Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES, 6 DE MAYO DE 2015 abc. es cultura CULTURA 63 Artista precoz A los diecinueve años ya era una estrella mundial del teatro y un inminente inventor del lenguaje radiofónico Genial versión Hasta Shakespeare se hubiera sorprendido del toque Welles en Otelo del Sursum Corda. Ahora sabemos lo que Orson Welles fue capaz de hacer con Shakespeare (y sólo se puede fantasear con lo que Shakespeare hubiera sido capaz de hacer con Welles) En su Otelo increíblemente expresionista y mediterráneo descubrió Welles que no era solo una intensa historia de celos (los de Otelo por Desdémona) y de traición (la de Yago a Otelo) sino una profunda historia sobra la diferencia y la discriminación. Hasta Shakespeare se hubiera sorprendido del toque Welles. O de la osadía de fundir media obra shakespeariana en Campanadas a medianoche Pero, así era Orson Welles, un escrutador de lo máximo y lástima que con Cervantes y su Quijote prevaleciera la versión humana de Orson Welles, esa que lo llevaba a estar justo en otro sitio, en vez de la artística, y nunca le pusiera el sello a su peculiar carta a la obra cervantina. Tres libros en su honor POR J. M. CUÉLLAR El universo de Orson Welles Es una enciclopedia del mundo de Welles (Notorius) que sale hoy a la venta, con entradas de sus películas (de actor y director) de los actores que trabajaron con él, sus esposas, sus colaboradores, sus amigos (Antonio Ordóñez, por ejemplo) y sus filmes inacabados. Colaboran 22 críticos y escritores, como Oti Rodríguez Marchante, Luis Alberto de Cuenca, Fernando R. Lafuente o José Luis Garci, entre otros. Las cosas que hemos visto: Welles y Falstaff Es un libro de Esteve Rimbau (Luces de Gálibo, que salió a finales de abril) uno de los máximos conocedores de Welles. Examina toda la obra del cineasta con especial énfasis en Campanadas a medianoche que, según el propio director, era su película favorita, pues se identificaba plenamente con Falstaff, ese caballero andante amante de la buena vida al que situó en el centro de la trama. Mis almuerzos con Orson Welles Se trata de las conversaciones entre Henry Jaglom y el propio Welles (Anagrama, sale el 20 de mayo) El libro se publicó en inglés en 2013 y ahora lo hace en castellano. En él se vierten las terribles opiniones de Welles acerca de la gente de Hollywood. Entre otras lindezas llamaba odioso a Spencer Tracy, estúpido a Laurence Olivier y arrogante a Chaplin, según unas grabaciones inéditas del cineasta. Un millar de bobinas Afortunadamente para la Humanidad, lo inconcluso de la personalidad de Orson Welles impide adorarlo en un sarcófago, pues siempre hay que celebrar el descubrimiento de una obra suya, nueva, y vieja, y por concluir (la más reciente es The Other Side of the Wind un millar de bobinas rodadas y olvidadas en un almacén parisino a las que algún iluminado dará luz en los próximos meses) Se abre el sarcófago y allí está, entre otros tesoros, la interpretación de John Huston. Pero, ¿quién era Orson Welles? ¿El tipo que se casó con Rita Hayworth y que luego rompió su imagen en mil espejos, el hombre cuyas cenizas están esparcidas en la finca Recreo de San Cayetano del torero Antonio Ordóñez, el cineasta que se empapó de John Ford (nadie se cree que sólo viera cuarenta veces La Diligencia antes de hacer Ciudadano Kane y que entendió a los maestros rusos y a los grandes del expresionismo, o tal vez el artista que ha influido en todos los grandes del cine de antes, durante y después, o simplemente un fulano que se creía que sabía de toros y que vivió veinte centímetros por encima del resto de la Humanidad? Mientras lo decidimos, lo que está claro es que el cine no da un paso sin mirarle. Y hasta que lo decidamos, el hombre que se inventó la F de Fake el mejor contrapicado de la historia, aguardará con su gran habano humeante a que el hombre duerma. Y cuando despierte, Orson Welles todavía estará ahí. rante décadas en un almacén parisino. Son más de mil bobinas de filmaciones que por fin podrían convertirse en una película. Wells no pudo acabarla por falta de fondos y quienes comparten sus derechos su hija, Beatriz; la actriz Oja Kodar, novia de Welles los últimos 24 años de su vida; y la compañía franco- iraní L Astrophore hasta ahora no se habían puesto de acuerdo para retomarlo. El año pasado, los productores Frank Marshall y Filip Jan Rymsza, de Royal Road Entertainment, lograron desbloquear la situación. Todavía están en proceso de catalogar las Huston, Welles y Bogdanovich, en el rodaje de The Other Side of the Wind bobinas, encontrar un editor adecuado para reflejar el estilo de Wells y formalizar su distribución. Se espera que la película esté lista este año, pero es posible que no se estrene hasta 2016. El filme tiene acento autobiográfico. Trata la historia de Jake Hannaford, un superviviente de la Era Dorada de Hollywood que quiere reaparecer con JAVIER ANSORENA NUEVA YORK los actores a que improvisaran. Les fil- una nueva gran película. Hannafford Es apasionante imaginar qué hubiera maba en diferentes formatos, mezcla- acaba de volver a Estados Unidos tras conseguido Orson Welles con la tecno- ba vídeo y fotos, intercambiaba dos décadas en Europa, donde tralogía de hoy en día, cómo hubiera adop- color y blanco y negro... Luebajó como actor y rodó pelítado la telerrealidad omnipresente en go cortaba las secuencias culas innovadoras, converLa película narra la TV o qué pinta tendría su canal de You- para dejarlas en uno o dos tido sin querer en el primer historia de un Tube. Es imposible saber cuál sería el segundos, con un resultacineasta independiente. El superviviente de resultado, pero no hay duda de que los do final que podría hoy ser caracter de Hannaford es la Era Dorada habría utilizado, sobre todo si se tiene una mezcla de reality y de el de un director machote de Hollywood en cuenta su último gran proyecto, The plataformas de vídeo onlide vieja escuela, al estilo de Other Side of the Wind ne como Vine o Snapchat. John Ford, pero en cuya viriEs una película que Welles no logró Todo el material grabado para lidad se oculta una atracción terminar, pero que este año podría sa- la película, que Welles rodó a saltos en- sentimental por el actor principal del lir a la luz. En ella, el director animó a tre 1970 y 1976, ha estado guardado du- proyecto, que interpreta John Huston. Su filme inacabado, y autobiográfico, verá la luz