Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES, 17 DE MARZO DE 2015 abc. es opinion OPINIÓN 15 VIC DESDE MI RINCÓN JOSÉ LUQUE VELASCO HAY QUE VOTAR No hay votos útiles, todos los votos, sin excepción, llevan un mensaje interior; votemos en libertad y sin miedo por Andalucía C embarazadas, y se valore la vida y alma con las que Dios adorna a cada nuevo ser. I. MORENO JULIÁ CÓRDOBA Señores y señoritos El cordobés del pueblo, el de los históricos barrios y frescos patios cuajados de flores, el que configura las entrañas de esta hermosa ciudad es un hombre sencillo, servicial, aunque quizás poco expresivo, diríamos que su carácter es más bien castellano, o como decimos aquí, senequista Tenemos la tasa más alta de donaciones de órganos, y el voluntariado en las ONG solidarias, una plétora de personas que se ofrecen. El cordobés, (la cordobesa) no tiene doblez se comporta como piensa, con gran dignidad, no es rastrero ni adulador, es un señor Los sevillanos son más bien señoritos encarnan, cómo no, la gracia y el salero, y defienden como nadie todo lo suyo. En eso si debíamos copiarlos. Pero en esta milenaria ciudad la estructura social es verdaderamente injusta. El clasismo es una enfermedad endémica y su explicación es simple. Tenemos, repartidos entre unos pocos, uno de los mayores latifundios que existen en la provincia. Los amos de Córdoba, los que dirigen la sociedad son unas cuantas familias resonantes, pero que su cultura es más bien básica, agrícola. Pertenecer a una familia que tiene campo es un presti- gio social. Son los dueños del dinero pero no del intelecto. Y es que nuestras facultades, muy recientes, no tienen peso todavía, y los mejores profesionales, médicos, abogados, no son valorados suficientemente. No así en Granada, cuya antiquísima Universidad influye en las directrices, evolución y desarrollo cultural de la urbe. La gran masa de la población cordobesa ha estado siempre muy oprimida. Esto ha hecho, y se comprende, que el engañoso comunismo haya prendido en un pueblo cuya voz y legítimas aspiraciones otras formaciones no hayan querido o sabido escuchar. Todo ello hace pensar que hay que votar a las personas, no a los partidos. Nuestro alcalde Nieto ha llevado a Córdoba a un engrandecimiento y proyección nacional, como hace años no había tenido. Rajoy, un hombre honesto, quizás un poco timorato, está sacando a España del hoyo que se había metido, y la inmensa mayoría de sus afiliados son personas bienintencionadas, aunque los que más suenen sean los cuatro sinvergüenzas que se han llevado el dinero. Susana Díaz, una mujer honrada que tiene que asumir la carga de los ERE con sus ilustres granujas, pero que yo le pediría que deje de lastimar los sentimientos religiosos con el inaceptable órdago sobre la Mezquita- Catedral, ha sabido meterse en un puño a toda Andalucía, y todo ello debido a su gran corazón. Es posible que no pueda llevarnos, aunque lo prometa, a un gran desarrollo económico, pero los andaluces se sienten queridos, comprendidos y acompañados, que es lo que verdaderamente necesita toda persona, todo ser humano. JULIO CÉSAR JIMENA CÓRDOBA Grave error Muy grave la equivocación de la diputada de UPyD Irene Lozano de imputar a toda la institución militar de un caso puntual de abuso de autoridad y acoso sexual en el seno de las Fuerzas Armadas, por el caso de la ya comandante Zaida Cantero. Generalizar es peligroso, y más tratándose de un caso aislado, que ha sido sancionado penal y disciplinariamente conforme al código de justicia militar. El coronel ya ha estado penando en un establecimiento penitenciario correccional durante dos largos años. Al igual que considero un error achacar de indigna la conducta intachable del ministro de Defensa, Pedro Morenés, que, además, carecía de responsabilidades políticas en el ministerio porque los que gobernaban eran otros. ¿No será que su señoría quiere convertir su libro en un auténtico superventas? CARLOS MIGUEL HERRERA TOLEDO Pueden dirigir sus cartas y preguntas al director a: Por correo: C San Álvaro, 8, 1 3. 14003 Córdoba Por fax: 957 496 301. Por correo electrónico: cartas. cordoba abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ON la libertad que encuentro en este diario y en vísperas de unas elecciones de enorme importancia para la credibilidad y futuro de Andalucía, apunto algunas cuestiones que considero deberíamos tener presentes en el momento de votar. La mejor militancia que tiene un partido son los votantes. Los votos que recibe representan confianza ciudadana, cimentada en las promesas hechas en su programa y en las personas que se presentan en nombre de esa opción política. Aunque reconociendo torpeza infinita, puedo entender que haya personas capaces de votar a su propio verdugo. Lo que no asimilo en personas sensatas es que voten a opciones en cuyas listas vayan indeseables o a partidos que han incumplido los programas. Tras muchos años de democracia en España, no es comprensible tampoco que existan personas que voten a un determinado partido por castigar a otro. No son digeribles para mí las palabras del candidato Juan Manuel Moreno cuando dice que el voto no está ahora mismo para castigar a nadie que no sea el gobierno de la Junta ¿Es que en alguna otra ocasión sí debemos castigar a alguien? ¿Puede decirnos en qué consulta y a que gobierno se está refiriendo? Es lamentable que los partidos usen el descrédito del contrario para hacer campaña. Es verdad que hay tajo para desacreditar al oponente, sobre todo cuando éste ejerce o ha ejercido poder. Pero no es menos cierto que al surgir nuevas opciones en todo el arco político, no es necesario votar contra nadie ni depositar nuestra confianza en quien no lo merece. Parto de la base de que en la izquierda ya existían opciones que, sin entrar en enjuiciarlas, recogen el descontento de esa franja política. La derecha democrática estaba huérfana de alternativa democrática. Pero eso es historia. Ya hay partidos que cubren esa carencia que se padecía. Y partidos absolutamente democráticos, por mucho que algunos quieran, en su interés, descalificarlos. De manera que no hay excusa para no votar o votar en blanco. En estas elecciones los andaluces debemos dar nuestra opinión, para que los partidos, los que han gobernado solos o los que lo han hecho arrejuntados, sepan el juicio que de su gestión hacemos. No hay votos útiles. Todos los votos, sin excepción, llevan un mensaje en su interior. Sólo los que se emiten contra alguien, decepcionan al que los expresa y engañan al que los recibe. Actuar así ha permitido que en España se instale el aquí no pasa nada favoreciendo la corrupción. No hay excusa, repito, para que el próximo domingo depositemos, en libertad y sin miedo, muestra confianza en quienes se lo hayan merecido o en aquellos que piden de manera convincente ganarse nuestra confianza. Ojalá que en el próximo futuro no nos sintamos víctimas de nuestros propios votos.