Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 17 DE MARZO DE 2015 abc. es andalucia ANDALUCÍA 31 de otro. ¿No tenemos un presupuesto de 30.000 millones de euros para gestionarlo? En el bloque de corrupción, Díaz trató desde el principio de renegar del pasado de corrupción que, insistió, le avergüenza. Mi comportamiento es nuevo y distinto aseguró después de que Moreno les recordara que utilizó el último Pleno del Parlamento para aforar a tres exconsejeros de la Junta imputados en el caso de los ERE fraudulentos al objeto de ahorrarles el trago de tener que declarar ante la juez Mercedes Alaya en plena campaña electoral. El candidato del PP le recordó que ha rehusado comparecer hasta siete veces en el Parlamento para dar explicaciones por casos de corrupción. Díaz no presentó novedades en este aspecto. Sus recetas contra la corrupción pasan por crear una oficina de prevención del fraude y poner en marcha un portal de transparencia que fue apoyado en la Cámara por PP, PSOE e IU. Más de lo mismo. Moreno, el más incisivo en este bloque, le pidió menos golpes de pecho y más demostración Del candidato popular también partió una de las pocas propuestas surgidas en el debate: quitar el aforamiento de los 109 diputados de la Cámara autonómica. Pero su guante no lo recogió nadie. Díaz tampoco le contestó cuando volvió a preguntarle por qué no llevó a la Fiscalía las irregularidades en los cursos de formación. Moreno exhibió una portada de ABC para concluir que es insoportable ver lo que ha pasado con la corrupción en Andalucía. Se han pagado mariscadas y persianas, es de novela negra lo que hemos vivido y nadie asume responsabilidades Arras- TIENDA DE CAMPAÑA MANUEL CONTRERAS GUARDAR LAS FORMAS P ues a mí mi padre me enseñó que, además de ser honrado, es importante guardar las formas. La pasión no está reñida con la educación. Comprendo que la presidenta se calentase ante las cifras que enarboló Moreno Bo- nilla- -sin entrar en su veracidad o no- pero lo menos que se le puede exigir a una presidenta de Andalucía es que sepa morderse la lengua. Esperar su turno. Respetar la opinión del adversario, aunque le parezca indignante. Los arrebatos impulsivos que Susana Díaz mostró durante todo el debate de ayer, interrumpiendo permanentemente a sus interlocutores, pueden resultar populares e incluso rentables en ciertos ámbitos electorales, pero no es el papel que debe desempeñar la primera autoridad de la comunidad autónoma. Si los otros dos participantes en la cita televisiva de ayer se hubieran comportado como la can- didata del PSOE el programa no hubiera sido un debate, sino un programa de Sálvame Una sucesión de interrupciones, un diálogo de besugos sin la mínima cortesía. Una vergüenza, en definitiva. En el debate de anoche se tocaron muchos aspectos importantes: los servicios públicos, la fiscalidad autonómica, las medidas contra la corrupción. Todos esos temas son tremendamente trascendentes, pero la piedra angular, la base de todo es la educación. Y si la presidenta andaluza no hace gala de ella en la cita más esperada y mediática de la campaña electoral, mal vamos. trar a Andalucía por los suelos es quitarle 3.000 millones y quietarle el dinero a quienes más lo necesitan para gastárselo dirigentes y altos cargos en cocaína y prostíbulos sentenció. El candidato de IU se sumó a las críticas a Díaz, a la que echó en cara que incumplió su palabra de pedirle la dimisión a Griñán y Chaves tras su imputación por el Tribunal Supremo. Criticó que PP y PSOE se pusieron de acuerdo para repartirse los puestos en la Cámara de Cuentas y ahora están aquí en este tiquitaca A lo que la candidata le espetó: Hasta hace dos meses estábamos en el tiquitaca los dos y rompió este gobierno porque quiso En cuestiones de corrupción, la secretaria general del PSOE afirmó que prefiere hacer lo que le dicen los andaluces: No entres en el y tú más pero le faltó tiempo de aludir al ático en Marbella del presidente de la Comunidad de Madrid o a los imputados de IU en Sevilla. Llegó a decir que ella sabe lo que piensan los andaluces. Tuvo otro enganchón con Maíllo cuando éste instó a Díaz y a Moreno a pedir perdón porque los dos estáis pringados de corrupción No le voy a permitir que usted ponga en cuestión mi honestidad y decencia le recriminó. La confrontación de propuestas sobre políticas sociales fue más de lo mismo: los dos primeros espadas del PSOE y PP cruzándose reproches mutuos y Antonio Maíllo tratando de desgranar sus propuestas, utilizando en dema- siadas ocasiones un lenguaje muy elaborado y académico, si bien es cierto que empezó su debate tratando de mostrarse más cercano, corrigiendo así uno de los principales errores que había cometido en el primer debate de televisión, que se celebró hace justo una semana en Canal Sur. Moreno reprochó a Díaz la situación de Andalucía en comparación con el resto de comunidades autónomas, sobre todo en políticas sociales que es una de las banderas del Gobierno del PSOE. Según las estadísticas oficiales, Andalucía es la última comunidad en inversión, la última en sanidad, la última en camas por habitantes, la última en inversión por alumno y la penúltima en enfermeros por habitantes.