Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍA Por vulnerar el derecho a la huelga JUEVES, 16 DE ABRIL DE 2015 abc. es economia ABC El Supremo confirma la nulidad del despido colectivo de Coca- Cola LUIS P. ARECHEDERRA MADRID El Tribunal Supremo confirmó ayer la nulidad del despido colectivo que realizó la embotelladora de Coca- Cola en España, la empresa Coca- Cola Iberian Partners, por considerar que la compañía vulneró el derecho a la huelga de los trabajadores en el proceso de regulación de empleo. Esta decisión, que llega quince meses después de que la compañía anunciara sus planes, mantiene el fallo de la Audiencia Nacional, que anuló en junio del año pasado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectó a 1.156 em- pleados y provocó el cierre de las fábricas de Fuenlabrada (Madrid) Palma de Mallorca, Alicante y Asturias. El Alto Tribunal entiende que la empresa perjudicó el desarrollo adecuado del periodo de consultas con los trabajadores una fase necesaria en el ERE por sustituir la producción dejada de realizar por la fábrica de Fuenlabrada durante la huelga que convocó contra los despidos con la producción de otras embotelladoras. Así, el Supremo afirma que es innecesario analizar el resto de cuestiones del conflicto judicial, que llega a su fin, aun- que todavía se desconoce el contenido completo de la sentencia. La compañía recurrió ante el Alto Tribunal el fallo de la Audiencia, quien además consideró irregular la recolocación de los trabajadores que tenían que cambiar de lugar de residencia. Ahora, la empresa está obligada a readmitir a los trabajadores y a pagarles los salarios dejados de percibir desde que salieron de la compañía. Esta decisión, explicó el Supremo, es directamente ejecutiva Coca- Cola Iberian Partners afirmó en una nota que respeta y acatará el fallo, aunque estudiará la forma de ejecutarlo sin alterar el proyecto de futuro de la compañía cuando reciba oficialmente la sentencia. Los sindicatos celebraron la decisión y expresaron que esta les da la razón. JULIO POMÉS VICTORIAS PÍRRICAS Hay decisiones judiciales que ahuyentan al inversor que quiera crear empleo masivo E l conflicto laboral de CocaCola Iberian Partners (CCIP) ha acabado mal para las dos partes, la empresa y los trabajadores, aunque los sindicatos vayan de triunfalistas. La sentencia ayer del Supremo, que declara la nulidad del ERE, ha dejado ver que CCIP fue torpe en el cierre de la embotelladora de Fuenlabrada. La escasa habilidad de los directivos de Coca- Cola ante una negociación muy delicada y una cierta arrogancia (han ido de listos) ha costado mucho más dinero a la compañía que el necesario. Se puede entender que había sobrecapacidad en las instalaciones y que sobraban algunas de ellas, pero es inadmisible el modo como han procedido. Cuando hay una huelga, con unos operarios muy entregados a un sindicato (CC. OO. muy resabiado, cubrir la demanda del refresco con una mayor producción en otras instalaciones, unido a la implantación de nuevas rutas de distribución, conducía a perder el juicio. Sorprende que no fueran conscientes que España tiene una regulación laboral que protege a ultranza el derecho de huelga. La lógica decisión empresarial de CCIP se estrelló con una legislación que no contempla la rentabilidad de un negocio, pero que es la vigente. ¡Cuantas compañías viables se han cargado los tribunales laborales! Estaba cantado que el pleito lo perdería Coca- Cola en la Audiencia Nacional hace diez meses y también ayer en el Tribunal Supremo. Para poco ha servido el beneficioso acuerdo al que había llegado la embotelladora con todos los sindicatos hace un par de meses. Sin embargo, los trabajadores en general también resultan perjudicados con el fallo del Supremo. Todas las empresas grandes aprenden rápido cada vez que una de ellas recibe una sentencia como esta. Embotellar bien requiere una buen máquina y esta se puede colocar en Marruecos y distribuir por barco y vía férrea a los almacenes. Esta sentencia refuerza el derecho a la huelga, a la par que desincentiva que se implanten industrias de empleo masivo en España: ¡las que más falta hacen! JULIO POMÉS ES PRESIDENTE DEL THINK TANK CIVISMO