Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO, 6 DE JUNIO DE 2015 abc. es ENFOQUE 5 Compromís se hará con la alcaldía de Valencia, tras lograr el apoyo del socialismo valenciano que lidera Ximo Puig (en la imagen) ROBER SOLSONA El PSOE en la encrucijada El puente JAIME GONZÁLEZ Lo más difícil de aprender en la vida es qué puente hay que cruzar y qué puente hay que quemar (Bertrand Rusell) Todo apunta a que el PSOE volverá a equivocarse de puente. Ya lo hizo en el invierno de 2003, cuando el socialismo cometió uno de esos errores que acaban convirtiéndose en catástrofe. Hagamos memoria para situar en el tiempo el preciso instante en el que el PSOE vendió su alma al diablo: 14 de diciembre de 2003. PSC, ERC e ICVEUiA firman el acuerdo para la constitución de un gobierno catalanista y de izquierdas en la Generalitat de Cataluña. En un anexo del denominado pacto del Tinell se subraya el compromiso de los firmantes de excluir al PP de cualquier acuerdo de legislatura, tanto en Cataluña como en las instituciones de ámbito estatal Cinco meses después, José Luis Rodríguez Zapatero, nuevo presidente del Gobierno de España, hace suyo el espíritu de aquel pacto infamante. Lo cumple a rajatabla, extendiéndolo a territorios tales como Galicia o Baleares, donde se echa en manos del independentismo para desbancar al Partido Popular del poder. La alegría le duró al socialismo el tiempo en que tardaron en ceder los puentes. Se despeñó con estrépito y mucho más grave para los intereses nacionales cebó a los monstruos que hoy asuelan España. Solo los necios prefieren ser gobernados por otros antes que gobernarse a sí mismos. Junio de 2015: el PSOE vuelve a equivocarse de puente, con la diferencia de que, esta vez, su debilidad es el alimento del que se va a nutrir la izquierda más extrema para lanzar su órdago al sistema. El apoyo del PSOE a Compromís en Valencia o a la CUP en Badalona dos fuerzas independentistas son la reedición de aquel pacto del Tinell que no le ha servido de escarmiento. Su acercamiento a Podemos y a esa amalgama de agrupaciones bajo las que late el populismo radical revela que el socialismo no ha aprendido la lección. El PSOE va a cruzar de nuevo el puente en lugar de quemarlo. Si lo hace, ya no habrá una tercera oportunidad. ESPAÑA