Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABCdelDEPORTE Liga BBVA El Barcelona, campeón LUNES, 18 DE MAYO DE 2015 abc. es deportes ABC Goles que sólo valdrán un Pichichi Cristiano firmó otro hat- trick en la victoria del Madrid ante el Español ESPAÑOL Casilla Arbilla Álvaro Colotto (83) Moreno Álvarez López Abraham (83) V. Sánchez S. García Caicedo (64) Stuani (64) Montañés (83) Mattioni (83) 1 REAL MADRID Navas Carvajal (81) Pepe Varane Marcelo Kroos Isco (72) James Bale C. Ronaldo Benzema (63) Chicharito (63) Illarra (72) Nacho (81) 4 El espectáculo de los aficionados abucheando a Cristiano en cada campo de España tiene algo de rutinaria atracción de feria. El abucheo por el abucheo. Al conseguir el primer gol, el campo repitió la bronca que ya le había regalado en una falta previa. 45 goles más 15 asistencias significan la participación activa en 60 goles. A Cristiano se le puede pedir que haga el caballito o volatines, pero poco más. Entraba Chicharito a regalar esos minutos jalapeños e irreprochables suyos cuando una nube encapotó por un instante el cielo de Cornellá: había marcado Messi en el Calderón. Estuvo acertado Navas por alto, en una salida y con una gran parada a Víctor Sánchez, pero la presión del Español le forzó a un error que acabó con gol de Stuani. GOLES 0- 1. m. 58: C. Ronaldo; 1- 1. m. 73: Stuani; 1- 2. m. 78: Marcelo; 1- 3. m. 83: C. Ronaldo; 1- 4. m. 90: C. Ronaldo EL ÁRBITRO Martínez Munuera (Col. Valencia) Amonestó a Caicedo, Sánchez, Pepe, Carvajal y Marcelo. Remate voraz La efervescencia perica duró poco. Marcelo remató una pared de Cristiano con un zurdazo seco. Se abrió el Español y lo intentaron James y Bale. Sentenció el Madrid con una perfecta contra de Chicharito para Cristiano. Aún pudo marcar Marcelo de espaldas y con la coronilla en una contra, lo que habla de modo elocuente sobre el cansancio del Español y el nivel general de la contienda. Cristiano firmó su tercero con un remate voraz, obsesivo, en el segundo palo. Qué sed calmaba, lo sabrá él. Su hat- trick en la pérdida de la Liga tuvo que llenar de intensa melancolía a más de uno. Por ahí no fue, Zavalita. Pero con su derroche de goles queda una molesta sensación de fuerza desaprovechada, de desajuste, de exuberancia a destiempo. O de chorro de fútbol mal encauzado. En cierto modo, ligas así deberían doler más que las de Tenerife. Es muy probable que volviendo a casa, antes de tomar el avión, el Madrid escuchara los cláxones y celebraciones de una Liga que tuvo en sus manos. HUGHES BARCELONA Gesto de Cristiano Ronaldo tras uno de sus goles Ante la pérdida de la Liga, los comportamientos madridistas han venido siendo dos. Seguir tocando el bombo incluso hacer genialmente como si nada hubiera pasado o comenzar a preguntarse cuándo se jodió el Perú, Zavalita. Aquí cada cual según filias o intereses. Hasta se observa una tendencia a lo indoloro, a la costumbre del alirón ajeno. Ante el Español, Ancelotti sacó a Keylor. ¿Por qué alinear al segundo portero si se supone que aún quedaba Liga? Otra de tantas cortesías. El caso es que salía el Madrid a cantar sin ganas aquella de Olé, Olé No mueras, posibilidad Pero el empuje inicial lo tuvo el Español, que para eso se jugaba algo real. Lo hizo a través de Caicedo, un talento muscular malogrado, una potencia llena de ansiedad. La BBC estuvo al inicio como en el paseo del colesterol de las señoras; les faltó cogerse del bracete. En el Madrid parecía que se trataba de un ejercicio cardiovascular consistente en no superar un determinado umbral de pulsaciones. Perdían balones Isco y James, que empezaban sus jugadas veinte metros más lejos de lo apropiado. En el entrelínas problema constante del curso, lo intentaba Sergio García. Las dificultades del Español en este punto, su incapacidad para la clarividencia del último pase, eran abrumadoras. Parecía que estaban abriendo una lata de conservas con los alicates. En el Madrid, la jugada buscada era el balón al hueco para Bale, pero no terminaba de salir. Bale es un jugador sepultado por la noción británica del understatement No se le va a entender nunca, y mucho menos a ese ritmo. Los jugadores de las Islas juegan al fútbol como si de verdad fuera un deporte. Al llegar a España se les nota demasiado. El Madrid de Ancelotti ha sido, en realidad, un equipo útil. Para quien quiera es posible cantar sus alabanzas, el autoengaño es absolutamente verosímil; el que quiera criticar, ciertamente tiene margen; los rivales ganan; la prensa está encantada; no se juega del todo mal y todo es equilibrado y cortés. Juegan siempre los mismos y sin REUTERS El impacto del portugués Con 45 goles y 15 asistencias en la Liga, Cristiano ha intervenido en 60 goles madridistas embargo D. Carlo es reconocido por sus colegas como un gestor de grupos Un gestor de egos sería el que lograse mandar al banquillo a una estrella manteniendo la pax florentiniana Carletto es perfecto para la orteguiana conllevancia madridista. ANCELOTTI HACE BALANCE La baja de Modric, clave T. GONZÁLEZ- MARTÍN CORNELLÁ Es hora de hacer balance. En el despacho de Florentino Pérez y en el vestuario del cuerpo técnico. Ancelotti felicitó a mi colega Luis Enrique y analizó la temporada del Real Madrid. Valoró que la ausencia de Modric durante prácticamente toda la campaña ha sido fundamental en el devenir del equipo. Hay un argumento que le da la razón: su plantilla no cuenta con un sustituto que haga el trabajo rompedor del croata en el centro del campo. El regate vertical de Modric es insustituible. Realizamos una gran primera vuelta, con veintidós victorias consecutivas explicó el entrenador madridista, y en la segunda parte de la temporada tuvimos problemas. La baja de Luka ha sido importante Los tres tantos de Ronaldo, en busca de su cuarta Bota de Oro, fueron el espejo de la lucha incansable del Real Madrid hasta que las matemáticas dieron la Liga al Barcelona: No solo Cristiano, los goles han sido el reflejo de la entrega de todo el equi- po. No hemos ganado ni la Champions ni la Liga, pero hemos peleado por ambos títulos hasta el penúltimo día El portugués suma 44 dianas, tres más que Messi, y espera celebrar otro trofeo de máximo artillero de la Liga española. En el ambiente su respiraba un aura de cambio. En el campo estaban Illarra, en su penúltimo encuentro de blanco, y Keylor, que falló estrepitosamente en el primer gol españolista. Aunque le hicieran falta, fue un error su tardanza en despejar el balón. Parecía dar la bienvenida a De Gea. El madrileño vendrá con seguridad al Real Madrid.