Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 SOCIEDAD LUNES, 18 DE MAYO DE 2015 abc. es sociedad ABC Alrededor de 2.500 peregrinos de Palestina, Jordania y Líbano asistieron ayer a la ceremonia de canonización El Papa pone a las dos primeras santas palestinas como modelo de concordia Mamhud Abbas y 2.500 peregrinos de Oriente Medio asistieron a la ceremonia en la que fueron canonizadas Mariam Baouardy y Marie- Alphonsine Ghattas JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL EN EL VATICANO L as dos se llamaban Mariam y pasaron su vida entre Nazaret, Ain Karim, Belén y Jerusalén, aunque una de ellas, Mariam Baouardy (1846- 1875) decapitada en Alejandría por rechazar a un pretendiente turco, terminó siendo la primera carmelita que formuló sus votos perpetuos en la India y la fundadora y constructora del Carmelo de Belén, donde murió a los 32 años. A su vez, Marie- Alphonsine Ghattas (1843- 1927) fundó las Hermanas del Santo Rosario, las religiosas educadoras en países árabes de Oriente Medio y el Golfo, donde buena parte de las alumnas son musulmanas que aprenden a convivir de modo natural con los cristianos. El Papa Francisco las declaró santas ayer en una solemne ceremonia de canonización de cuatro religiosas en San Pedro. Mariam y Marie- Alphonsine son las dos primeras santas palestinas de la época contemporánea, enlazando con los santos y santas de esa tierra en los primeros siglos del cristianismo. Nacieron y vivieron en Palestina bajo el imperio otomano y el mandato británico, justo cuando comenzaba a trabajar el Patriarcado Latino de Jerusalén, restaurado por Pío IX en 1847. El patriarca Fouad Twal concelebró la misa con el Papa mientras que el presidente de Palestina, Mahmud Abbas recibido el sábado por Francisco asistía a la ceremonia en primera fila. Dos mil quinientos peregrinos de Palestina, Jordania y Líbano estallaron en aplausos cuando el Papa Francisco mencionó los nombres de las dos nuevas santas árabes, canonizadas junto con otras dos religiosas excepcionales de la segunda mitad del siglo XIX. Una era la francesa Emilie de Villeneuve (1811- 1854) muerta en una epidemia de cólera en Castres, sur de Francia, mientras cuidaba a enfermos del hospital de la congregación que había fundado. La otra era la napolitana Cristina Brando (1856- 1906) fundadora de una familia religiosa dedicada a la adoración eucarística y la expiación. Los retratos de las cuatro mujeres adorna- EFE El Papa saluda a Mahmud Abbas ban la fachada de la basílica de San Pedro en una mañana soleada y alegre. Reflejando algunos de los dones místicos de la pequeña árabe el Papa comentó en su homilía que Mariam Baouardy, humilde y analfabeta, sabía dar consejos y explicaciones teológicas con extraordinaria claridad, fruto de su diálogo continuo con el Espíritu Santo, que la hizo instrumento de encuentro y comunicación con el mundo musulmán Cuando falleció en Belén mientras construía el Carmelo cercano a la basílica de la Natividad, era considerada santa por cristianos y musulmanes. Según el Santo Padre, Marie- Alphonsine Ghattas entendió bien lo que significa irradiar el amor de Dios en el apostolado, convirtiéndose en testimonio de mansedumbre y humildad El Papa se refería al hecho de que, por pertenecer la primera parte de su vida a otra congregación religiosa, Marie- Alphonsine Ghattas fundó las Hermanas del Santo Rosario de modo absolutamente anónimo a través de un sacerdote, con pleno conocimiento y apoyo del patriarca de Jerusalén. Años después, cuando fue admitida en su propia orden, no lo sabían ni la consideraron fundadora. Tampoco fue superiora de las Rahbat al Wardiya