Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 INTERNACIONAL JUEVES, 16 DE ABRIL DE 2015 abc. es internacional ABC ALFONSO ROJO ¿DÓNDE SE FIRMA? Maduro y los suyos ya han dejado claro que están decididos a apalear y matar a quien sea necesario P ara vergüenza del mundo civilizado, ha sido necesario que el chavismo asesinara a decenas de inocentes, apaleara a cientos de estudiantes y encarcelara a los líderes opositores, pero ya son 31 los exjefes de Estado y de Gobierno que han rubricado el documento en el que se denuncia la oprobiosa situación que sufre Venezuela. En el texto, presentado durante la Cumbre de las Américas, sólo se exige lo elemental: la puesta en libertad de los presos políticos y el restablecimiento de los derechos fundamentales y las libertades en el país. No es mucho y lo inaudito es que aquí, en la linda Europa, haya facinerosos con acta de eurodiputado y desaforadas ambiciones que no respalden algo así y sigan elogiando a un régimen criminal como el de Maduro. Y cobrando de él, como acabamos de enterarnos que hacían hasta por lo menos las pasadas Navidades, los dirigentes de Podemos, parapetados tras una fantasmagórica fundación. En el segundo semestre de este año, se celebrarán elecciones para renovar la Asamblea Nacional, pero sería iluso confiar en que las urnas modifiquen el panorama. El sistema está demasiado trucado. Como se explica en ese documento que rubrican juntos dos personajes tan dispares como Felipe González y José María Aznar, la Justicia no es independiente en Venezuela, se persigue a disidentes, el Gobierno goza de hegemonía comunicacional y los funcionarios del Estado perpetran de forma reiterada actos de tortura. Maduro y los suyos ya han dejado claro que están decididos a apalear, encarcelar y matar a quien sea necesario. No se echarán a un lado, por mucho que crezca la inflación, se desmorone el bolívar, se hunda el mercado del petróleo o sufra la ciudadanía. En ese contexto, la única manera de desalojar a esa banda que lleva 15 años instalada en el poder, es estimulando el cambio desde fuera. No todos, en el Ejército y la Administración venezolana pueden ser insensibles al dolor de su pueblo. El negociador de las FARC, Pastor Alape, ayer en el Palacio de Convenciones de La Habana EFE El proceso de paz peligra tras el asesinato de militares por las FARC Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, ordena reanudar el bombardeo a la guerrilla ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL EN BOGOTÁ Lamento la muerte de los soldados en la provincia del Cauca. Esta es precisamente la guerra que queremos terminar fue la reacción en Twitter del presidente colombiano Juan Manuel Santos horas después de que se supiera que once militares, entre ellos un suboficial, fueran asesinados por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en el norte de la provincia del Cauca. El presidente se esfuerza por mantener vivo el proceso de paz tras lo que consideró un hecho fortuito pero, a la vez, para que no parezca que se cruza de brazos, ordenó reanudar los bombardeos contra posiciones de las FARC. Santos, reelegido el año pasado entre otros motivos por prometer a los colombianos que firmará la paz con la guerrilla más antigua del continente, viajó de inmediato a la zona. Para los militares fue una emboscada premeditada en un momento clave. Ambas partes negocian en La Habana desde hace dos años largos, y desde hace un mes mantenían una tregua de facto. Que hayan asesinado a diez soldados y herido a otros veinte pone en peligro un proceso que los colombianos ven con desconfianza. A fin de cuentas las FARC llevan medio siglo luchando contra el Gobierno y han pasado al menos por cuatro negociaciones fallidas. El Ejército, crítico con las negociaciones pese a que en la mesa está el general retirado Alfredo Mora Rangel, uno de los militares que mejor conoce la guerra contra las FARC, se pronunció a través de un comunicado de cinco puntos en el que cuestionó la decisión adoptada hace apenas cinco días de prórrogar el alto el fuego con los rebeldes y que ayer debió corregir. El presidente justificó aquella decisión en que las informaciones que me han suministrado los altos mandos militares indican que durante este mes las FARC han mantenido y respetado el cese del fuego unilateral Zona estratégica La pregunta hoy es ¿cómo logró la guerrilla causar tantas bajas a un pelotón de soldados? Según fuentes militares consultadas por varios medios, el grupo de élite Miller Perdomo de las FARC buscaba romper la seguridad perimetral del campamento militar. Querían robar armas, atacar por sorpresa al enemigo y mantener su presencia en esta zona estratégica de Colombia. Las cordilleras Central y Occidental, donde ocurrió el ataque, son un corredor estratégico para el traslado de rebeldes y el tráfico de armas y cocaína. Aunque los analistas colombianos se apresuraron a aventurar que el proceso de paz resistirá, sí está claro que la fisura en la confianza es grande, so- bre todo por parte militar. A fin de cuentas Santos ya había interrumpido el proceso de paz en noviembre pasado, cuando las FARC secuestraron y luego liberaron al general Rubén Darío Alzate. Con el ataque al Ejército, las FARC están provocando a los negociadores. Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones, en esta las FARC reaccionaron de inmediato. Manifestamos nuestra preocupación por los combates en el Cauca, que a todas luces tienen su causa en esa incoherencia por parte del gobierno de estar ordenando operativos militares contra una guerrilla que está en tregua dijo Pastor Alape, uno de los jefes negociadores. Fue conciliador. Llamamos a la reflexión. Si estamos avanzando en la construcción de un acuerdo de paz, es necesario parar la guerra, es necesario hacer esfuerzos para que dejemos ver a madres llevando a sus hijos a los cementerios y que los jefes guerrilleros les llamemos para preguntarles dónde quedaron enterrados en la selva. Sea emboscada, contraemboscada, asalto, no importa, hay unos colombianos muertos y eso es lo que hay que parar agregó. Por su parte, el expresidente Álvaro Uribe: Santos, no nos engañe más por favor, no justifique el asesinato de nuestros soldados con el cuento de la guerra que quiere terminar dijo a través de Twitter. Además de esta tragedia del Cauca, ayer las FARC asesinaron a dos soldados en la provincia del Caquetá añadió Uribe.