigen que se quede en el barrio. En el bar de la esquina donde cada mañana desayuna una veintena de trabajadores de Mercadona también hay un cartel en la puerta que reza: No al cierre de Mercadona y no sólo por los trabajadores que llegan cada mañana y cada tarde en dos turnos a tomar café, sino porque es un referente en el barrio. Aquí llegan a comprar desde funcionarios de los Ministerios en su hora del café, a vecinos del centro, que no tienen otro establecimiento de Mercadona más cerca, además de los de Vistalegre o la avenida del Aeropuerto Tiene, además, una gran bolsa de clientes que van sin coche. Nunca hemos hecho campaña porque no tuviera aparcamiento, como otros centros de Mercadona, y deben pensar que si sigue el negocio es por la gente mayor que va con su carrito a pie, por cercanía y proximidad recuerda Emilio Pastor. Los comerciantes, algunos con más de 22 años en el barrio como la Pescadería Klaus, aseguran que no están especialmente interesados en que se vaya Mercadona, porque sus productos no son competencia Otros, como en la zapatería Zapatitos recuerdan que este supermercado hace que la calle tenga tránsito y no se quede obsoleta, sin vida, como otras muchas calles del barrio. Los trabajadores de Mercadona están tranquilos porque no son ellos los que mueven la campaña de recogida de firmas, ya que la empresa los trasladará a finales de este año o principios de 2016, pero entienden y conocen las necesidades de los vecinos sobre todo mayores que diariamente hacen su compra allí. La empresa ha explicado en varias ocasiones que acomete el proyecto de Poniente con el objetivo de prestar un mejor servicio por medio de unas instalaciones más acordes a los tiempos que corren. La compañía ha mantenido conversaciones tanto con los agentes de la zona, con la propiedad del local y con los trabajadores. Y, en este caso, lo que ha ocurrido es justo lo contrario de las protestas que generan las cadenas cuando se instalan en un lugar. En vez de no querer que vengan, vecinos y comerciantes se han unido para que no se vayan.