Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES, 18 DE MAYO DE 2015 abc. es españa ESPAÑA 63 El histórico etarra ordenó atentar contra el exfiscal general Burón Barba. Todo estaba listo, faltaba accionar el mando pero los terroristas se quedaron dormidos El penúltimo juicio del sanguinario Santi Potros N. VILLANUEVA MADRID EFE Currículo criminal Casi 30 años preso En 1987 Santi Potros fue detenido en Francia y luego extraditado a España para cumplir varias condenas Una decisión errónea Una interpretación benévola de la Audiencia Nacional lo dejó en libertad en diciembre. El Supremo revocó la decisión. Dos causas pendientes En paralelo el juez Andreu reabrió dos causas que el etarra tenía pendientes, entre ellas este juicio. El histórico dirigente etarra Santiago Arrospide, alias Santi Potros, se enfrenta hoy en la Audiencia Nacional al que será el penúltimo juicio de su dilatada trayectoria criminal. El terrorista se enfrenta a 14 años de cárcel por el atentado frustrado con cochebomba contra el exfiscal general del Estado Luis Antonio Burón Barba en 1986 en Madrid. El destino que en esta ocasión jugó a favor de la víctima quiso que los etarras que tenían que accionar el mando a distancia se quedaran dormidos, lo que salvó a Burón de una muerte segura. Potros vuelve a sentarse así en el banquillo de los acusados tras gozar de un periodo de libertad de cuarenta días gracias a la decisión de tres magistrados de la Audiencia Nacional que hicieron una interpretación errónea de la acumulación de condenas de eta- rras. El Supremo revocó aquella decisión, y en el caso de Santi Potros el criminal volvió a la cárcel tras una detención fulminante por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. No hubo la misma suerte con Alberto Plazaola, que en marzo logró fugarse entre una turba proetarra tras filtrarse el fallo del Alto Tribunal que le ordenaba volver a prisión. Desde entonces nada se sabe de él. El fiscal acusa a Santi Potros de haber entregado en 1986 a los etarras Antonio Troitiño, Ignacio de Juana Chaos, Idoya López Riaño (La Tigresa) y Juan Manuel Soares Gamboa una hoja manuscrita en la que les ordenaba matar al entonces fiscal general y les detallaba su domicilio y horarios. Los etarras decidieron atentar contra Burón Barba desde un vehículo pertrechado con tubos lanzagranadas que explotarían al paso del vehículo oficial. Durante siete días de abril de ese año los cuatro terroristas vigilaron a su objetivo y anotaron las coincidencias entre la información que les había suministrado Santi Potros, entonces jefe del aparato militar de ETA, y la realidad de los movimientos del fiscal general del Estado. El día programado, 8 de mayo de 1986, a primera hora de la mañana Gamboa y Troitiño colocaron el coche con los explosivos en la madrileña calle Vallehermoso con Cea Bermúdez, por donde iba a pasar el vehículo oficial. López Riaño, que vivía con De Juana Chaos en un piso en la calle Carranza, era la encargada de hacer estallar los lanzagranadas a las nueve y media al paso del coche. Sin embargo, esa mañana ambos se quedaron dormidos y no llegaron a cometer el atentado, por lo que sus compañeros de comando Antonio Troitiño y Gamboa, acudieron al piso que ocupaban y les reprendieron por su comportamiento. Los cuatro decidieron entonces atentar ese mismo día contra el entonces presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Antonio Hernández Gil, pero la improvisación lo hizo imposible. Santi Potros todavía tiene pendiente otro juicio: el de la muerte con coche- bomba de Juan Fructuoso Gómez en 1987 en Barcelona. En este atentado resultaron heridos dos guardias civiles y otras cinco personas.